La Segunda Guerra Mundial en el Séptimo Arte

fury_banner

Las películas sobre la Segunda Guerra Mundial plasman eventos ocurridos hace décadas, ¿por qué sigue fascinándonos el conflicto? . Con las cintas Fury o Unbroken en la parrilla de salida, el año 2014 sigue con la ola bélica. ¿Hollywood no tiene bastante?

El 2 de septiembre de 1945, se rendía Japón a bordo del portaaviones USS Missouri y finalizaba oficialmente la SGM. Cinemáticamente nunca lo ha hecho. Casi 70 años después la demanda de films es imparable, un cajón de sastre donde repescar, o inventar, historias. El año pasado se estrenaron El ladrón de libros, la historia de un británico cautivo en Japón en The railway man, y Stalingrado, sobre el agónico combate germano-soviético a orillas del Volga. Para finales de 2014 tendremos The Monuments Men, centrada en la campaña Aliada para salvar el arte en manos nazis, Fury, en la que Brad Pitt actua como capitán de tanque y Unbroken, la historia de un prisionero de guerra norteamericano. También tendremos un biopic de Alan Turing y Suite Francaise.

the-monuments-men-uk-quad-poster

The Monuments Men sigue a un grupo de peritos alistados para recuperar el arte robado por nazis.

Aunque es imposible ofrecer un calculo exacto, existen alrededor de 130 películas sobre la Gran Guerra, y se estima que la Segunda Guerra Mundial ya supera las 1300, y vienen más. Antes de acabar el conflicto ya había 250, 300 más en los 40, 200 en los 50 y 60, en 1970 bajó a 130 y en los años 80 a 120. Los 90 trajeron 86 cintas y en los 2000 trajeron un espectacular repunte, 180. Desde el 2010 llevamos por lo menos 50, lo que sugiere cifras parecidas a la década pasada.

Hay varias razones; el conflicto fue gigante y se combatió en varios teatros, traumatizó a sociedades enteras y desencadenó políticas, avances tecnológicos y conmociones éticas a escala nunca vistas; tiene infinito potencial para contar una historia: hay muchos éxitos militares desconocidos, verdades que corregir, y relaciones personales nunca tratadas. Esa guerra ya no es una historia, es una metáfora.

Hay que analizar el porqué el renovado interés por la SGM a finales de los 90, estadísticamente, como punto de ebullición. Cottrell Boyce sugiere para The Guardian que desde el 11 S y la guerra de Irak, la guerra no es “un asunto lejano”, sino “como resolvemos los asuntos ahora”. Ahora la misma generación que ignoró las historias de sus abuelos mira con sentimentalismo esos posters y esas banderas colgadas de las paredes. El sueño de la guerra alimenta fantasias y aleja preocupaciones cotidianas. Quizás es solo entretenimiento.

iron

Iron Sky es una película distópica en la que los nazis buscaron refugio en la cara oscura de la luna. Hoy, 70 años después, pretenden conquistar el mundo. PINCHA para ver el trailer.

La película de Quentin Tarantino, Malditos Bastardos, es una fantasía distopica, pero hay muchas más por el estilo, como Iron Sky, que especula con la busqueda de refugio de los nazis en…la luna. El discurso del rey es cercano en época, y trata sobre el poder de la radio para cambiar la historia. Monuments men, la batalla por salvar el arte de los grandes maestros europeos de las garras nazis. Salvar al soldado Ryan es el epitome de lo que piensa el pueblo norteamericano sobre la contienda, que la ganaron ellos solos. Muchos tratan de producir la versión oficial, la que en cinco siglos se perciba como verdadera.

Para este otoño la pieza más jugosa es Fury, protagonizada por Brad Pitt. En ella una tripulación de tanque norteamericana es inmovilizada en territorio alemán en abril de 1945. Deben decidir si abandonan la dañada carcasa o resisten el embate de la Wehrmacht en solitario. Rodada en Inglaterra, el largometraje hace uso del Tiger 131, el único de su genero que se conserva íntegro. El blindado fue apresado en Túnez el 21 de abril de 1943 cuando proyectil rebotó en su torreta, hiriendo al capitán y haciendo huir a sus ocupantes. Los Aliados trasladaron con premura el gargantuesco ingenio a Gran Bretaña para estudiarlo. Desde 1951 puede visitarse en el Bovintong Tank Museum y ahora en Fury se muestra por vez primera en la “gran pantalla”el que fue el terror de los campos de batalla.

ujh

The Mighty Eighth cuenta las desventuras de las tripulaciones de Fortaleza Volante B-17 durante sus vuelos para arrasar Alemania: PINCHA para ver el trailer.

Su gran competidora es Unbroken, dirigida por Angelina Jolie, y ambientada en el teatro de operaciones del Pacífico. Está basada en la vida del atleta olímpico estadounidense Louis Zamperin, que fue destinado como piloto en la guerra contra Japón. Tras sufrir un accidente de avión y sobrevivir sin agua ni comida 47 días, será capturado por los japoneses y enviado a un campo de la muerte. La increíble historia de supervivencia se estrenará en las navidades del 2014.

Por último tendremos The Mighty Eighth, una serie producida por Steven Spielberg y Tom Hanks, centrada en los pilotos de la 8th Air Force. De los 350.000 soldados que pasaron por sus filas fallecieron más de 26.000. La trama, dividida en 10 capítulos de una hora de duración, contará la historia de varias tripulaciones de Fortaleza Volante B-17 en sus vuelos para bombardear Alemania. Cierran así Spielberg y Hanks la trilogía que iniciaron con Hermanos de sangre o The Pacific. Los cinefilos del genero bélico, y más concretamente de la Segunda Guerra Mundial, tienen tres citas de calidad con butaca y palomitas incluidas.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

 

 

 

El Banco de Semillas de Leningrado

cerco de leningrado hambre cadaveres

Durante el cerco de Leningrado (8 de septiembre de 1941-27 de enero de 1944) murieron un millón de civiles, de hambre, de frío y por la artillería enemiga.

