La creación de la seudocientífica raza aria (1880-1900)

die woge frtiz klimsch

“La ola”, escultura en mármol de Fritz Klimsch, 1940. Idealización de la mujer aria en el arte del Tercer Reich.

La raza aria es un invento de los pensadores alemanes del siglo XIX, cuyos postulados fueron capitalizados por el régimen nazi para llevar a cabo su política de exterminio

Fue el intento de sostener científicamente el origen y determinar las características de la supuesta raza aria (que significa noble en sánscrito) lo que llevó a Heinrich Himmler, líder de las SS, a financiar investigaciones para avalar su cosmovisión (y que acabó con millones de vidas). Pero el termino ario es muy anterior a su manipulación por el Tercer Reich y nace ligado a un idioma no a un “pueblo” prehistórico.

Surge en el siglo XIX a través de una línea de investigación sobre el idioma protoindoeuropeo, lengua madre común al latín, griego, persa y sánscrito (lenguas indoeuropeas intermedias). Actualmente se ha rastreado el protoindoeuropeo hasta hasta la cuenca del Mar Negro en el 3.500 a.C, y es a partir del 2.000 a.C donde encontramos rasgos de diferenciación en las lenguas provenientes de ella. A esta conclusión se ha llegado a través de análisis matemático2

arbol indoeuropeo

Árbol de la familia de las lenguas indoeuropeas.

Según los planteamientos seudocientíficos de los etnologos racistas del Tercer Reich la “raza superior aria” migró desde los montes Urales en dos oleadas compartiendo su cultura superior con “pueblos inferiores”, convirtiéndose en su casta dirigente y “mezclando su sangre”. Una se dirigió hacia Europa dando origen a la civilización griega y la romana y otra al sur de Asia, influenciando a los pueblos iranios e indostánicos.

Si bien los primeros académicos consideraron el termino ario como lingüístico, cultural y religioso, el novelista francés Arthur de Gobineau (1816-1882) lo elevó a categoría racial en Un ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas. Gobineau creía en la superioridad de los aristócratas sobre la gente común y de la “raza blanca” sobre las “razas amarillas y negras”. Apuntaló sus teorías como diplomático en Persia y Brasil durante el Segundo Imperio Francés.

Encontramos en sus conclusiones la base sobre la que trabajarán los posteriores apóstoles de la raza aria:

  • El factor racial es decisivo para establecer la causa de la muerte de las civilizaciones.
  • La especie humana está dividida en razas. La raza aria posee “el monopolio de la belleza, de la inteligencia y de la fuerza”.
  • De las diez grandes civilizaciones que han existido, incluyendo las tres grandes civilizaciones precolombinas, han logrado su grandeza al haber sido dirigidas por nobles arios.
  • La caída de estas civilizaciones se debió al mestizaje.
arno breker bereitschaft 1937

“Bereitschaft”, escultura en bronce de Arno Breker, 1937. Los arios poseían el “monopolio de la fuerza, la inteligencia y la belleza” según Gobineu.

Gobineau fue muy amigo del compositor Richard Wagner (1813-1883) que popularizó sus teorías en Alemania a través de su periodico Bayreuther Blätter (pese al sentimiento antialemán en Francia tras Sedán, Gobineau se consideraba descendiente de los francos). El compositor alemán tenía Un ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas como libro de cabecera influyó en sus últimas operas (Parsifal, Heroismo y Cristiandad). Mantuvieron una relación epistolar durante dos años (1880-1882). Wagner manifestaba elementos nacionalistas y antisemitas en sus libretos, y eso fue aprovechado por el nacionalsocialismo.

Adolf Hitler veía en las operas de Richard Wagner un reflejo de su propia visión de la nación alemana. En un discurso de 1922 dijo que Wagner glorificaba “la heroica naturaleza teutona…la grandeza reside en lo heroico”. 3

El racismo científico es el uso seudocientífico de técnicas e hipótesis para justificar la superioridad o inferioridad racial o el clasificar individuos mediante fenotipos. Se hizo común durante el imperialismo (1880-1914), para respaldar la “supremacía blanca”.

