Animales fantásticos en la propaganda de la Segunda Guerra Mundial

El líder nacionalista indio Subhash Chandra Bose descabeza al león británico respaldado por tanques de papel nipones

La Segunda Guerra Mundial no se libró sólo en los campos de batalla. Mientras los hombres se mataban por tierra, mar y aire, una guerra más sutil se libraba por los corazones y las mentes. El arma empleada fue la propaganda; que las democracias occidentales habían perfeccionado durante el periodo de entreguerras, incorporando la radio y el cine a los mass media. Pero lo visual seguía siendo importante, y la representación zoomorfa tenía un alto cupo en la sátira política y en la cartelística.

Así, las alegorías de animales convivieron con referencias históricas, mitológicas, literarias, artísticas, de la cultura popular y líderes caricaturizados. Éste totum revolutum de códigos compartidos permitió estereotipar al enemigo y desfigurarlo; mantener los odios candentes para dar fuel a las batallas, y generar una retórica patriótica, aglutinando a la sociedad en torno a un objetivo común.

Fragmento del Atlas de Europa de W. Blaeu llenando de osos el septentrión. Grabado en cobre (1617-1630).

Jugando con un canon ya asentado en el subconsciente colectivo, estos seres plasmaban simbólicamente las virtudes y los vicios de un país. Algunos eran básicos y pertenecían en exclusiva a un contendiente, como el oso ruso y su temible abrazo; pero otros no tenían asignación fija y simplemente constituían un fondo de saco de alimañas o seres repugnantes: pulpos, arañas, sierpes, hienas o buitres.

Para un artista era fácil recurrir al león británico si quería expresar orgullo y compostura, pero apretando un poco lo que conseguía era una imagen de soberbia y altanería. El oso soviético pasaba de poderoso a perezoso y el águila norteamericana de celosa guardiana de la democracia a pájaro rapaz de ademán inmisericorde. Mediante sonrisas amables o desfigurando sus rasgos con colmillos extralargos o mirada embrutecida los caricaturistas del Eje, del Mundo Libre y de la URSS distorsionaban a placer los símbolos nacionales preestablecidos.

The brithish lion & Le coq gaulois salvan a la damisela en apuros turca del oso ruso en una escena animada de la  película The Charge of the Light Brigade (1968). PINCHA PARA VER.

No siempre coincidían los deseos del comitente y del dibujante. Los carteles de propaganda, cargados de un componente visual impactante, se ajustaban strictu sensu al aparato político que aprobaba su impresión. Pero las tiras satíricas eran redactadas por periodistas, no títeres gubernamentales, por lo que la libertad de prensa, los juegos de palabras y las dobles lecturas animaban a la aparición de dibujantes díscolos que contravenían los partidismos del director u ofendían a alguna primera espada del ruedo político.

La elegante sequedad del humor británico

En las democracias occidentales, donde había una larga tradición de autocrítica, era parte del oficio el saber encajar las burlas de la prensa. El caricaturista David Low señaló con el dedo la tibieza de la clase política británica ante el expansionismo nazi y su no intervención en la guerra civil española. Este laissez faire prebélico cesa en septiembre de 1939; y es a partir del trauma que supuso Dunkerke (1940) y del blitz de Londres cuando todos los medios ingleses se ponen al servicio de la maquinaria estatal, sin fisuras.

El semanario británico Punch  puede servir como paradigma de esta lectura en clave de humor negro de la actualidad, con unos sets and settings autorreferenciantes y unas frases lapidarias que complementan deliciosamente las viñetas.

Un motivo clásico fue la representación de choques fronterizos coprotagonizados por un perro con malas pulgas, un allanador de la propiedad privada, y una valla que simbolizaba la frontera entre dos países; los actores variaban, pero el mensaje era cave canem!. Si el agredido estaba en clara posición de inferioridad se lo representaba como a un niño indefenso (Bélgica en la I Guerra Mundial) o como a un monigote que suscitara lastima (Neville Chamberlain).

Los negritos van cayendo uno a uno de la rama de la neutralidad. Leslie Illinworth.

Otra pieza narrativa recurrente fue la de representar a la Unión Soviética como a un oso metido en un foso al que no convenía molestar. Hitler se metió en la osera y no pudo salir. Más tarde el Tío Sam, conocedor de como se las gastaba el plantígrado soviético, le extenderá con cautela el Plan Baruch. Éste Bear pit of Europe será un escenario habitual durante toda la Guerra Fría (1947-1989).

Pero durante un breve lapso, tras el pacto germano-soviético (1939-1941), rusos y alemanes fueron homologables. Una viñeta de Leslie Illinworth muestra dos caimanes, uno con una esvástica tatuada en el lomo y otro con una hoz y un martillo, merodeando la rama de la neutralidad de la que van desprendiéndose negritos a los que engullir. Tic, Tak, Tic, Tak*. Finlandia, Austria, Polonia y Checoslovaquia ya han caído y los demás murmuran sollozando que si se quedan calladitos igual les dejan tranquilos.

Otra viñeta archiconocida representa a Hitler y a Stalin como dos pitones que han dislocado su cuerpo para tragarse Europa Oriental. El mencionado Low caricaturiza a los dos líderes saludándose cortesmente en la línea Curzon sobre el cuerpo tendido de un soldado polaco. Otro dibujo los pinta directamente cogidos de la mano  y viviendo una imposible luna de miel. Solo a raíz de la invasión alemana a Rusia en 1941 se paralizan las afrentas al bolchevismo y Stalin pasa a ser conocido como el Tio Joe. El oso se transforma en la bete noir del fascismo, que abriendo sus enormes fauces se traga paladas de millones de landsers.

Esta vez el Führer arrastra un trofeo más grande de lo que puede manejar, Dr. Seuss.

Walt Disney contra los japanazis

Al otro lado del charco las tiras políticas norteamericanas se permitieron el lujo de hacer sátira de una forma desenfadada e irreverente -como si la guerra europea no fuera con ellos- hasta el ataque japonés a Pearl Harbor (7 de diciembre de 1941). A partir de esta fecha la guerra se globaliza y la producción industrial se engrasa saturando al ejército de material bélico y el país se empapela de posters destinados a la venta de bonos de guerra y a la deshumanización del enemigo. Los sloganes eran simples y contundentes, capaces de ser desentrañados sin dotes hermenéuticas por el norteamericano medio.