El Banco de Semillas de Leningrado, la historia de como 13 científicos soviéticos preservaron, muriendo de hambre, la herencia genética de semillas de todo el mundo durante el Cerco de los 900 días

Resulta imposible cuantificar en el seno de un acontecimiento histórico de la talla de la Segunda Guerra Mundial, la inmensa cantidad de historias de sacrificio, entrega y heroísmo que pudieron darse en todos los bandos y que lograron resplandecer entre la espiral de sufrimiento y destrucción que provoca un acontecimiento de dichas características. Estas historias no se circunscriben siempre al ámbito militar y es menester recordar también los padecimientos de la población civil y el heroísmo con el que muchas veces se desenvuelve ante las situaciones más desesperadas.

En este caso la historia nos sitúa en la ciudad soviética de Leningrado, ciudad que albergó durante la segunda guerra mundial uno de los bancos de semillas más importantes y extensos del mundo y que fue heroicamente custodiado por un grupo de científicos que llevaron la defensa de la ciencia y el sacrificio por la patria hasta sus últimas consecuencias.
La plaza de Leningrado (San Petersburgo en la actual Rusia, antigua Petrogrado) supuso durante la Segunda Guerra Mundial un enclave estratégico de vital importancia. La ciudad, cuna de la revolución bolchevique y por tanto un bastión ideológico de la URSS, se situaba en una franja de tierra entre el mar Báltico y el Lago Ladoga, en la frontera entre la URSS y Finlandia. Tras la guerra que enfrentó a estas dos potencias, los territorios arrebatados por la URSS (a un alto coste) habían conseguido establecer una franja de tierra amplia entorno a la ciudad de Lenin.

Estación Experimental Pavlovsk

Estación Experimental Pavlovsk.

Pese a todo, y tras el ataque de Alemania sobre la URSS el arrollador avance de los ejércitos germanos pronto alcanzó la estratégica ciudad y los primeros días de Septiembre de 1941 comenzó un largo y penoso asedio que se prolongaría durante casi tres años.

En este dramático contexto un grupo de científicos protegían un inusual tesoro en las entrañas de la ciudad: un banco de semillas.

El banco pertenecía al Instituto Industrial de la Planta de toda la Unión, una institución fundada en 1921 por el biólogo botánico Nicolai Vavilov y pretendía constituir un reservorio de especies vegetales  con el fin de desarrollar híbridos y potenciar las capacidades útiles de los vegetales. Uno de los objetivos principales del banco era erradicar el hambre mediante la mejora nutritiva de las especies de consumo. Para 1940 el banco contaba con un amplísimo inventario de semillas, con miles de ejemplares de especies de todo el planeta.

cientifico vavilov sello

Nikolái Vavílov (1887-1943). Botánico ruso que identificó los centros de origen de muchas plantas cultivadas. En 1940 fue encarcelado por ser un defensor de la genética, una “seudociencia burguesa”. Murió en prisión.

Las semillas se almacenaban a unos 40 kilómetros de Leningrado, en la pequeña localidad de Pavlovsk. Tras el ataque alemán a la URSS se dio inmediatamente la orden de traslado del valioso cargamento de semillas hacia la ciudad de Leningrado y a pesar del rapidísimo avance de las divisiones alemanas se consiguió por poco poner a salvo del cargamento. El plan original era la evacuación del mismo hacia un lugar más seguro, sin embargo finalizada la primera semana de septiembre todas las vías de Leningrado habían sido cortadas por los alemanes y la ciudad totalmente aislada. El banco quedó por tanto en su almacén provisional, bajo responsabilidad de los 13 científicos que lo custodiaban.

Mientras tanto la ciudad permanecía bajo constantes bombardeos y hacía frente al frío y al hambre. La situación se tornó realmente desesperada, agravada por inviernos especialmente fríos y por los bombardeos y acoso constante de los sitiadores. Por toda la ciudad se improvisaron huertos y se racionó la comida de forma tremendamente estricta. A pesar de ello el hambre y otros padecimientos se cobraron multitud de víctimas, llegando a darse casos de canibalismo.

Las declaraciones de uno de los testigos del asedio resultan elocuentes:

“En la ciudad, ningún árbol tenía corteza por debajo de la altura que podía alcanzar el hombre de mayor estatura. La habían arrancado para hervirla y aprovechar los nutrientes que pudieran contener, y también hacían con ella un ungüento para aliviar el dolor de estómago. Toda clase de animales —perros y gatos, gorriones y cuervos, ratas y ratones— sirvieron de alimento, y más tarde incluso se consumieron sus excrementos. Se hacía caldo con los bulbos de los tulipanes robados de los terrenos del instituto de Botánica, con agujas de pino, ortigas, coles podridas, piedras cubiertas de liquen, botones de cuerno arrancados de abrigos que antaño habían sido elegantes. A los niños se les daba de comer brillantina para el pelo, vaselina, cola de pegar. De las fábricas cerradas se sustraían las correas de piel de cerdo y la cola de pescado, que luego se hervían para obtener gelatina…”

el banco por dentro

Interior de el Banco de Semillas.