Ya los autores clásicos constataban en sus escritos las apreciaciones o comparaciones entre ellos y los extranjeros. El arquitecto Vitrubio y experto en antropometria (Leonardo da Vinci nombró su estudio de las proporciones humanas ideales en su honor) constató que “las razas en la parte sur de la Tierra son de baja estatura, morenos, de pelo rizado y poca sangre (sic). Esta pobreza de sangre les hace tímidos ante la espada. Por el contrario la gente nacida en los países fríos están preparados para afrontar el choque de las armas con gran coraje y sin timidez“. Posiblemente se basó en la “geografía de las razas de Posidonio (135-51 a.C) 4

escultura richard wagner

Busto del compositor alemán Richard Wagner, figura influyente en el Tercer Reich.

Otro pensador que creía en la supremacía de los norteños fue el filosofo Arthur Schopenhauer (1788-1860). Postulaba que las culturas y civilizaciones superiores aparte de la egipcia e hindú se encuentran exclusivamente en las razas blancas, “e incluso en gente más oscura, la casta dirigente es de piel más clara que los demás y por ello debe, evidentemente, haber migrado, por ejemplo los brahmanes, los incas y los dirigentes de las islas de los mares del sur”. 5. Aunque no se conocieron personalmente, el filosofo fue la otra gran influencia de Richard Wagner.

Durante mucho tiempo se ha ligado a Charles Darwin (1809-1882) y su revolucionaria teoría evolucionista expuesta en 1859 en el Origen de las especies con la política eugenesica nazi. La realidad es que ni él ni sus discípulos, como Haeckel, influyeron en los ideologos nacionalsocialistas ya que los nazis no creían que el ser humano proviniera del mono, por lo menos los supuestos arios (más bien de los atlantes de Ultima Thule…). Es cierto que Darwin constató diferencias entre “razas civilizadas” y “salvajes”, pero aunque este era el pensamiento imperante entre la intelectualidad caucásica de la época; no fue necesariamente el camino más directo hacia Auschwitz. 6

Es a partir de 1880 cuando una nueva generación de antropólogos y lingüistas toma el relevo sobre las tesis sobre la raza aria. Aparece la denominada raza nórdica, una subraza caucásica. Theodor Poesche(1825-1899) propuso su origen en los pantanos del Prypiat, en Ucrania, pero la teoría que más caló fue la del vienés Karl Penka(1847-1912), que popularizó en origines ariacae la procedencia escandinava (Hiperborea) de los arios y sus características morfológicas: rubios, altos, de iris azul y de cabeza dolicocéfala (larga y delgada).

mapa de mercator hiperborea

Mapa de Mercator con Hiperbórea en el centro (círculo polar ártico), 1595. Una de las cunas de la supuesta raza aria.

Y llega Friederich Nietzche (1844-1900), otro invitado habitual a las sobremesas sobre nazismo. Un personaje que fue instrumentalizado tanto por anarquistas como por nacionalsocialistas, pero que sus ideas sobre el honor y el sentido del Estado calaron en el ambiente pangermanico de principios del siglo XX. Sus ideas estuvieron muy presentes entre la intelectualidad de la época (aunque no se leyeran sus libros). Hablaba en la Geneaologia de la moral (1887) de “bestias rubias” como aventureros amorales que supuestamente habían sido progenitores de las culturas creativas. Tanto esta idea como la del Superhombre fue incorporada a la tesis aria. 7

Para finalizar el siglo XIX hay que hablar del mapa racial de Europa que elaboró el antropologo francés Joseph Deniker (1852-1918). Dividía a las razas caucásicas del subcontinente en seis primarias: nórdica, atlanto-mediterránea, oriental, adriatica, ibero-insular y occidental; y cuatro secundarias: sub-nórdica, noroccidental, vistulana y sub-adriática.

mapa de las razas joseph deniker

Mapa racial de Europa elaborado por el cientifico racista Joseph Deniker, 1899.

Este mapa fue consultado por el científico racista neoyorkino Madison Grant (1865-1937) para fijar, según él, las características de la raza nórdica en el best-seller The passing of the Great Race (1916):

“De cráneo alargado, piel blanca, con pelo rubio o castaño y ojos claros. Los nórdicos habitan en los países alrededor del Mar del Norte y el Báltico e incluyen no solo los grupos escandinavos y teutones, sino también otros grupos que aparecieron en el sur de Europa y Asia y son representantes del lenguaje y cultura aria“. 8