Hollywood produjo películas de propaganda para el gobierno y Walt Disney prestó sus iconos pop y animalillos a la causa Aliada. Destaca un cortometraje títulado Der Fuehrer’s Face en el cual el Pato Donald sueña que vive en nutzi land, sometido a una dieta espartana: café de un solo grano, aerosol con sabor a huevos con bacon y un mendrugo de pan; al Mein Kampf como libro de cabecera, y al trabajo de sol a sol en una fabrica de municiones. Disney también produjo los cortos Education for Death, The Spirit of ’43 y los documentales Why We Fight?

En el Nuevo Orden Mundial cuando aparece una fotografía de Adolf Hitler es obligatorio saludar brazo en alto. Der Fuehrer’s Face (1943). PINCHA PARA VER.

La Warner Bros aportó su granito de arena con The Ducktators (1942) que narra en forma de sátira el ascenso de los dictadores del Eje (eclosionando metafóricamente de huevos corruptos). Prácticamente todos los iconos pop de la Edad de Oro de la animación norteamericana lucharon por el Tio Sam en el celuloide: Popeye el Marino, Superman, el Pato Lucas, el Pájaro Loco, Bambi…

Y es que aunque no patearan traseros nazis, tanto se habían encariñado los soldados con estos dibujos que todo artilugio que se moviera con gasolina era susceptible de ser decorado con motivos dyswaltianos; pero la mayor parte de la parafernalia se pintaba en el fuselaje de los aviones junto a chicas pin-up y nose art de fauces de tiburón.

Pero la magia de Disney era universal: Hitler pintaba enanitos a escondidas y ases de la aviación como Adolf Galland adornaron sus Me-109E con Mickey Mouse. Debía ser humillante para un piloto de caza ser derribado y que lo último que viera fuera la jovial sonrisa del ratón.

Un monstruo viene a verme

Hay que apuntar que gran la obsesión yankee fue la deshumanización del japonés representándolo como un hombrecillo miope, de prominente dentadura y de rezumante crueldad. Cuando Roosevelt decide destinar más recursos al teatro europeo de operaciones, con el slogan Germany First, surgen posters que híbridan a krauts y gooks en una bestia bicéfala: el monstruo japanazi.

Aunque fue Japón quien comenzó las hostilidades la propaganda estadounidense equiparó a japoneses y nazis para mentalizar a la población de que el esfuerzo más grande se iba a hacer en Europa.

Con la contienda ya avanzada y la revelación de las atrocidades nazis – los campos de concentración o masacres como la de las fosas Ardeatinas- los animales prebélicos se transformarán en monstruos sacados directamente de las pesadillas de un interno de psiquiátrico. Los alemanes preferirán quimeras amalgamadas, como una especie de yeti semita comunista-liberal, o un engendro gigante con capucha del ku-klux klan, negros enjaulados, miss america, y diversos tópicos yankees. Si trazamos el linaje patrilineal de estos kingkones vemos que su progenitor es el kaiser Guillermo II con filiación de bastardia del propio Hitler

La inspección de Marte, Simplicissimus, 1942. El Dios de la Guerra pasa revista al estado físico de los lideres Aliados.

Esta tendencia se puede percibir a partir de 1943 en los alemanes, 1940 en los británicos y desde el principio en los soviéticos. El motivo es que cuando la guerra es de signo favorable o permanece en tablas lo interesante es mostrar al rival como alguien inferior, que no infunda mucho respeto, sin embargo cuando cambian las tornas hay que persuadir a la población de que resista a ultranza, promoviendo la resistencia contra un enemigo sanguinario e implacable.

Las revistas germanas Simplicissimus o Lustige Blätter dedicaron sus páginas de la primera mitad de la contienda a presentar a Churchill como un alcohólico o a Roosevelt como un lisiado al que su mujer le engañaba. Tras la batalla de Kursk, en agosto de 1943, ya no aparecen caricaturas sino versiones pentagruélicas de los lideres enemigos.

La imaginación al poder

Las escenas que acabamos de estudiar están convenientemente melodramatizadas. La virtud de un buen cartelista es la de poder imaginar escenas con anclajes a referencias compartidas, haciendo un buen arte, interesante por si mismo, y saber apelar a los instintos más primarios. Las viñetas satíricas, por otra parte, son un poco más exigentes y demandan un público más cultivado.

Cartel de reclutamiento en Sri Lanka. El león británico pide ayuda a su primo, el león de Lanka.

Por ello un propagandista todoterreno debe tener sensibilidad artística, dotes de psicólogo y de publicista, habilidad en las relaciones públicas y tener muy claro el mantra de que los hombres no saben juzgar sus intereses. Los eslóganes solo son interiorizados si cuentan con aprobación social, y aquí entramos en el terreno del relativismo cultural del que los anglosajones se hicieron maestros.

A continuación un ejemplo de libro de cómo no hay que hacerlo. Cuando Alemania invadió Bélgica durante la Primera Guerra Mundial intentó tachar a los belgas como partisanos ante la opinión publica norteamericana. Vendiéndolos como franc tireurs que no seguían las “reglas de la guerra” no tuvo en cuenta que en EEUU eso no era algo mal visto, pues ellos siguieron esa misma táctica en su guerra de Independencia ante los británicos. Los minutemen eran colonos que se movilizaban “en menos de un minuto” para hostigar a los casacas rojas ingleses.

Los británicos, por otra parte, vendieron la invasión de Bélgica como una violación de su neutralidad y pusieron a trabajar su maquina propagandista para capitalizar el sufrimiento del pueblo belga. Las sensacionalistas historias de los desmanes teutones llenaron los tabloides de imaginación desbordante: carniceros troceando a bebés sobre tocones de madera, crucifixiones al borde del camino o monjas a las que se les cortaban los pechos; ejemplos estándar de lo que posteriormente se ha conocido como propaganda de la atrocidad.

Aunque a posteriori se comprobó que la represión alemana fue desproporcionada en relación a la actividad guerrillera belga, ésta no llegó a las cotas de barbarie difundidas por los ingleses. Pero, como un buen propagandista sabe, ¿qué es más importante?, ¿lo que pasó o lo que la gente cree realmente que pasó?

Carlos de Lorenzo Ramos

Fuentes consultadas:

Horne, German Atrocities, 1914: A History of Denial

Jackal, Propaganda

McCloskey, Artists of World War II

Rhodes, Propaganda The Art of Persuasion: World War II 

http://www.punch.co.uk/

http://www.simplicissimus.info/index.php?id=5

http://www.historynet.com/interview-with-world-war-ii-luftwaffe-general-and-ace-pilot-adolf-galland.html

* Dedicado a Alex Tak

 

El valor de combate de la División Azul

division azul dalmau voljov

Los españoles asaltan una posición soviética a la altura del río Voljov,16 de septiembre de 1941. Oleo de Augusto Ferrer-Dalmau.