Aun así el banco de semillas permaneció a salvo gracias a la guardia de los científicos, conscientes de que de ser descubierto y ante la desesperación (y el desconocimiento de su importancia) podría ser saqueado. Parece ser de hecho que tuvieron que hacer frente a algún que otro asaltante y combatir continuamente las hordas de roedores que pretendían alimentarse del copioso cargamento de semillas. Aun con todo no abandonaron su puesto en tres años en los cuales más de un millón de personas murieron en su gran mayoría de hambre y frío.

En Enero de 1944 el Ejército Rojo rompió el cerco y puso fin a 900 días de asedio. Sin embargo la liberación llegó tarde para los 13 científicos y el cargamento de semillas fue descubierto junco con los cadáveres de sus guardianes, vencidos uno a uno por el hambre custodiando toneladas de alimento.

11909775_10153066193833372_1896940563_n

La gente cultivaba sus huertos donde podía, incluso en las plazas públicas.

Alexander Shukin, Lejnovich, Olga Voskrensenkaia, Ivanov… son algunos de los nombres de estos héroes civiles de la Segunda Guerra Mundial, que no dudaron en sacrificar sus vidas en defensa del futuro de la ciencia y de su patria.

Aunque su sacrificio pueda parecer desmesurado los científicos eran conocedores de la vital importancia que tenía aquel cargamento tras el fin de la guerra y no se equivocaban.  Las semillas fueron utilizadas para replantar los campos arrasados por la guerra, empleando cada variedad de grano en el terreno y clima más acorde con lo que se consiguió optimizar en gran medida la producción agrícola de los pueblos soviéticos en la postguerra. Se calcula que casi un 80% de los cultivos soviéticos posteriores a la guerra se obtuvieron de las variedades de semillas de aquel cargamento, por lo que se puede afirmar que el sacrificio de los 13 científicos logró salvara  muchos del hambre y la devastación causadas por la guerra.

César Rodríguez Logares

Philippe Leclerc, liberador de París y criminal de guerra

escuadron leonidas

“Señor, usted también lleva uniforme extranjero, ¡el “americano”!. Instantes después Leclerc dará la orden de fusilar a los soldados de la División Carlomagno.

El general de la Francia Libre Philippe Leclerc liberó París en 1944, convirtiéndose en héroe de la Segunda Guerra Mundial. También ordenó fusilar a 12 soldados franceses de la División Carlomagno, sin juicio previo, por una falta de respeto

Decir Philippe Leclerc es nombrar al héroe que liberó París al mando de la 2º División Acorazada francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Su formación estaba compuesta por franceses y por un nutrido grupo de republicanos españoles exiliados, “La Nueve”. Poco conocida es su cara oscura, la que mancha el nombre eternamente: su faceta de asesino, de criminal de guerra. El general Leclerc fusiló sin juicio previo a 12 soldados de la 33 ª Waffen Grenadier-Division der SS “Charlemagne” (traidores encuadrados en el ejército alemán para luchar contra el comunismo soviético) el 8 de mayo de 1945, el día que se rindió la Wehrmacht. Su división dejó un reguero de sangre desde Normadía a Brechtesgarden, el Nido del Águila de Hitler. Crímenes de guerra que nunca fueron juzgados. No se podía encausar a un paladín de la Francia Libre.

pows1

En primer plano el teniente Briffaut, con uniforme de la wehrmacht. Detrás Serge Krotoff, hijo de un emigré ruso blanco y nacido en Madagascar. Mirando con desprecio a la cámara el teniente Daffas. Morirán con dignidad, desafiando a las balas.

El 6 de mayo llegó Leclerc a su cuartel general de Bad Reichentall tras limpiar Alsacia de resistencia y penetrar en la Alta Baviera. Alineados frente a él se encontraban 13 prisioneros en uniforme feldgrau. Cuando le informaron de que la docena de prisioneros eran franceses que habían combatido bajo las armas nazis en Rusia, Leclerc entró en cólera. Los rendidos desafiantes, pero abatidos; el general gaullista orgulloso, con el mentón alto. Pronto se intercambian duras palabras, elevando la tensión. Leclerc les acusó de llevar un uniforme extranjero, alemán y de las SS. Con sangre fría le respondió un divisionario: “Señor, usted también lleva un uniforme extranjero, ¡El americano!”. Acto seguido Leclerc, preso de la furia, ordenó la ejecución de estos hombres por “insolentes”, sin corte marcial ni juicio previo.

Los hombres fueron fusilados a las 17h el 8 de mayo de 1945 en Karlstein, en la Alta Baviera. Bajo la presión de dos capellanes católicos, los padres Fouquet y Guillaume, Leclerc concedió asistencia religiosa a quienes la solicitaran. Estuvieron presentes el general, los religiosos, los tenientes Cortadellas y Ferrano (un republicano español exiliado) y el pelotón de fusilamiento. El joven teniente Cortadellas estaba perplejo por su fratricida misión e intentó desobedecer, pero no tenía opción. Por lo menos trató dignamente a los de la Carlomagno. Les fusilaron en grupos de cuatro. Todos se negaron a ser disparados por la espalda y con un vendaje en los ojos, como Leclerc estipuló inicialmente, y murieron dando la cara con un “Vive la France” en los labios. Los cadáveres quedaron insepultos en el claro.

428384_1

Soldados de “La Nueve”,9ª Compañía de la 2ª División Blindada de la Francia Libre, entran en París con banderas republicanas en sus vehículos.

Tuvieron que ser los paracaidistas norteamericanos los que inhumaran a los franceses tres días más tarde. Tras la guerra Leclerc evitó hablar de la masacre de Bad Reichentall como un “asunto turbio”. La ejecución se supo gracias al padre Maxime Guillaume (1911-1995), que intentó ponerse en contacto con los familiares de los SS tras la guerra.