Con este extracto del que ha sido considerado el “Manifiesto del racismo científico”, repudiado en América en los años 30 y en todo el mundo a partir de 1945 concluimos la primera parte de la creación de la raza aria.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Kortlandt, Frederik (1990). “The Spread of the Indo-Europeans” (PDF). Journal of Indo-European Studies 18 (1–2): 131–140.
3. Volker, Ulrich, 2016, Hitler: Volume I: Ascent 1889-1939, pag 47, Bodley Head
4. Ruiz, Enrique (2009) Discriminate or diversify, pag 36, Positive Spyche
5. Schopenhauer, Arthur, Parerga and Paralipomena: Volume 2: Short Philosophical Essays, Cambridge University Press
6. http://home.uchicago.edu/~rjr6/articles/Was%20Hitler%20a%20Darwinian.pdf
7. Lincoln Bruce, Theorizing Myth: narrative, ideology, and scholarship, pag 251, Chicago University Press
8. Madison Grant, “The Passing of the Great Race”, Scribner’s Sons, 1921, p.167

Cómo matar un oso con un cuchillo

el renacido ataque oso 2

Hugh Glass, interpretado por Leonardo DiCaprio en la película El Renacido, en un mano a mano contra una osa furiosa, cuenca alta del río Misuri, 1820.

El ser humano nace aparentemente desvalido, nada en su anatomia parece representar una amenaza. Otros carnívoros poseen mandíbulas quebrantahuesos, zarpas para desgarrar la piel o una vista y olfato soberbios. Y aún así estos homínidos de metro setenta son los reyes de la cadena trófica, superdepredadores ante los cuales todos los seres vivos se someten y le sirven de alimento.

Esto es así porque sus armas más poderosas son invisibles: es su mente preclara, la capacidad de compenetrarse con otros humanos y el uso de herramientas las que le entronizan. Pero, ¿qué pasaría si se enfrentaran individualmente un humano y un oso?. Que el plantígrado despedazaría a su presa y añadiría proteínas a su dieta en el 100% de los casos.

Theodore Roosevelt

Thedore Roosevelt ataviado con ropas de trampero decimonónico, 1876. Salía a montear con la pretensión de matar un oso con su cuchillo Bowie. Él encarna el espíritu de este artículo.

Añadamos otra variable a la ecuación. ¿Y si le damos al sapiens un buen cuchillo de acero? La respuesta es que probablemente el humano acabaría en la barriga del oso de todas formas, pero no sin antes haber hincado su “variable metálica” en algún punto débil del úrsido.

Este improbable duelo, a no ser que uno se pierda por Yellowstone, puede verse en la película de Leonardo DiCaprio “El Renacido”. Una escena complicada de rodar en la que el oscarizado actor es destrozado por una osa hasta que éste consigue sajarle la arteria carótida con un cuchillo Bowie. Al igual que su contrapartida en la vida real, el trampero Hugh Glass, acaba tan cosido a zarpazos que es “dado por muerto” y enterrado vivo. Pero Glass sobrevive y emprende un viaje de venganza a través de la nada (la cuenca alta del río Misuri en 1820) para dar caza sus ex-colegas.

En el celuloide la osa surge de entre la maleza y se topa con Glass; ante el encontronazo su instinto maternal la impele a atacar inmediatamente. Como buena osa espera que sean sus cachorros los que rematen al aventurero y aprendan el noble oficio de alimentarse, ventana de oportunidad que aprovecha Glass para acuchillarla.

rambo cuchillo bowie

John Rambo es uno de esos héroes de acción del celuloide que jamás se separaba de su cuchillo Bowie.

Los osos de hoy han aprendido a evitar el contacto con las personas, pues no forman parte de su menú habitual, compuesto por un 80% de vegetales, ni comparten hábitat. Pero si un intruso (o un lector de Historiavera) decide acercarse demasiado, o el oso ha perdido su miedo al Hombre, le conviene saberse los rudimentos del manual del mata-osos.

La primera lección es evitar a toda costa el desigual enfrentamiento. Lleva siempre una campanilla cuando cruces su terreno, habla o canta, para que el oso te sienta y se marche. Si te ve en la lejanía y se acerca mantén la calma e intenta parecer lo más alto posible. Si continua rondándote significa que te considera una presa: alza el tono y no le enseñes la espalda ni en pintura. Sube los brazos para parecer más alto.

Si el oso se abalanza contra ti posiblemente sea un amago: te está tanteando. Aquí es donde el manual recomienda adoptar una posición fetal o hacerse el muerto, con los órganos vitales protegidos por el suelo y los brazos contra la nuca.

manual sobrevivir a un oso

El manual recomienda recostarse contra el suelo y proteger la nuca con los brazos. El oso puede o no marcharse.