Franco mandó a Hitler una división de voluntarios falangistas para luchar contra los soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial, ganandose el respeto alemán

En la División Española de Voluntarios sirvieron 45.000 soldados manteniendo siempre un gran esprit de korps y una alta capacidad combativa en el frente más duro de la guerra más dura de la historia. Con el poso de los años cada vez que la División Azul es citada se destaca su tenacidad en la defensa, la valentía de sus guripas y el trato humano que dio a la población civil.

division azul futbol

Banderas de Falange en la “Blau”.

Conservó esta homogeneidad a pesar de no haber sido enviada a retaguardia en ningún momento en los dos años que permaneció en el frente de Leningrado (octubre de 1941-octubre de 1943). Su contribución al esfuerzo bélico alemán fue desproporcionado a su tamaño, una gota en un océano (nunca más de 18.000 en un teatro de millones de combatientes) y equipados con armas ligeras (como mucho cañones PAK).

Parte de su resiliencia se debe a su condición de “soldados políticos”, fuertemente ideologizados por Falange, y a que provenían de un país menos desarrollado que Alemania y estaban más acostumbrados a las penurias materiales que sus homólogos. Además el ser los únicos hispanoparlantes en la Wehrmacht reforzó aún más su élan. Estuvo comandada por cuadros del ejército y la soldadesca se compuso de falangistas voluntarios. En los últimos años se ha alimentado la leyenda urbana de que en los últimos batallones de marcha abundaron los conscriptos, mercenarios y ex-republicanos tratando de “lavar” su imagen de cara al régimen de Franco (La División nunca perdió su carácter preeminentemente Azul).

division azul marcha

Los guripas tuvieron que recorrer 900 kilómetros a pie desde Suwalki a Smolensko. Primer hito divisionario.

La desconfianza germana, al asignarlos a un eje de avance secundario y no a Moscú, pronto pasó a aprecio por parte de las formaciones situadas en sus flancos (como la División SS Polizei), ya que ganaron fama de no ceder sus posiciones y de luchar sin cuartel.

Al principio los alemanes reportaron gran falta de disciplina y una imagen negativa de las capacidades de los oficiales españoles. Estos informes eran similares a los realizados por oficiales de enlace sirviendo junto a tropas rumanas, italianas y húngaras operando en el frente oriental.

Percibían estas deficiencias desde la estricta disciplina prusiana y debido a que se consideraban el mejor ejército del mundo. Además el racismo les hacia ver a los españoles de color aceitunado y cortos de estatura como “gitanos”, que no dignificaban el uniforme alemán.

Sin embargo Hitler, en una de sus habituales conversaciones de sobremesa, dijo que la División Azul “era una de sus mejores divisiones”; aunque también que eran una “banda de andrajosos”. La buena impresión que causó la tenacidad española en el Führer le llevo a afirmar que si invadía España tendría una guerra de guerrillas en su retaguardia.

Operaciones de combate en el frente de Leningrado

A nivel bélico, los últimos meses de 1941 vieron como se agotaba el avance alemán en Rusia, y EEUU entraba en la guerra (7 de diciembre). Para muchos analistas la guerra se perdió en este momento, pero en su día no era tan evidente. A lo largo de 1942 todavía era posible para Alemania acabarla en tablas o en una posición favorable; es a partir de la debacle de Stalingrado (enero de 1943) cuando la derrota absoluta fue inevitable.

mapa operacion barbarroja

Mapa del eje de avance alemán en la Operación Barbarroja. El Alto Mando alemán asignó a los divisionarios al frente de Leningrado.

Pero volviendo a 1941; el 5 de diciembre los soviéticos lanzaron 100 divisiones sobre los ateridos alemanes y salvaron Moscú. En su Directiva 39 Hitler ordena “el cese inmediato de todas las grandes operaciones ofensivas y un cambio a la defensiva”. Mientras tanto la División Azul aseguraba la orilla derecha del río Voljov, llegando hasta Poselok. Pero los combates de diciembre y las gélidas temperaturas (40º bajo cero) les obligaron a replegarse a la orilla occidental, al norte de Novgorod. En Navidad el capitán Rebull lanzará un contraataque desde la Posición Intermedia que causó a los rusos 1.080 muertos. La DEV llevaba 1.400 caídos y los alemanes 250.000.

La ofensiva de invierno de 1942 soviética en el norte pretendía restablecer las comunicaciones con el cercado Leningrado. Las 27 divisiones de von Leeb aguantaron el empuje de 75 contrarias. En esta lucha invernal la División 250 combatió en el Frente Noroeste y el Frente del Volchov. Es aquí donde se produjo la gesta de la Compañía de Esquiadores, que conservó su cohesión pese a sufrir un 90% de bajas (solo salieron ilesos 12 de 228), que se sacrificaron en una operación de socorro.

esquiadores division 250

Esquiadores en la Acción del Lago Ilmen, 21 de enero de 1942.

En el Frente del Volchov combatió el Batallón Román, el considerado más aguerrido, tanto por los alemanes como los soviéticos, por su eficacia en el cuerpo a cuerpo y en los golpes de mano (el pintor Augusto Ferrer Dalmau, también biógrafo de la Blau, reconoce que en este Batallón pudieron darse casos de salvajismo, ya que no tomaba prisioneros). Muñoz Grandes concedió la Medalla Militar Colectiva al batallón al completo y el general alemán Altrichter dijo que el comandante Miguel Román“era un bravo y enérgico jefe”.

El 2 de mayo todas las divisiones alemanas pasan de tener seis batallones en vez de nueve (por la alta tasa de bajas) menos la DEV, que conserva los nueve, convirtiéndose defacto en la unidad más grande de toda la Wehrmacht. Además la División recibe su primer relevo tras 8 meses en el frente. Los soviéticos han sido cercados y 16.000 caerán prisioneros, entre ellos el general colaboracionista Andrei Vlasov, que organizará para los alemanes el ROA (Ejército Ruso de Liberación).

esteban infantes division azul

Emilio Esteban-Infantes (1892-1962), segundo comandante de la División 250, estudiando un mapa de operaciones.