Se dice que en el grupo de doce había un soldado más al que Leclerc salvó por ser hijo de un amigo suyo, general gaullista. El destino alcanzará al héroe de guerra en 1948, cuando su avión se estrelle en Argelia. Entre los humeantes restos encontraron a Leclerc y 12 hombres más. Al decimotercer pasajero no se le pudo identificar, ¿justicia divina?

Tanto el historiador Daniel Guérain como Frederick Pohl han contrastado historias de asesinatos a prisioneros de guerra alemanes por parte de la 2º Demi Bridage. Robert Galley, posteriormente ministro gaullista, fue especialmente cruel al reunir alemanes dentro de una granja y arrojar granadas en su interior. Las memorias del soldado Pierre Quillet de la primera compañía de la 501 RCC confirman la historia de Guerain. “El 14 de agosto de 1944, los hombres de Galley descubrieron a un sacerdote de aspecto dudoso. Pronto le interrogan de malas maneras en la sacristía. Mientras le golpean inmisericordemente descubren un tatuaje de las SS en el brazo izquierdo del interrogado. El SS fue quemado vivo y murió retorciéndose de dolor como una antorcha humana”, asegura Quillet.

Bad reichenhall 5

Losa fúnebre que recuerda a los cinco divisionarios identificados de la masacre de Bad Reichentall.

Más historias de crueldad de Robert Galley. Cuando los Aliados entran en Estrasburgo un alsaciano denuncia a una pareja que vive en el barrio. Dentro de la casa se encuentra una gran suma de dinero y documentos que no tienen tiempo de ocultar. Sin perder tiempo se decide que son espías del Abwehr, el servicio secreto alemán, y Galley coge un rifle y los ejecuta sin piedad. El 2 de diciembre, también en Alsacia, tras duros combate en Herbsheim, unos 50 alemanes se rinden ante División Leclerc. Galley da la orden de juntar a todos los SS, o aquellos que premeditadamente tratan de ocultar su rango, detrás de una iglesia, donde se fusilará a una treintena de ellos. También se narra una matanza un oficial de las SS y a rusos de las ostlegionen quemados vivos por violar a una muchacha.

Los franceses de la Carlomagno no estaban protegidos por la Convención de Ginebra, eran considerados por la Francia Libre traidores en uniforme feldgrau, pero una ejecución el día que acababa la guerra en Europa solo es venganza, vil asesinato. “Uno se entiende mejor con un enemigo que con un traidor.” Frase de un veterano de la Guerra de las Malvinas.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Para saber más:

Solo temían que el cielo les cayera encima: División Carlomagno http://wp.me/P2WXD6-cG

Las siete vidas de Matt Urban, el soldado estadounidense más condecorado

audie-murphy-2-1

Matt Louis Urban (1919-1995) fue el soldado más condecorado de la historia de Estados Unidos, recibiendo 29 medallas por su valor en 20 meses de servicio en Europa durante la Segunda Guerra Mundial y siendo herido 7 veces

Sus camaradas le apodaron “El Fantasma” porque el capitán Urban, a pesar de ser herido una y otra vez, siempre regresaba maltrecho del hospital para liderar cargas a la bayoneta (al final ayudado por un bastón), arrimarse un bazooka al hombro para reventar panzers o predicar con el ejemplo. A la séptima herida se le acabó la suerte; una bala de ametralladora le destrozó las cuerdas vocales. Un capellán militar le administró la extrema unción, pero tras dos años de convalecencia, aún le quedó una última vida de gato y una voz rasposa de recuerdo. Un enredo burocrático impidió que EE.UU le reconociera sus méritos, hasta que el presidente Jimmy Carter, con 35 años de retraso, le galardonó con la Medalla de Honor del Congreso Americano por sus acciones “más allá del deber”.

gbdersz

El capitán Urban recibe de manos de Jimmy Carter en 1980, con 35 años de retraso, la Medalla de Honor por sus acciones en la SGM.

Matt Urban nació en Corpus Christi, Nueva York, tierra de acogida de sus padres, inmigrantes polacos que anglicanizaron el apellido Urbanowitz. Aunque se crió en una familia humilde durante la Gran Depresión, Matt pronto destacó en el boxeo y en 1941 se graduó en Historia. El ataque por sorpresa de Japón contra la flota del Pacífico en Pearl Harbour, el 7 de diciembre de ese año, truncó su carrera civil. Urban,oficial en la reserva, fue absorbido por el engranaje bélico de la democracia y destinado a la invasión del Norte de África para expulsar al Afrika Korps de Erwin Rommel.

En tierras africanas destacó como oficial con iniciativa propia. Su cometido era organizar a los hombres que tenían que desembarcar en la costa argelina, pero incumplió las ordenes para permanecer con ellos. Mientras embarcaba en la lancha anfibia su oficial le amenazó a gritos con un consejo de guerra, pero Matt le desoyó y acompañó a sus camaradas. Ya en tierra relevó a un oficial herido y fue promocionado in situ a caìtán por su liderazgo y arrojo en combate.

Urban_21

Matt Louis Urban, 1945.

A principios de 1943 los estadounidenses dejaban la Argelia de Vichy para tomar Túnez, y forzar el paso de Kasserine, donde tributaron ríos de sangre ante la habilidad táctica del Zorro del Desierto. En esa acción Urban tomó un puesto de observación enemigo sen solitario, y liderando a su compañía en una carga frontal, fue herido en la mano. Recibió dos estrellas de plata, una de bronce y dos corazones púrpura.