Pero no nos engañemos, una vez el oso te ha considerado comida más te vale desenfundar ese cuchillo que te va a permitir ser la excepción de la ecuación. Correr no te va servir de nada, los osos se desplazan a 55 km/h en distancias cortas, pero puedes intentar zigzaguear hacía la salvación ya que el caniforme tiene un gran centro de gravedad y puede que el cinturazo sirva para evitar un zarpazo in extremis.

Antes de desenvainar el arma blanca contra el plantígrado quedan más cartas que mostrar, para que luego no vengan marcadas, y como el humano puede estudiarlas y el oso no, esto es una ventaja más para el sapiens. La principal baza humana es el intelecto y del oso basta con exponer los descuelles de su mortífera morfología, su comportamiento usual y con que especies extantes puedes luchar.

El Hombre cuenta con su excepcional cerebro, perfeccionado para resolver los problemas de los cazadores-recolectores durante el Pleistoceno (50.000-10.000 a.C), que iban desde como evitar el incesto a la interpretación de amenazas leyendo rostros. Es un órgano plástico que se adapta a los problemas recurrentes, y en el pasado fue común disputarles las cuevas a los osos cavernarios. En la actualidad este tipo de conocimiento no es prioritario.

osa negra

Osa negra americana protegiendo a su camada de cinco oseznos. Procura no activar su instinto maternal poniendo tierra de por medio.

La familia de los úrsidos se compone actualmente de ocho especies, divididas en tres familias, de la que solo debe atemorizarnos la de los ursinos, ya que el oso panda se alimenta exclusivamente de bambú. El rival estándar en España sería el oso pardo cantábrico, pero el candidato de consenso y el que ha protagonizado innumerables relatos de frontera es el oso negro americano. Será éste contendiente que habita desde el Yukón en Alaska a Sierra Gorda en México del que demos las estadísticas. Su “reducido” tamaño lo hace asequible, a diferencia del oso grizzly (si solo tienes un ridículo cuchillo contra un grizzly mejor encomienda tu alma al diablo o reza un padrenuestro).(*)

habitat de los osos negros americanos

Zona de combate en la que encontrar ursus americanus.

Los machos del ursus americanus pesan de media 120 kg y las hembras unos 80 kg, pero los ejemplares más poderosos pueden doblar ese peso. Estos osos no hibernan, solo permanecen aletargados, así que es complicado pillarles con la guardia baja. Cuando se yerguen sobre sus patas traseras su altura roza los dos metros, posición de fuerza desde la cual descargarán el primer zarpazo. Una vez derribada su presa, la aplastarán contra el suelo y la darán muerte con pasmosa torpeza; no les interesa morder la yugular para acabar rápidamente el trabajo, simplemente comenzará a eviscerar al animal aún vivo.

Que el bicho sea curioso y se ponga de pie no significa que le demos personalidad antropomorfa. Ahora si puedes sacar el cuhillo. Lo ideal es poder interponer un can fiel u otra persona entre ti y el úrsido, pero si no es posible, ofrécele el brazo para que lo muerda, y comienza a acuchillarle de abajo arriba una y otra vez en el cuello, bajo la quijada. Sujeta firmemente el arma para no se te escurra si golpeas bruscamente un hueso.

Es vital hacerle daño pronto, ya que si el oso se nota herido puede darse a la fuga o que la sangre deje de regarle el cerebro y se desplome. Pero esto posiblemente no ocurra ya que los osos están acostumbrados a luchar entre ellos y tienen la piel gruesa y un elevado umbral de dolor.

mark matheny caza osos

Mark Matheny sobrevivió a un ataque osuno y fundó una empresa de sprays de pimienta.

La conclusión de este artículo es palmaria: no conviene adentrarse solo en territorio ursino; es mejor evitar el enfrentamiento, y si este se produce un bote de spray de pimienta, una lanza o una escopeta recortada son más útiles que un cuchillo. Nuestros ancestros debían enfrentarse a este tipo de problemas con poco más que palos largos rematados por una punta de sílex, pero ya hace mucho tiempo que su manual del mata-osos cayó en el olvido.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

(*) Si seguís empeñados en enfrentaros a un oso grizzly, podéis intentar adquirir la armadura grizzly-proof diseñada por Troy Hurtubise para el documental de 1996 Project Grizzly (abandonó el proyecto en su versión Mk VI después de pasar cinco días a la intemperie sin conseguir que le atacase ningún oso).

project grizzly escena

Escena del documental Project Grizzly de 1996, en la que se pone a prueba la armadura anti-grizzly definitiva. PINCHA PARA VER.