A partir de agosto de 1942 serán empeñados directamente en el asedio a Leningrado a cuyo flanco sur fueron trasladados de forma escalonada. Cambiaban el pantanoso Voljov por un área más urbana y boscosa. Allí repelieron en septiembre una intentona bolchevique de romper el cerco, y Hitler afirmó que el traslado de la Blaue había sido un gran acierto y que regresarían a casa con “un montón de botín y un puñado de generales rusos como trofeos”. Su sector consistió en 29 km de frente entre Pushkin y Krasny Bor, línea que se estabilizará, ya que el fracaso en Stalingrado paralizará la ofensiva alemana definitivamente. Hasta fin de año la Blaue encajará 257 muertos y 1051 heridos. Muñoz Grandes será sustituido por Esteban-Infantes, relevo que disgustará a los alemanes.

division azul mg 34

landser español portando una ametralladora MG-34 y una cincha de munición al cuello.

Y llegamos a la batalla de Krasny Bor en los arrabales de Leningrado (la batalla a la que la División Azul ha quedado ligada), el 10 de febrero de 1943, en la que los españoles sufren en un solo día 1500 muertos. Hasta hace poco la bibliografía no la había rescatado del olvido. Como dice el historiador Carlos Caballero Jurado, en el mundo anglosajón quizás suene más la batalla de Montecasino, donde los polacos sufrieron en el asalto final a la abadía 860 muertos y 2.600 heridos en 18 días de combate (y el Segundo Cuerpo Polaco es considerado con justicia una unidad muy aguerrida). Es fácil destacar esa batalla en un frente secundario como el occidental (ya no hay duda de que lo fue), ya que en el frente oriental hubo cientos de estas batallas de esta magnitud.

5.900 españoles frente a 44.000 soviéticos. Tres batallones y cinco piezas de artillería contra 38 batallones soviéticos, 80 tanques (KV-1 y T-34) y el apoyo artillero de 150 baterías es lo que afronto la División 250 el 10 de febrero de 1943. Tras un devastador ataque artillero preliminar soviético los españoles supervivientes montaron sus ametralladoras MG34. Cuando agotaron sus municiones combatieron cuerpo a cuerpo. Las unidades copadas no se rindieron, siguieron combatiendo en todas direcciones. Una División Azul no Azul (conscriptos, mercenarios y ex-republicanos) no hubiese actuado de esta forma ese día.

krasny bor

Los españoles atacan a un tanque T-34 con armamento ligero (en parte capturado al enemigo) durante los combates de Krasny Bor, 10 de febrero de 1943.

Tras combatir por el margen occidental del río Ishora, los últimos seis meses de la División en el frente oriental se caracterizaron por su estaticidad, con golpes de mano, fundamentalmente nocturnos y fuego artillero. Destacan los ataques soviéticos realizados por batallones de castigo, compuestos por entre 200 y 300 hombres ebrios de vodka, que eran segados casi íntegramente por las ametralladoras hispanas.

Conclusiones

La ultima acción divisionaria tuvo lugar el 12 de octubre de 1943. La Spaniche Blaue Division dejaba en Rusia 5.000 muertos y 8.700 heridos, más 372 prisioneros; Franco había pagado su deuda de sangre con los alemanes por su participación en la Guerra Civil. Para no alarmar a los alemanes dejaron una fuerza testimonial apodada la Legión Azul, compuesta por 2.000 españoles, que finalmente fue relevada en abril de 1944.

En cuanto al número de medallas recibidas, fueron bastantes:

-3 Cruces de Caballero con hojas de roble

-3 Cruces Alemanas en oro

-138 Cruces de Hierro de primera clase

-2.359 Cruces de Hierro de segunda clase

2.216 Cruces al Mérito de Guerra con espadas

La mayoría de los autores señalaban que en medio de una guerra salvaje como fue la campaña de Rusia donde el exterminio y los crímenes eran diarios, el comportamiento de las tropas españolas fue excepcional y su trato se ganó el respeto de amigos y enemigos. Los profesores Kleinfeld y Tambs opinan que la Blaue fue: “gesto heroico, fanatismo fascista, cruzada cristiana, la División Azul fue todo eso y mucho más”.

division azul misa de campaña

Misa de campaña. La División Azul nunca perdió su carácter Azul. Muchos se consideraron cruzados contra el comunismo.

No concebían la guerra como lo podían hacer las politizadas tropas alemanas, al contrario, la división combatió con toda la ferocidad posible pero humanizando la guerra. Tratando a los prisioneros y a la población civil con más respeto que los landsers. La confraternización con el pueblo ruso fue enorme; hasta el punto que cuando se dio la orden de prohibirla, las tropas mostraron su descontento y no hicieron caso de la prohibición.

soldado español en las ss

Español alistado en las Waffen SS con un panzerfaust.

Por ultimo, creo que fue un error por parte de los alemanes no haber utilizado esta fuerza de voluntarios, motivada ideologicamente, como tropa motorizada de asalto sino como mera carne de cañón, además de asignar a estos mediterráneos a un clima gélido al que no estaban acostumbrados. Y no menos importante es que impresionaron tanto a Hitler que si en algún momento pensó en invadir España, se le quitara esa idea de la cabeza.

Si aguantaron en Krasny Bor frente a una poderosisima ofensiva soviética es porque la División era eso, Azul, y no como en el Desastre del Anual en 1921, donde España sufrió 10.000 muertos, que eran conscriptos. En su vida posterior, impregnados del falangismo en la estepa rusa y “purificados por el fuego” muchos llevaron a cabo sus ideas sindicales.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Bibliografia consultada:

Norman Cameron and R.H. Stevens (translators). Hitler’s Table Talk 1941–1944: His Private Conversations. Enigma Books. New York, 2000. p. 179.

Osprey – Men at Arms 103 – Germany’s Spanish Volunteers 1941-45

Moreno Xulia, La División Azul: sangre española en Rusia, Critica, Barcelona

Reverte, Jorge M, La División Azul: rusia 1941-1944, RBA Libros

Caballero Jurado, Carlos, División Azul: Atlas ilustrado, Susaeta

Feldgendarme Schwarzenegger, el pasado nazi del padre del gobernador de California

Schwarzenegger padre

Cartilla militar de Gustav Schwarzenegger durante su servicio en la Wehrmacht.

El culturista, actor y politico Arnold Schwarzenegger encargó una investigación en 1990 sobre su padre por su rol como policía militar durante la Segunda Guerra Mundial

Arnold Schwarzenegger comentó en su famoso documental sobre la élite del culturismo, Pumping Iron (1977), que un ganador no podía dejar que nada le afectase ni le distrajese. Por eso cuando recibió una llamada de su madre diciendole que su padre había muerto decidió no acudir al funeral. El certamen donde se elegia al campeón mundial de culturismo, Mr.Olympia, se celebraba en dos meses, así que contestó fríamente: “No, no voy a ir. Mi padre está muerto y no hay nada que pueda hacer”.