Tras unos meses de descanso en Inglaterra, la 9º División de Urban fue asignada a la Invasión de Francia. Su primera misión, el 14 de junio, fue expandir la cabeza de playa lograda el Día D y desalojar a los nazis de Renouf, a las afueras de Utah Beach. Los tanques de Hitler que afluían en masa desde Calais comenzaron a diezmar el flanco del batallón. Urban y un ayudante se arrastraron por los densos setos de esa zona de Francia, el bocage, y apuntó al primer tanque con un bazooka a quemarropa. Cuando el proyectil voló por los aires su objetivo hizo gala de sangre fría, recargó, y disparó contra el segundo blindado. Con ambos tanques fuera de combate, su batallón se envalentonó y desalojó a los alemanes de Renouf. Urban no salió indemne de su mano a mano con los monstruos de acero, una bala de 37mm le hizo carne en la pierna, pero optó por permanecer en primera línea de fuego. Herido de nuevo en un asalto al día siguiente, fue evacuado a Inglaterra. Pero volvía y volvía.

medal-of-honor-designs

La más alta condecoración de Estados unidos: La Medalla de Honor del Congreso Americano.

Mientras se recuperaba en un hospital británico, leyó un periódico sobre los avances estadounidenses en St. Lo. Su 2º batallón había sufrido bajas severas, así que pidió el alta. Se encontró un panorama desolador, sus soldados estaban siendo cercados y machacados por la artillería. Un testigo presencial asegura que”un oficial loco apareció, gritando como un energúmeno y agitando un arma. Parecía un remplazo, pero nos animó”. Urban se subió al lomo de un sherman con media tripulación fuera de combate y ametralló a los krauts hasta que se retiraron. Poco después el comandante del regimiento murió y Urban le remplazó. Ante tanta responsabilidad rehusó ser evacuado cuando la metralla de un proyectil le perforó la espalda baja y el pecho.

La suerte se le acabó en Bélgica un mes después, en septiembre de 1944. Fue herido en el cuello por una bala de ametralladora, siendo sus heridas tan severas que el capellán le dio la extremaunción. Tardó dos años en recuperarse y quedo con voz rasposa en las cuerdas vocales. Durante muchos años sus gestas permanecieron olvidadas, pues su comandante murió poco después de recomendarle. En 1980 el presidente Jimmy Carter enmendó ese error y se le concedió la Medalla de Honor del Pueblo Americano, la mas alta distinción de Estados Unidos. Urban, modesto, afirmó “si ha tardado tantos años en llegar es porque nunca la perseguí. Solo cumplí con mi deber”. (La Medalla solo se entrega por acciones “más allá del deber”).

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

War Thunder, el videojuego de la SGM que arrasa la Red

wawwr

Tanques T-34 soviéticos apoyados por aviones se lanzan en una cabalgada infernal contra las posiciones germanas.

 

War Thunder es un videojuego “free to play” de aviones y tanques online ambientado en la Segunda Guerra Mundial. El simulador desarrollado por Gaijin Entertaiment para PC y PlayStation 4 hace gala de realismo, aerodinámica y un arsenal de más de 350 aviones

No es posible domeñar los entresijos del combate aéreo leyendo solo las hazañas de los viejos ases de la última gran guerra: Galland, Mölders o Hartmann. Solo el sufrir fuerzas G pugnando por despegarte del asiento y amenazando con amputar las alas de tu ataúd volante da lecciones útiles. Que un rival te gane la cola y pique ametrallandote sin piedad es otra situación a evitar (será lo último que veas por otra parte). Estas lecciones aprendidas por la vía dolorosa no son nada nuevo bajo el sol, pero War Thunder es un simulador potente a la hora de compaginar diversión frenética y un conocimiento enciclopédico de los aviones del periodo (aerodinámica, armamento o velocidad). Su curva de aprendizaje no es elevada, permitiendo el paso de presa a cazador inmisericorde en unas cuantas horas (from zero to hero).

El juego contiene cientos de aviones, vehículos acorazados y tanques comprendidos cronológicamente desde la Guerra Civil Española a la Guerra de Corea. El jugador tiene a su disposición 350 aeroplanos de los principales bandos implicados: Alemania, Estados Unidos, La Unión Soviética, Japón y Gran Bretaña. A los que se van añadiendo nuevos vehículos de forma periódica.

warth

Espectacular tráiler promocional de War Thunder. PINCHA PARA VER.

 

La mayoría de los mapas están directa o indirectamente basados en terrenos históricos como Stalingrado, Peleliu o el Mar del Coral. Estos entornos gigantescos de 65 kmx 65 km hasta 200 km cuadrados se expandirán en el futuro. Nuestra tripulación podrá poner a prueba su pericia en tres modos de juego. El más asequible y con menor curva de aprendizaje es el modo Arcade. En él los dos equipos de 16 personas de similar nivel (computado por algoritmos online) compiten contra sus enemigos aéreos o terrestres mientras deben completar objetivos como asegurar una aeródromo en mitad del escenario o destruir los vehículos de tierra contrarios. El daño y la física están simplificados, los aviones son controlables con facilidad y no es necesario repostar munición.

spitfire contra bf 109 emil

Un BF 109 “Emil” alemán paga el precio final contra un más maniobrable spitfire británico.

En las batallas realistas es difícil apuntar a distancia, y es clave anticiparse al movimiento del aparato enemigo sin indicadores automáticos de donde apuntar, como en el modo arcade. Las fuerzas G pueden noquear al piloto dejandolo inconsciente. En las batallas de simulador el realismo va más allá y solo dispondremos de la vista en primera persona.