 

La Legión Portuguesa de Napoleón

legion portuguesa napoleon caballeria

La Legión Portuguesa durante la campaña de Rusia en 1812.

Napoleón los llamaba su “infantería negra”, 5.000 soldados mercenarios portugueses que le acompañaron en sus últimas campañas

La Legión Portuguesa fue creada por Napoleón tras la ocupación del país luso por Junot en 1808. De un deposito de 30.000 soldados profesionales se procedió a licenciar a los elementos menos fiables: aquellos con más de ocho años de servicio, a los oficiales sospechosos de ser antifranceses o los soldados casados. En general se preferían a los reclutas “verdes”, con menos de un año de servicio, ya que eran más maleables. Finalmente se mobilizaron 9.000 militares para la Grande Armee, incluyendo a tropas ligeras de élite.

El 12 de noviembre de 1807 el Gran Corso dio la orden que creaba la Legión y en febrero de 1808 se empezó a organizar; poco antes del estallido de la Guerra de Independencia Española. Por ello hubo muchas deserciones en el trayecto desde Portugal a Francia, cruzando la Península Iberica. Los renegados se unieron a la guerrilla o regresaron a su país. Algunos elementos permanecieron con el ejército galo, con la notable participación de un batallón de infantería ligera en el primer sitio de Zaragoza. Solo llegaron a Francia 4.000 soldados y 680 jinetes que se reorganizaron en 5 regimientos de infantería y dos de caballería. Con el paso del tiempo la Legión se nutrió de prisioneros prusianos y españoles, debido a la perdida del caladero portugués.

Napoleón recibió en persona a la mescolanza de soldados que llegó, todos en deplorable estado y con uniformes distintos. Sin embargo trató a los oficiales con amabilidad, les ofreció cenar e invitó a la tropa a comer con la Guardia Imperial. La magnificencia de la corte napoleónica impresionó a los reclutas, y los soldados, que temían que se les tratara mal, se fueron complacidos por el oropel napoleónico. Bonaparte, complacido, escribió a Bessieres diciéndole que si tenía confianza en los portugueses podía usarlos, e hizo notar que los sargentos eran bastante buenos.

legion portuguesa napoleon 1812

Un observador dijo del aspecto de los jinetes que: “su ropa era enteramente marrón, al igual que su cara”.

Según las memorias de Dezydery Chaposwki, un lancero polaco de la Guardia Imperial, los lusos eran “pequeños y delgados, pero muy hábiles”. “Marchaban aprisa, mucho más rápido que los franceses. Sus uniformes eran blancos (todavía no se les había entregado el característico uniforme pardo), con diferentes colores en cuellos y bocamangas”.

La Legión Portuguesa luchó en Alemania, Austria y Rusia, teniendo bajas muy elevadas. Estuvo presente en Wagram, donde dos batallones se cubrieron de gloria, en Smolenks, donde el regimiento volvió a brillar, Vitebks y Borodino. La mayoría murió en la retirada invernal de Rusia en 1812. La legión se disolvió el 5 de mayo de 1814, con solo mil supervivientes.

infanteria legion portuguesa

Voltigeur (infantería ligera) y granadero, 1812.

El lema de estos mercenarios era (se entiende que los que no desertaron y dieron muestra de valor cumplieron como profesionales de la milicia): Vadimus  immixti Danais, haud numine nostro (nos mezclamos con los griegos, bajo dioses que no son nuestros). Su comandante fue Pedro de Almeida Portugal, tercer marqués de Alorna (1754-1813). Este general ya había servido en un cuerpo auxiliar portugués que luchó junto a los españoles contra el enemigo francés en 1793-1795. Murió en Konigsberg, 1813, tras la retirada de Rusia.

Los regimientos iniciales formados en 1808 conservaron el color azul o blanco original, pero Napoleón decidió que el uniforme seria marrón y el casco un shako “barretina” de cuero negro. Aunque de vestimenta parda, Bonaparte los llamaba su “infantería negra”. Un observador quedó impresionado del aspecto de los jinetes legionarios al final de la campaña rusa, haciendo notar que “su ropa era enteramente marrón, al igual que su cara“.