Detrás de esta postura criticable subyace algo más que una estricta disciplina. El culturista que ganó siete veces Mr.Olympia; el actor que encarnó a Conán el Bárbaro y a Terminator, y que acabó siendo gobernador de California no podía dejar que los orígenes nazis de su padre interfirieran en su carrera. Él, símbolo del sueño americano, que dejó atrás su duro acento austriaco y triunfó en el país de las oportunidades, siempre temió verse salpicado por los pecados de su progenitor, al que por otra parte agradece su envidiable genética, y por ello encargó al centro Simon Wiesenthal en 1990 que investigará el pasado de Gustav Schwarzenegger (1907-1972).

saludo nazi

Controvertida fotografía de Arnold Schwarzenegger ejecutando un saludo romano aparecida en Sports Ilustrated, 7 de diciembre, 1987.

La institución cazanazis concluyó que Gustav fue “desnazificado” en 1947 y exonerado de todo crimen de guerra, como muchos oficiales de baja graduación, lo que le permitió continuar con su carrera policial. Pero en 2003 tuvieron acceso a documentos que ampliaban su trayectoria militar y dejaban una clara macula; Schwarzenegger se unió voluntariamente a las SA (sturmabteilung) en 1939, más conocidos como los camisas pardas, que seis meses antes habían atacado hogares y comercios judíos durante “la noche de los cristales rotos”.

Como con la ocupación alemana de Austria todo varón en edad militar quedaba incorporado al ejército alemán, éste temprano afiliamiento le permitió ascender a sargento en la unidad 521 de la feldgendarmerie (policía militar). Apodados los “perros de presa”, su función era la de encauzar prisioneros de guerra, detener y ejecutar desertores, inspeccionar hospitales en busca de heridos fingidos y la lucha antipartisana. En el frente oriental muchos colaboraron con los einsatzgruppen que eliminaban judíos en las zonas ocupadas.

Los archivos vieneses le ubican en 1940 en Bélgica y Francia, países ocupados por el Tercer Reich. En septiembre de 1941 fue transferido al sangriento frente oriental. Durante ese tiempo en Rusia fue herido de metralla en las piernas. Un informe de 1943 califica a Gustav como una “persona en la que se puede confiar y no especialmente inteligente“. A principios del año siguiente contrajo malaria por lo que se le reasignó como inspector postal a su Austria natal.

arnold pumping iron funeral

Extracto del docudrama Pumping Iron (1977) en el que el entonces culturista niega haber asistido al funeral de su padre. PINCHA PARA VER.

Tras la guerra contrajo matrimonio con la veinteañera Aurelia Jardny y fue destinado al pueblo de Thal, cerca de Graz, donde ejerció como oficial de policía durante 15 años, siendo de facto una de las fuerzas vivas de la localidad junto al cura, el alcalde y el director de la escuela. El ambiente en el que crió a sus hijos Arnold y Meinhard fue en el de la más estricta disciplina. Debían ir siempre impecables y pulirle las botas y el cinturón. Cinturón que sacaba a pasear de vez en cuando y además bebía más de la cuenta, como muchos veteranos del frente ruso. Además trataba de forma despótica a sus subordinados y era muy posesivo con su joven esposa, a la que obligaba a taparse los hombros pudorosamente (sus paranoias le llevaron a gritar que Arnold era un bastardo).

gustav y olivia jardny

Gustav Schwarzenegger fue muy posesivo con su esposa Aurelia Jardny. En el momento de tomarse esta instantanea él tenía 38 años y ella 23.

De Aurelia Jardny se puede decir que era la típica ama de casa que enviudó durante la guerra y buscó solaz en un apuesto oficial mayor que ella (Gustav le sacaba 15 años). Si bien no educó en la democracia a sus hijos, si que los trató democráticamente: estaba obsesionada conque Meinhard y Arnold, que se sacaban un año, fueran de la misma altura, por lo que si uno crecía más que el otro comenzaba a dar más comida al que se quedaba atrás.

Los papeles encontrados por el centro Simon Wiesenthal arrojan algunas piezas más al puzzle de la enigmática participación de Gustav Schwarzenegger durante la Segunda Guerra Mundial, ya que él se la mantuvo oculta incluso a su esposa. El entonces gobernador de Califonia, Arnold Schwarzenegger, agradeció a la institución sus pesquisas y les donó 3 millones de dolares.

En un documental reciente, con motivo del 35 aniversario de Pumping Iron, Arnold aseguró que se inventó la historia del funeral de su padre para potenciar el docudrama con él como “villano” frente al aspirante a desbancarle Lou Ferrigno.  Si el actor jugó con un tema tan delicado y su padre fue “nazi de primera ola” quiere decir que la ambición está tan presente en la familia Schwarzenegger como la predisposición para la hipertrofia muscular.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

 

El indestructible KV-2 de la encrucijada de Raseiniai

kv1 atacando posicion alemana

Cabalgada de KV-1, sobrepasando posiciones alemanas en los primeros días de la Operación Barbarroja, junio de 1941.

En la invasión de la Unión Soviética, junio de 1941, se vieron implicados millones de personas. Es difícil destacar un hecho individual en ese maremagnum, pero en una encrucijada lituana un tanque KV-2 resistió en solitario ante todo el peso de la wehrmacht

La batalla de Raseiniai fue una batalla de tanques librada entre elementos del 4º Grupo Panzer alemán y los 3º Cuerpo mecanizado y 12º cuerpo mecanizado soviéticos en Lituania, 75 km al norte de Kaunas. Fue un intento del comandante del frente Noroeste de destruir a las tropas germanas que habían cruzado el río Neman. El resultado de esta batalla fue la completa destrucción de las tropas sovieticas en este frente, permitiendo el avance germano y el cruce del río Daugava. Se recuerda como una de las acciones más importantes al comienzo de la Operación Barbarroja (22-27 de junio de 1941) y parte de la estrategia defensiva de la zona báltica.

kv2 tanque

KV-2: 52 t de peso, 6,68m de longitud y 3,24m de altura. Estaba tripulado por 6 hombres y su blindaje de 110mm era casi impenetrable.

Fue en esta batalla donde un solitario KV2 quedó varado en una encrucijada lituana frente a Raseinai, y contuvo a elementos de la 6º División Panzer. Esta división había establecido cabezas de puente en Dubysa. El monstruoso vehículo detuvo  el avance de la división un día entero, durante el que fue atacado por una gran variedad de armas antitanque. La fuente por la que se conoce este incidente proviene de unos oficiales alemanes presos por los norteamericanos, que al acabar la contienda presentaron unos informes sobre tácticas contracarro.