Otro de los puntos fuertes del videojuego es la constante actualización mediante parches, que ofrecen jugosos ingenios, muchos de ellos experimentales o que no salieron del plano. Como muestra un botón; Big Guns, añade serigrafias con las que personalizan nuestros tanques y aviones, binoculares para el comandante del blindado, recompensas diarias solo por abrir el menú de juego y deformaciones de terreno producidas por los impactos de proyectiles.

reichstag

Video-presentación de los 3 mapas introducidos en Weapons of Victory. PINCHA PARA VER.

 

Otra actualización reciente es Weapons of Victory, para conmemorar el 70 aniversario del fin de la contienda. Se suman al inventario 40 nuevos vehículos y 3 mapas nuevos, siendo el eje principal el Desembarco en Normandía, y como guinda del pastel los tenebrosos combates del bosque de Hürtgen o las ruinas del Reichstag.

A corto plazo se descarta añadir infantería para no tener que subir el rating de edad el juego (el sistema PEGI), pero los horizontes se expanden más allá de la SGM, hasta la Guerra de Corea e incluso ya ruedan los primeros aviones de la fuerza aérea israelí, creada en 1948.

A pesar de las limitaciones que impone diseñar un juego gratuito masivo en el que hay que congraciarse con todo tipo de público, se nota el esfuerzo por dotar de realismo al simulador, a diferencia de su competidor World of Tanks, ofreciendo una experiencia más equilibrada entre dosis de acción sin freno y una experiencia que satisface a los puristas.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Lauri Torni, el soldado que luchó por Finlandia, las Waffen SS y murió en la guerra de Vietnam

lauri torni en vietnam 1965

El capitán Larry Thorne (Lauri Torni), a la izquierda, antes de subir al helicoptero Sikorsky para su última misión, 18 de octubre de 1965.

El capitán Larry Thorne murió por EEUU en la Guerra de Vietnam, pero antes luchó por Finlandia y para las Waffen SS durante la Segunda Guerra Mundial

Los rotores de un Sikorsky H – 34 que volaba bajo por las selvas y montañas de Vietnam del Sur tenían un sonido siniestro para el capitán Thorne, que supervisaba las todavía labores clandestinas de los Boinas Verdes estadounidenses para blindar al incipiente Estado del magnetismo de la revolución comunista y campesina de Ho Chi Minh, en el norte.

Fu, fu, fu, fu, fu.

Las aspas cortaban el aire húmedo de Indochina y dejaban un sonido inconcluso, una melodía de incertidumbre. Parecían los órganos de Stalin (los lanzacohetes múltiples Katyusha BM-8/BM-13, BM-14, BM-21, BM-27 y BM-30), quemando las nieves perpetuas de Finlandia, que lo forjaron desde joven. Ahí seguro se trasladó a sus memorias de la SGM, y recordó el miedo que le daba a sus hermanos finlandeses esa música destructiva, y la valentía con que arengaba entre aquellos duros inviernos entre el 39 y el 41, y la rabia con la que repartía plomo a filas y filas de rusos.

mapa de la guerra de continuacion

Mapa de la Guerra de Continuación, 1941-1944, en la que Finlandia se enfrentó a la URSS junto a Alemania.

De esta forma, pronto fue ascendido a capitán en el pequeño pero sañudo Ejército de Finlandia, y entrenado por las Waffen SS alemanas durante siete semanas en Viena. Cuando volvió a su país incluso como Segundo Teniente de las SS, se convirtió rápidamente en uno de los efectivos más destacados en la Guerra de Continuación (1941-1944) que libraba Finlandia contra los soviéticos. Dirigiendo una unidad de infantería (las mismas que simbolizaron el conflicto recorriendo en esquí el vasto y plano territorio finlandés), fue ganando rápidamente fama.

Los soldados bajo su mando pronto utilizaron un relámpago con una T (de Törni), como insignia de la unidad, y advertencia de la rapidez con la que destrozaban filas soviéticas. El grupo de 60 efectivos empezó a ser conocido como “Destacamento Törni”, y se especializó en labores de sabotaje y reconocimiento. Durante esos años fríos, Törni sería el único oficial finlandés sobre el cuál Stalin ofreció una recompensa (3 millones de marcos finlandeses), para quien lo entregara. Y burló también todo esto. En cualquier caso, los soviéticos serían a la postre el bando que derrotaría de forma contundente a los nazis, y ni los finlandeses se mantendrían resistiendo como piedra en el zapato tras algunos años.

lauri torni 1944 guerra de continuacion

Lauri Torni, en el centro, junto a otros miembros de su destacamento en 1944. Se hicieron famosos por sus sabotajes y misiones de reconocimiento.

Törni era ya un ferviente anticomunista, y quería seguir la lucha. Así fue reclutado por un movimiento insurgente pro-alemán (los finlandeses se vieron luego forzados a combatir a los nazis que estaban en el país durante la Guerra de Laponia, tras la firma del Armisticio de Moscú, en septiembre del 44), y estuvo algunos meses de 1945 en Berlín, siendo entrenado en tareas de sabotaje por la Kriegsmarine. Los rusos avanzaban rápidamente, como si buscaran dejar en ridículo lo que alguna vez fue la atemorizante Blitzkrieg.

destacamento torni 1943

Parche del “Destacamento Torni”.

Para cuando Törni terminó su entrenamiento, los Aliados ya tenían cercados a los nazis y taparon sus salidas. No encontró puerto que lo llevara a Finlandia. Entre abril y mayo de 1945 fue arrestado por los ingleses y llevado a un campo de prisioneros de guerra, del que escapó en junio. Volvió a Finlandia como un traidor que se unió a los alemanes. Fue encarcelado tres veces en su país, entre 1945 y 1947, y la última de estas fue condenado por traición a siete años de prisión.