El epilogo fue cruel con los portugueses. Sabían que eran renegados a los ojos de sus compatriotas y podían ser tratados como traidores si regresaban a su hogar. Algunos se quedaron en Francia como refugiados y se enrolaron en el Régiment Colonial Etranger, creado por Luis XVIII en diciembre de 1814, para dar la posibilidad a españoles y portugueses de servir en las colonias de ultramar. Pero Napoleón regresó durante los 100 Días y el regimiento colonial fue desbandado. Sus integrantes pasaron al 6º regimiento extranjero. Finalmente fue restaurado el rey Luis y el regimiento desbandado.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

¿Cuánto valía un caballo cosaco?, y como esconder los naipes en un gulag

cosacos tumban sus caballos

El rabino Reb Mendel Futerfas pasó 14 años en campos de concentración soviéticos, allí conoció a prisioneros de los que extrajo material valioso para sus sermones, como las historias de un viejo cosaco.

En los gulags soviéticos coexistieron reos de delito común y de sangre, comerciantes estraperlistas, judíos, idealistas políticos y minorías étnicas… Es decir delincuentes y enemigos del régimen bolchevique. Reb Mendel Futerfas (1906-1995), rabino clandestino que pasó 14 años en campos de concentración siberianos, conoció de primera mano las historias de un jinete cosaco.

789px-A_Cossack_Horse_in_a_Landscape_by_James_Ward,_RA

Caballo cosaco, oleo de James Ward.

Mendel, entre oración y oración, se dedicó a charlar con el representante de tan altivo pueblo, y este le legó retazos de tradiciones forjadas en la estepa del Mar Negro desde el siglo XV.

“Déjame ilustrar cuán precioso era un caballo cosaco. Un caballo ordinario costaba 10 rublos; un buen caballo joven, 20 rublos; un caballo de carrera, 50 rublos; y un caballo cosaco, 500 rublos“, contó el nómada a Mendel.

El prohibitivo precio del equino nacía de su exigente selección. No eran caballos criados por el ser humano, sino que provenían de manadas salvajes de las estepas próximas al río Don. Cuando los cosacos se encaprichaban de algún corcel perseguían a la manada, de mil o dos mil ejemplares, a toda velocidad. Gran parte de las presas caerían en la primera criba.

Seguidamente encauzarían a la manada hacía el río, donde los que no consiguieran atravesar la barrera de agua, se ahogarían arrastrados por la corriente. Los cosacos no buscaban rasgos de fortaleza supraequina; los que se marchaban tras franquear el río eran ignorados.

reb mendel futerfas

El rabino Reb Mendel Futerfas.

Los codiciados eran los pocos que conseguían cruzar, volvían grupa, y trataban de socorrer a aquellos miembros de la manada que seguían entre dos aguas. Los cosacos enfocaban su atención hacía estos especímenes “lo suficientemente locos” y los perseguían hasta que el corcel cayera derrengado y era capturado.

Durante el primer mes de doma al caballo se le daba la ración justa para que no muriera de estarvación y se lo dejaba trotar en un picadero acotado. Después era entrenado para reconocer a un único amo que usaba el método de castigo y premio, hasta conseguir que lo aceptara como jinete. Luego se lo acostumbraba a las riendas y al bocado; llegados a este punto el aprendizaje era rápido.

Por todos estos motivos, explicaba el prisionero cosaco, los caballos de la estepa, seleccionados de generación en generación, “podían saltar al fuego por su amo, a través de los árboles o de las casas”.

Reb Mendel basó muchos de sus sermones en historias de su cautiverio, sacando lecciones valiosas de la experiencia. Contó, por ejemplo, como estaba prohibido jugar a los naipes en el gulag y aún así todos los prisioneros jugaban en sus celdas. Cuando se acercaba el guardia de la prisión las cartas desaparecían misteriosamente, por más que el vigilante se afanara en buscarlas. Cuando finalmente se rindió y prometió que no les confiscaría las cartas si le confesaban donde las escondían, la respuesta fue simple. Cada vez que el supervisor entraba se las ingeniaban para introducirle las cartas en el bolsillo, y las recuperaban antes de que saliera de la celda.

Las lecciones que se pueden sacar de estas dos historias quedan a la interpretación de cada uno.