Los enemigos a los que se enfrentó el KV-2 fueron los kampfgruppe Raus, formado por elementos de la 6º División de tanques, y el grupo de combate von Seckendorff, de la homónima división. El 23 de junio, ambos grupos se desplegaron en la costa este del río Dubis y avanzaron sobre suelo lituano.

Un reconocimiento aéreo previo reportó que los tanques soviéticos se movían hacia el grupo Von Seckendorff. Los blindados bolcheviques estaban intentando contraatacar por el flanco. Pero debido a la mala coordinación y al caos general de los primeros días de guerra, los tanques llegaron tarde. En vez de flanquear, los soviéticos se toparon cara a cara con las fuerzas alemanas.

Un batallón de tanques pesados KV acompañaba a los t-34 y bt-5. Contrariamente al mito de que los KV causaban pánico entre las tropas alemanas (los rusos lo apodaban el “matanazis”), era posible hacerles frente si se estaba los suficientemente preparado. Pero para von Seckendorff esta fue una desagradable sorpresa. Los tanques soviéticos aplastaron infantería alemana con sus orugas y penetraron en las posiciones artilleras. Los cañones de 37mm antitanques no eran suficientemente poderosos para perforar la coraza. Tampoco los tanques checos pz35 (t) podían oponer resistencia. La única defensa ante los KV eran los cañones antiaéreos de 88mm. Después de perder varios tanques ante ellos, los soviéticos se retiraron.

raseiniai

Mapa que muestra la ubicación de Raseiniai, en territorio lituano.

Mientras Von Seckendorff luchaba con los tanques pesados soviéticos, Raus no encontró nada interesante. Los alemanes fortificaron sus posiciones y planearon futuros movimientos. A veces encontraban escuadras de infantería y hacían algunos prisioneros.

Un convoy de prisioneros rusos y alemanes heridos encontraron un único KV. Parecía que el tanque había sido abandonado en la vorágine de la batalla, y había sido dejado atrás. De acuerdo con los campesinos locales, el tanque había llegado el día anterior, el 23 de junio. Condujo hasta la encrucijada, paró, y no se movió en toda la noche.

Cuando la columna avistó, el tanque abrió fuego. Los alemanes regresaron a su base a informar. En el cuartel general de Raus sabían que el ejército Rojo estaba preparando un contraataque, así que pensaron que debía ser este. Y se reforzó esa impresión cuando el KV destruyó una línea telefónica que aisló a Raus del Cuartel General de la 6º División.

220px-Erhard_Raus

Erhard Raus (1889-1956) generaloberst austriaco encuadrado en la 6º División Panzer. Su desesperación crecía debido a la injerencia del valiente KV-2.

Cuando los germanos trataban de averiguar que pasaba, un convoy con combustible y munición topó con el solitario tanque. Doce camiones comenzaron a arder ante la bestia. En ambos lados de la carretera, fuera del campo de tiro del KV, enormes atascos se formaban.
Por muchas horas, el KV permaneció en la carretera, disparando periódicamente sobre Raiseiniai. Se especula el porqúe no se movió; quizás se quedó sin combustible o sufría algún fallo en el motor. Quizás la tripulación tenía la orden de no moverse de la carretera. Quizás sabiendo que el tanque iba a averiarse tarde o temprano, el comandante quiso luchar desde una posición ventajosa. La tripulación debía saber que esta iba a ser su última batalla. Los seis tripulantes habían asumido esa situación desesperada con estoicidad, pues no se movieron ni un palmo, y tuvieron varias oportunidades de huir.

Llevó algún tiempo a los alemanes darse cuenta de que se enfrentaban solo a un tanque y no a una división. Mientras tanto el tanque permanecía de día, como lo había estado de noche. El KV no se movía. Raus dio la orden de que se eliminara la molestia lo antes posible. Su grupo necesitaba munición desesperadamente y los heridos debían ser evacuados al hospital. Los camiones que intentaron sobrepasar al blindado por los lados quedaron atorados en los pantanos.

Los alemanes movieron una batería de 50mm antitanque contra el KV. Esperaban líquidarlo fácilmente, y tomaron posiciones donde el éxito de la batería estaba casi asegurado. Los tanquistas soviéticos, presumiblemente, no se dieron cuenta del despliegue de la batería. Su cañón apuntaba a Raseiniai obcecadamente.

El primer disparo fue efectuado. Los observadores vieron el impacto. Otro siete disparos golpearon al tanque soviético. Increíblemente, muchos minutos después, el tanque empezó a mover su torreta. Es necesario apuntar que después de ser golpeado, el ruido en el interior del tanque era ensordecedor. Incluso una ráfaga de ametralladora sonaba como un mazazo. Después de varios impactos la gente sangraba por nariz, ojos y oídos, la muchos perdían el conocimiento. Además el tanque se abrasaba bajo el calor veraniego.

kv2 de raseiniai

Restos del KV-2 de Raseiniai. La tripuación, tras destruir doce camiones, dos cañones contracarro y un flak 88, se negó a huir, vendiendo cara su piel.

El tanque apuntó en dirección a la batería y abrió fuego. Los dos cañones fueron destruidos, y los artilleros que los manejaban murieron. Dos cañones más resultaron dañados. A continuación los germanos intentaron destruir el KV con fuego indirecto de howitzer de 105 mm, pero no le alcanzaron. Desesperado por el embudo formado en la carretera de Raiseiniai, Raus pidió un cañón de 88mm, el único capaz de penetrar la armadura del KV.

Los cañones antiaéreos dispararon a 2 km de distancia, después decidieron acercarse, para cerciorarse de que impactaban en la gargantúa. Posicionándose tras los camiones ardiendo, se aproximaron a 700m. El KV estaba listo, y destruyó el cañón AA al primer impacto. El animo de los alemanes estaba por los suelos. No tenían posibilidad de conseguir suministros o mandar a los heridos al hospital. Raus estaba teniendo muchas bajas.

Por la noche los germanos intentaron colocar explosivos debajo del tanque. los zapadores se acercaron y se sorprendieron de que el tanque siguiera tripulado. Hierbas que se movían, pasos en la noche. Los alemanes pensaron que los campesinos traían agua y comida a la tripulación. Cuando cesaron los misteriosos sonidos, los alemanes se acercaron  y colocaron sus cargas. antes de oír el eco de la detonación, los soviéticos respondieron con fuego de ametralladora. O no había suficiente explosivo, o los zapadores no hicieron bien su trabajo, pero lo único que hicieron las cargas fue dañar las orugas.

flak 88 mm frente oriental

El cañón de 88 mm FlaK fue usado tanto como artillería antiaérea como anticarro, fue gracias a este segundo papel que consiguió su fama, a causa de su letal efectividad.