El presidente Juho Paasikivi lo amnistió en 1948, con lo que iniciaría un largo trayecto rumbo a una vida en la que intentaría sepultar en el pasado los crímenes y asesinatos que cometió, y su estrecha vinculación con uno de los cuerpos más sanguinarios de la locura nazi, las SS.

Más sed de sangre comunista

Cruzó en 1949 la frontera rumbo a Suecia, acompañado de su amigo Holger Pitkänen. Fue recibido por la baronesa Von Essen —conocida ahora en la historia por alojar a muchos oficiales finlandeses fugitivos tras la SGM—. Su amigo fue apresado y devuelto a Finlandia, él contó con suerte, al punto de que conoció a Marja Kops, con la que se comprometió.

Su paranoia lo llevó a cruzar el Atlántico rumbo a Venezuela, en 1950. Allí fue ayudado por otro militar finlandés, Matti Aarnio, quien le informó que EE.UU. estaba dispuesto a aceptar una legión de experimentados combatientes anticomunistas, con la Guerra Fría escribiendo incipiente sus primeros capítulos.

sabaton soldier of three armies

Video del grupo de metal sueco Sabaton dedicado a Lauri Torni, llamado “Soldier of three armies”. PINCHA PARA VER.

Vio ahí su oportunidad, y se embarcó pronto en el navío sueco MS Skagen, entre cargamentos y libros. A la altura de Alabama los marinos le dieron la señal que esperó durante semanas; se lanzó al agua y nadó a toda máquina rumbo a la orilla. Era ya un refugiado político y empezó a mover sus fichas. Encontró, durante tres años o más, en la comunidad finlandesa de Estados Unidos, un refugio. Eso le sirvió para aguantar hasta que el Congreso estadounidense aprobó el Acta Lodge-Philbin, que ofrecía la nacionalidad a los extranjeros que hicieran carrera militar.

La alegría bélica, la adrenalina, volvió. Pronto lideraba el grupo “Los hombres de Marttinen”, de finlandeses en el Ejército de EE.UU. De inmediato el talento y la astucia que lo caracterizaron en la guerra contra los rusos salió a flote, e ingresó en las Fuerzas Especiales compartiendo su conocimiento en supervivencia, montañismo, guerra de guerrillas, entre otros asuntos. Ascendió a teniente primero en 1957, a capitán en 1960.

allan thorne

Larry Thorne con su nueva identidad de capitán norteamericano.

Aprendió él a su vez de los norteamericanos en sus fuertes, tal como el paracaidismo en la Escuela Aerotransportada del Ejército “Escuela de Salto”, y diversidad de estrategias en la Escuela de Candidatos a Oficiales. Solo faltaba entrar nuevamente en guerra.

Estados Unidos llevaba 6 años con la papa caliente de Indochina en sus manos, desde la humillante salida de los franceses ante las tácticas de desgaste de Vo Guyen Giap, el carisma de Ho Chi Minh, y la sed de independencia de un pueblo oprimido por siglos —si es que no milenios—. Como de costumbre por esos años, Washington pensó que debía implementar una política exterior como la que le garantizaba el control de Latinoamérica: el apoyo a gobiernos autoritarios, las constantes traiciones y conspiraciones, el trabajo sucio de la inteligencia, la alianza con criminales o mafiosos.

En la selva de Vietnam, entre licores de arroz, avispas y cantos budistas, todo ese cometido se embrujó, se infectó, se envenenó. Mientras que Hanói brillaba por su revolución y unidad, el Sur se mantenía con dictaduras corruptas y artificiales, que no dudaban en reprimir cualquier reivindicación social. En ojos del pueblo vietnamita, era claro qué estaba mejor. Siempre estuvo convencido de ello, tanto que el Norte pedía con prepotencia celebrar elecciones, previendo unificación y el consecuente final de Vietnam del Sur como intento de nación.

mapa de la guerra de vietnam 1965

Mapa de la Guerra de Vietnam, 1965.

Nacía el Frente Nacional de Liberación de Vietnam (FNLV) “Viet Cong”, en 1960. Cualquier pantano harapiento era ahora un importante frente de batalla en la Guerra Fría. Endiosado en nombres de aeropuertos, filmes y tumbas, John F. Kennedy fue el mandatario estadounidense que decidiría un papel más agresivo de Estados Unidos en Indochina. Su entrada fue desesperada, viéndose en 1961 humillado por el comunismo en escenarios como Bahía de Cochinos (victoria cubana), Berlín, entre otros. “Ahora tenemos serios problemas en hacer nuestro poder creíble, y creo que Vietnam parece el lugar para hacerlo”, dijo al periodista James Reston de The New York Times tras una tensa reunión con la contraparte, Nikita Krushev.

La cifra de soldados estadounidenses asesorando al régimen survietnamita se triplicó en 1961, y nuevamente en 1963, tras el asesinato de JFK. Törni llega a la sangrienta Guerra de Vietnam en esa segunda oleada, quizás con la mente tranquila, como todos los demás al principio de la contienda, luchando aunque de forma solapada entre las sombras de la multitud de arboles que cubren Indochina. Intentando que los survietnamitas combatieran con éxito por ellos mismos, un objetivo que nunca cuajó plenamente y que siguió marcando el fracaso del experimento estadounidense hasta 1975. Precisamente, los años de Törni en Vietnam, los últimos de su vida, fueron los de la esperanza yankee.

jfk vietnam

John F. Kennedy se metió a la desesperada en la Guerra de Vietnam, triplicando la cifra de asesores militares en 1963.