Carlos de Lorenzo Ramos

Los amos del Peñón

mono gibraltar

Poco parece importarle al mono de Gibraltar la tira de bloques de hormigón al mar, si su hábitat es o no un paraíso fiscal, o a quién le corresponde la soberanía del Peñón. Mientras que España y Reino Unido pugnan por “la supervivencia del más apto” en la zona, las idas y venidas de ambos países quedan supervisadas por la atónita mirada de los verdaderos poseedores de la Roca. El macaca sylvanus, también llamado mono de Berbería o macaco de Gibraltar es uno de los habitantes que más curiosidad originan entre los turistas del Peñón.

mono gibraltar cañon

En 1942 Winston Churchill repobló el Peñón de monos para no desafiar la leyenda y mantener la Roca como enclave británico.

Del origen de este cuadrúpedo de escaso tamaño se sabe poco. Existen varias teorías que intentan explicar el porqué de su presencia en este lugar, algunos zoólogos coinciden en que pudieron ser introducidos por los musulmanes durante su invasión peninsular entre los años 711 y 1492. Otras corrientes científicas opinan que pudo tratarse de los últimos supervivientes de una población que vivió en el sur de Europa hace unos cinco o seis millones de años aproximadamente. Incluso existe una leyenda que trata de explicar su origen a través de un túnel desaparecido, que cruzaba el estrecho que divide Europa de África, por el que lograron llegar hasta el sur de la Península.

La población actual de la Roca representa entorno al 16% de la mundial, no obstante, la especie no siempre ha mantenido unas cifras tan boyantes. Durante la Segunda Guerra Mundial, la cifra de primates en la zona descendió alarmantemente por causas naturales, estando a punto de desaparecer.

Fue entonces, en 1942, cuando Wiston Churchill ordenó trasladar nuevos ejemplares desde el norte de África para incrementar su natalidad. El plan del Primer Ministro, tuvo éxito y a día de hoy se cuenta en el Peñón con más de trescientos de estos macacos, siendo considerados en el resto del mundo una especie en peligro de extinción.

Actualmente, este pequeño cuadrúmano, tiene garantizada su supervivencia en el Peñón por lo menos unos tres siglos más gracias a los atentos cuidados de especialistas que quedan a su cargo. Sin embargo, esto no ha sido siempre así. Hace algunos años turistas desinformados acostumbraban a darles todo tipo de alimentos, y los macacos engordaron hasta ser popularmente conocidos como “bolsas de grasa”. Este alarmante estado nutricional hizo a las autoridades tomar cartas en el asunto y actualmente alimentar a los curiosos micos se encuentra prohibido y penado con multa.

jason biggs gibraltar

En 2009 el popular actor de American Pie, Jason Biggs, fue atacado por macacos de Gibraltar.

Por otra parte, no es nada recomendable portar alimentos a la vista ya que podrían volverse agresivos con el fin de obtenerlos. Éstos animales, aparentemente adorables, no dejan de ser salvajes. Prueba de ello fue el desagradable incidente que tuvo Jason Biggs, actor que saltó a la fama con American Pie, quien fue atacado por uno de ellos en 2009 por llevar una bolsa con comida. Biggs no resultó herido, a pesar de que el mono se abalanzó directo a morderle la cara, pero decidió acortar repentinamente sus vacaciones en Gibraltar debido a la conmoción por el suceso.

A pesar de las esperanzadoras previsiones de supervivencia del mono de Berbería, la leyenda asegura que en el momento en que éstos desaparezcan de Gibraltar, también lo harán los británicos (ello explicaría el especial ahínco de W. Churchill por repoblar de monos la Roca). Por tanto, la extinción tanto de los cuadrúpedos como de los bípedos ingleses en el Peñón es aún una incógnita que sólo el tiempo y la teoría del darwinismo serán capaces de resolver.

Alba Forteza López

Centauros de Castilla

viaje de cabeza de vaca

El 18 de julio de 1821 España renunció a la península de Florida en favor de Estados Unidos. Sus manglares incultos, enfermedades tropicales y exiguas riquezas hicieron poco doloroso dicho evento. Miles de conquistadores españoles anduvieron por el medio-oeste americano persiguiendo quimeras desde la Florida, y a casi todos ellos les costó la salud y el anima.

No había ningún El Dorado; aún así los conquistadores españoles se enfrascaron en ocasiones en demenciales búsquedas de oro y riquezas por todo el medio-oeste americano, además de ir delimitando esa Terra Incognita al paso de sus caballos. Los centauros castellanos se enfrentaron antes que nadie a las tribus de las praderas: cheroquís, comanches, apaches; y propalaron tanto la fe católica como pandemias espantosas que mataron 18 millones de nativos en menos de medio siglo.

conquistador español siglo xvi

Conquistador español. Le penden del pecho los “doce apóstoles” que contienen la pólvora del mosquete.