La mañana siguiente llegaron nuevos cañones antiaéreos a Raseiniai, y Raus ordenó a sus tanques atacar. Entendió que sus cañones eran inservibles, pero su cometido no era destrozar al KV. Los tanques ligeros debían distraer al KV mientras la artillería de 88 mm se movía a su posición. Los Pz35 maniobraron cerca del tanque, tratando de no caer victimas de su cañón. El KV no disparó. El artillero sabía que hacer blanco sobre tanques en movimiento era muy difificil.

Los 88 se posicionaron y abrieron fuego. El primer disparo impactó en su objetivo. El KV trató de responder, y empezó a mover su torrera frente a la amenaza. Otro disparo, otro impacto, y la torreta paró. Los alemanes no se creían que finalmente habían vencido al temible Kv-2. Mandaron una volea de 4 disparos más con munición penetrante en el costado del tanque para cerciorarse.

tumba tanquistas kv2 raseiniai

Lápida que recuerda a los héroes del KV-2 de Raseiniai.

Después de media hora, los landsers más curiosos se aproximaron al tanque. Lo rodearon, obervando con interés las dentelladas de los proyectiles de 50mm AP. Alguien golpeó el tanque con el puño varias veces. Como en respuesta, la torreta se movió. Gritos de terror se oyeron, y los soldados germanos huyeron despavoridos del tanque. Alguien arrojó una granada dentro del KV por una de sus heridas abiertas. La explosión abrió la escotilla en lo alto de la torreta. Los alemanes se aproximaron otra vez, y los seis tanquistas fueron hallados muertos dentro del tanque. La valentía fue tal, que los germanos no abandonaron sus cuerpos, sino que los enterraron con honores.

En 1965 los restos fueron transferidos al cementerio de Raseiniai. Todavía no sabemos quien tripulaba ese tanque ese día. En la lapida se puede leer “Yershov P.E, Smirnov V.A., las iniciales Sh. N. A., y tres soldados desconocidos.”

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

 

Duelo a muerte en Dessau, 1945: Super Pershing vs King Tiger

superpershing art world of tanks

M26 Super Pershing

Una famosa historia asegura que en abril de 1945 tuvo lugar en Dessau un épico enfrentamiento entre un tanque Super Pershing estadounidense y un King Tiger alemán.

Para que una mentira sea buena debe contener parte de verdad, y esta jugosa historia tiene los ingredientes para ello: un duelo en la ciudad de Dessau entre el único Super Pershing existente y un King Tiger, lo mejor de los arsenales norteamericano y alemán, en las postrimerías de la Segunda Gran Guerra; todo ello contado en unas memorias de un artillero adolescente sacadas de contexto. Durante muchos años se ha alimentado el mito de este combate; pero bajo la lupa de historiadores serios se destapa finalmente el velo del encontronazo.

m26 superpershing

El M26 Super Pershing contaba con placas de blindaje adicionales y un cañón extralargo de 90mm, capaz de competir con el mortífero 88mm alemán.

El Super Pershing fue un prototipo de carro superpesado que hacia uso del chasis de un M26 (tanque pesado norteamericano del que solo se desplegaron 310 unidades, y solo 20 vieron acción), armándolo con un cañón extralargo de 90mm y placas de blindaje adicionales. Llegó al continente en marzo de 1945 y se modificó a toda velocidad pues los ingenieros estaban desesperados por testar el arma en combate. Aunque no era practica común en el ejército estadounidense el enviar prototipos a batirse, la SGM llegaba a su fin. En esta carrera contrarreloj el Super Pershing solo tuvo 10 días para probar su potencial, periodo en el que se enfrentó a 3 blindados enemigos, venciendo siempre.

Lo que no cuadra es que tres días antes del fin, encuadrado en el 33 regimiento de la Tercera División Acorazada, tuviera la “suerte” de toparse y destruir al tanque más poderoso y blindado de Alemania, el Königstiger de 77 toneladas, conocido también como Tiger II o King Tiger.

konigstiger ardenas

Los norteamericanos contemplaron la mortal potencia del Tiger II durante la ofensiva de las Ardenas en la navidad de 1944: la última apuesta de Hitler

Todo en el Super Pershing estaba concebido para equipararse a su homologo alemán. Su cañón de 90mm superaba al de alta velocidad de 88mm del King Tiger. Podía penetrar satisfactoriamente 21 cm de blindaje a 1 km de distancia y a una inclinación de 30 grados. A 100 metros penetraba incluso 33 cm pulgadas de metal. Su munición especial alcanzaba una velocidad de 1,17 km por segundo, 183 metros más rápido que el cañón de 88mm del Tiger.

El único relato que asegura que el Super Pershing se emparejó con el tanque germano proviene del artillero John Irving, de 18 años, en Another river, another town. Según sus memorias, la tripulación de 5 hombres a las ordenes del sargento Joe Maduri penetró junto a la Tercera Acorazada en Dessau, el 21 de abril, apoyando a los infantes de la 36 División de infantería que querían enlazar con los rusos en el río Elba.

La ciudad estaba fuertemente defendida y los blindados se abrían paso con dificultad entre barricadas de escombros de hormigón. De repente el Super Pershing llegó a una intersección, doblando a su derecha. Sin saberlo la tripulación un King Tiger aguardaba tendiendo una emboscada, sabiéndose superior a cualquier carro norteamericano (de momento nos referiremos a él como si fuera el infame Königstiger). El enemigo estaba a una distancia de dos bloques, unos 650 metros, apuntando en la misma dirección en la que giraban los americanos.

tripulacion superpershing

Instantánea de la tripulación del Super Pershing. A la derecha la efigie del sargento Maduri, un veterano con 10 meses de servicio.