Los comunistas eran golpeados duramente en distintos frentes y pantanos. 1964 y 1965 fueron dolores de cabeza para Guyen Giap. Los soldados y guerrilleros muertos se contaban por decenas de miles (las cifras del bando ganador por año son difusas, en parte por la censuradora y bastarda Guerra Fría). El hecho es que retrocedieron las filas de Ho Chi Minh, como tal vez él no lo había anticipado con tal apoyo popular, y esto suscitó una profunda reflexión que empezaría a germinar para que años después, como un cáñamo vietnamita del que tanto fumaron los marines, floreciera la victoria del comunismo.

La reflexión de 1965 dejó estos pilares que guiarían la estrategia norvietnamita y el exitoso conflicto de desgaste que iniciaría, tal como explica María Largo Alonso en “La guerra de Vietnam”:

– Mantener el apoyo campesino con una incansable campaña de adoctrinamiento (y de terror, por supuesto). – Rehusar el combate en campo abierto o en terreno fácilmente abarcable (usar la selva a favor).

– Luchar siempre utilizando la flexibilidad, la dispersión y la sorpresa, para evitar el fuego de artillería.

– No permanecer demasiado tiempo en la misma posición y abandonarla en cuanto sus adversarios ofrecieran excesiva resistencia (incluso usualmente lanzaban tres granadas de mortero y se marchaban antes de ver donde caían).

– Continuar la construcción de túneles, tanto en las llanuras como en colinas, para contar con un refugio relativamente seguro y poder evaporarse delante del enemigo (especial énfasis en la logística y los suministros, la Ruta Ho Chi Minh se vuelve clave).

– Tener paciencia y perseverar por la convicción de que una sociedad industrializada no puede mantener por mucho tiempo una guerra costosa sin resultados exitosos más o menos inmediatos.

– Compartir todos las mismas condiciones de vida y hacerlos sentirse partes de una lucha común. Así los oficiales norvietnamitas solían vivir en los mismos agujeros que sus soldados, los miembros del politburó de Hanói solían adentrarse en la Ruta Ho Chi Minh para animar a los zapadores y a las Brigadas de Choque de las Juventudes especiales.

Green Berets Captain Larry Thorne (aka Lauri Törni) in Vietnam

El capitán Larry Thorne de los Boinas Verdes en una misión en la jungla vietnamita, 1965.

Törni tuvo en todo caso la oportunidad de despedazar en reiteradas ocasiones y con pesadas ametralladoras a aquellos comunistas que empezó a odiar desde los duros inviernos de 1939 y 1940, y que siempre consideró el mismo enemigo. No importaba si esta vez él era el gigante invasor ante una fuerza que defendía el derecho a su tierra, a su independencia.

Los papeles se habían invertido y parecía él comandar ahora un comando de Spetsnaz solo que para una dictadura capitalista apoyada por intereses neocoloniales de Occidente. ¿Qué lo llevó a estar combatiendo allí, tan lejos de esos inviernos y planicies de Europa, después de tanta sangrienta historia de un Siglo XX que dejó atrás tan fácil —tan impune— a la SGM?

En diálogo con Historiavera, David Solar, reputado historiador español, periodista y exdirector de La Aventura de la Historia, consideró que relatos como el de Törni (tres guerras, tres ejércitos) no son tan insólitos como se creen: “Es un caso relativamente frecuente. Es decir, hay muchos soldados que se convierten adictos al combate. Fuera del frente, de la amistad y camaradería de armas, del peligro y la acción, no le encuentran sentido a la vida”.

“Cuando los soldados volvían a la casa tras la SGM ya deseaban volver a la batalla. Se dieron muchísimos casos en Europa, después de dicha contienda. Alemanes, franceses y británicos, inadaptables a la vida civil luego de pasar 5 años combatiendo. Y posteriormente terminan peleando para la Legión Extranjera Francesa en Indochina o Argelia, o simplemente como mercenarios en el Congo Belga”, advirtió.

bob denard soldados de fortuna

Robert Denard, uno de los más afamados soldados de fortuna de la posguerra.

“Allí Robert ‘Bob’ Denard, fue muy conocido por levantar un sanguinario ejército de mercenarios para defender los intereses económicos extranjeros en Kabinda, una zona extraordinariamente rica en diamantes. Las guerras africanas, y otras como la de Irak, tienen muchos mercenarios europeos o americanos, como infantería o asesores. Todos ellos han hecho de la guerra una forma de vivir”, concluyó.

Morir y no aburrirse en el intento

No parece tan simple al regresar a Törni —o Larry Thorne, según su identidad estadounidense—. No peleó por dinero, no era solo esoHabía un componente de odio al comunismo en sus incursiones al combate. Solo que tal vez no previó la capacidad de adaptación y la determinación del norvietnamita, o no le importó, quería morir peleando. En esos últimos instantes, con el helicóptero cayendo a tierra inexpugnable el 18 de octubre de 1965fu, fu, fu, fu—, tal vez eso fue lo que pensó. Le importaba el máximo honor, un rincón en la historia como un Héctor del Siglo XX abatido después de mucha lidia.

larry allan thorne lapida

Lápida compartida de Torni y sus compañeros en el cementerio militar de Arlintong, en Washintong.

No necesitó ver más. Se hubiera avergonzado del papelón de su ejército tras el 65. Fracaso tras fracaso y una guerra que le empezó a saber a plomo, pantano y gangrena a todos sus colegas. Fue precisamente otro Boina Verde el que describió bien todo, tal como lo registró Juan Antonio Guerrero en “Crónica de la Guerra de Vietnam (1965 – 1975)”: “Me gustaba más en el 65 y 66. Entonces eras tú contra ellos. Ahora te sientas y esperas a que salten por los aires o lo hagas tú”.

Törni no se hubiera quedado esperando en una trinchera.

Daniel Armirola R. (Twitter: @Salsero77)