Hace poco se conmemoraba el 500 aniversario del descubrimiento de Florida por Ponce de León. El vallisoletano llegó el 4 de marzo de 1513 y por ser domingo de Resurrección llamó a esa tierra de la “Pascua Florida”.

No fue el primer europeo en divisar esa costa, pero sí inició un flujo de exploradores que arribaban a Florida en busca de sus sueños. Cronistas como Hernando de Escalante alimentaron la creencia de que Ponce andaba a la caza de la Fuente de la Eterna Juventud. Puede que esto no fuera cierto, pero el mito de las Siete Ciudades del Oro si que impregnó la imaginación española en las conquistas posteriores. ¿Acaso no se había descubierto ya la impresionante “Temustilán” azteca o el Cuzco inca? Súbitamente todo era posible y al Hombre Blanco esos resortes le impulsaban poderosamente.

El mito de Cíbola o las Siete Ciudades del Oro narra la huida de siete obispos portugueses durante la invasión mora de Mérida en el 713, salvando las riquezas de la ciudad y escondiéndolas al otro lado de la Mar Océana. Supuestamente fundaron una magnifica urbe, Cíbola, en la isla de Antila, que la tradición oral aumentó a siete: Aira, Anhuib, Ansali, Ansesseli, Ansadi, Ansalli y Con.

A Ponce de León le siguió la expedición de Pánfilo de Nárvaez en 1528, un desastre en el que perecieron todos menos cuatro: Cabeza de Vaca, Dorantes, Castillo y Estebanico. Durante ocho años vagaron por Alabama, Luisiana y Tejas. Cabeza de Vaca narró su odisea en Naufragios en donde no hace mención a Cíbola ni a Quivira. Aun así, no dudó en engatusar al virrey de Nueva España, Antonio Mendoza, hablándole de ciudades con tesoros in par.

Años después como gobernador de Paraguay se desdecirá alegando que los nativos eran “gentes muy amigas de novelas y muy mentirosos”. Antonio Mendoza, el virrey, organizó una expedición guiada por Estebanico. El esclavo beréber fue asesinado en un poblacho indígena, Háwkuh, y se dispersó la comitiva. Sobrevivió el fraile Marcos de Niza, que aseguró ver en la lejanía una ciudad construida con paredes y empedrado de oro. Este espejismo animó más que desilusionó a Mendoza para organizar una segunda intentona en los territorios del norte.

panfilo de narvaez

Pánfilo de Nárvaez.

La expedición de Vázquez de Coronado y la de Hernando de Soto son coetáneas (1540). Vázquez llegó a Quivira (Wichita) y no halló más que una aldea carente de valor material. Y llegamos a Hernando de Soto, el explorador extremeño que organizó la expedición más preparada jamás enviada a tierras de norteamericanas. Él ya era inmensamente rico, había participado en la conquista del imperio inca como lugarteniente de Pizarro. Posiblemente leyó los jornales de Cabeza de Vaca y se animó a encontrar la mítica Cíbola y hacerse un nombre tan famoso como el de Hernán Cortés o Francisco Pizarro.

Hernándo de Soto murió a orillas del Misisipi, preso de la fiebre, y su expedición borrada de la faz de la tierra por los hostiles indios de las praderas. Solo unos pocos supervivientes alcanzaron el Panuco en México, y lo que contaron desanimó futuras intentonas. Los españoles transmitieron decenas de virus a los nativos, especialmente a través de su ganado caballar, porcino y bovino. América del Norte estaba habitado por 25 millones de personas, de las que 18 murieron. La zona perdió interés, y ya en 1672, el conquistador francés Lasalle no encontró populosas praderas sino un vacío inmenso.

La tierra de la Pascua Florida era dificultosa de habitar y de labrar pues es zona de manglares y pantanos, además de sus enfermedades endémicas y sus nativos hostiles. A pesar de estar geográficamente a un tiro de piedra de la Perla de las Antillas, Cuba, no reportó a España más que quebraderos de cabeza. Las calas del Golfo de Florida eran refugio de piratas y bucaneros, y todos los intentos de colonización fueron fatuos. Un 18 de julio de 1821 perdimos Florida por segunda vez, a manos de la incipiente nación estadounidense, y en esta ocasión para siempre.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com