A esta distancia, muy asequible para sus facultades, el Tiger disparó al Super Pershing. El proyectil de 88mm, que tantos y tantos tanques yankees había destruido, se fue alto y ni siquiera se acercó. El artillero adolescente John “Jack” Irwin respondió casi al instante con un disparo que se incrustó en el grande y angulado glacis, o coraza delantera. Pero el disparo de alto explosivo (HE) no tuvo efecto. Rebotó en el blindaje hacia  arriba, explotando sin hacer daño. El Super Pershing estaba cargado solo con HE porque Irwin esperaba objetivos urbanos, como edificios, soldados de a pie, y cañones antitanque. “AP!” gritó a su cargador “Pete”, lo que significaba que el próximo disparo era para penetrar blindados.
Maduri y su tripulación sintieron un golpe seco en la torreta. Nunca supieron si el disparo venía del Tiger o de otra arma antitanque. En todo caso, el blindado no se resintió, sino que el proyectil se deslizó por el glacis. Un instante después Irwin apuntó y disparó una segunda vez, justo cuando el monstruo avanzaba y atravesaba un montón de escombros. El proyectil AP de 90 mm penetró por la panza del Tiger, aparentemente impactando en la munición almacenada debajo de la torreta, resultando en una tremenda explosión que lo volatilizó. Toda su tripulación murió.

mapa dessau abril 1945

Mapa que muestra los avances soviético y norteamericano en abril de 1945. En rojo la ciudad de Dessau, en la línea de demarcación del Elba.

Los hombres de Maduri no tuvieron tiempo de certificar su “trofeo”. La batalla se recrudecía, y el Super Pershing continuó por esa calle, sobrepasando los restos calcinados del supuesto King Tiger. Siguieron duros combates, fuego de panzerfaust y de ametralladora desde soportales y ventanas. Este encontronazo “corto y dulce”, según Irving, duró menos de 20 segundos. La batalla por Dessau finalizó un día después, pero no antes de que el Super Pershing destruyera otro tanque más (un Panther Mark V) con dos disparos, y obligara a un Panzer IV a rendirse.

Existen varios argumentos que desmontan el mítico duelo:

El 21 de abril de 1945 todos los King Tigers estaban conteniendo a los soviéticos en el Este y desplegados en el área de Berlín. Ninguna compañía de tanques pesados, que era donde eran enviados los Tigers a cuentagotas, estaba desplegada en la zona. La compañía más cercana (SS 502) se encontraba a 70 kilómetros de distancia.

No existen pruebas fotográficas del incidente de Dessau. Teniendo en cuenta que hubiese sido un arma propagandística enorme para demostrar a los soviéticos que Estados Unidos tenía un tanque poderoso disponible, nunca se confirmó gráficamente el duelo. Ni siquiera en los anales de la Tercera División Acorazada aparece registrado.

Para los norteamericanos y su “tigerfobia” todo blindado de características desconocidas que tenían en el punto de mira era inmediatamente un Tiger. Los teóricos militares calculaban que un Tiger podía destruir 5 shermans (el tanque medio básico de EE.UU) por cada baja propia. La tasa era incluso mayor.

panzer iv interior

Interior de un Pz IV. La munición se almacenaba debajo de la torreta, al contrario que en los Panther y tanques Tiger, que la guardaban en los laterales.

Los alemanes, a pesar de su escasez de efectivos cualificados a esas alturas de la contienda, solo entregaban sus Tigers II a las tripulaciones más experimentadas. Es difícil de creer que un artillero veterano fallara su primer disparo a tan corta distancia.

Los Tiger II no amontonaban munición debajo de la torreta, que fue lo que hizo explotar el tanque, pero los PzIV sí. Steven Zaloga, uno de los expertos en tanques más reputados de la actualidad, cree que el Tiger al que se enfrentó el Super Pershing en Dessau era un simple Panzer IV, de características muy inferiores al prototipo norteamericano.

En resumen, este mito perpetuado en la Red para glorificar el duelo entre el blindado más raro de Estados Unidos y el tanque más poderoso de la Alemania nazi no es más que un cuento de hadas que hace las delicias de los aficionados amateurs, que han sacado fuera de contexto la historia del artillero Irving y la han embellecido con sus fantasías.

 

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

La captura del Tiger 131, el tanque invencible de la película “Fury”

Tiger 131 apresado en Túnez, abril de 1943

El Tiger 131 fue el primero de su tipo que capturaron los Aliados, ocurrió en Túnez el 21 de abril de 1943.

 

Wardaddy es un capitán de carro norteamericano al que da vida Brad Pitt en la película Fury. Tras “empezar matando alemanes en África” y finiquitandolos en Alemania, el curtido veterano debe apretar los dientes al divisar de lejos a un todopoderoso tanque Tiger. Sabe que en unos minutos la mayoría de los veinte hombres de su pelotón de cuatro shermans habrá muerto. Aún así les ordena arremeter contra la Bestia de 54 toneladas. Esta carga suicida es la guinda de Corazones de acero (Fury).

Tanks-Fury

El Alto Mando estadounidense calculaba que un Tiger valía como 5 shermans. En realidad el promedio era de 5,74.

Ese tanque enemigo, y co-protagonista del largometraje, es el afamado Tiger 131, que tiene el honor de ser el primer Panzer VI capturado por los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Tras ser completado en Kassel, fue destinado a Túnez como refuerzo vano para el Afrikakorps de Rommel a principios de 1943. Encuadrado en el 504 batallón de tanques pesados, fue noqueado por disparos certeros de tanques Churchill británicos. Capturado y paseado como botín en un desfile por Downing Street, acabó como pieza de museo en el museo de Bovintong, tras ser minuciosamente analizado por ingenieros ingleses. Hoy es el único de su tipo en funcionamiento y debido a su antigüedad su motor solo ruge una vez al año, captando todos los focos (el próximo Tiger Day será el 2 de mayo de 2015).

Pero antes de actor fue asesino. En la colina tunecina de Djebel Djaffa opuso fuego de 88mm ante sendos escuadrones de tanques Churchill del 48th Royal Tank Regiment que le embestían (con nervios de acero y en la vida real); volatilizando uno y reduciendo a pulpa calcinada a sus ocupantes e inutilizando otro.

Sin arredrarse, los carros ingleses del cuarto escuadrón hicieron fuego en movimiento, y el Tigre recibió el impacto de tres proyectiles. Un disparo afortunado golpeó el cañón, rebotando en la torreta, dañando su tracción, hiriendo al conductor y artillero delantero y destruyendo la radio. Un segundo disparo dio en el cáncamo de la torreta, desactivando el mecanismo de elevación del cañón. El tercer disparo golpeó la escotilla del cargador, rebotando fragmentos en la torreta. Sorprende la pericia de los tanquistas britanicos, que con sudor frío y flema, realizaron esos disparos en marcha contra un objetivo que les apuntaba placer.

tiger 131 capturado

El Tiger 131 recién capturado en la colina de Djebel Djaffa. 21 de abril de 1943.

Peter Gudgin tuvo una inmensa suerte ese 21 de abril de 1943. Su tanque marchaba justo detrás del primer blanco del Tiger. Mientras avanzaban hacia Djebel Djaffa, el Churchill que le precedía”estalló en una tremenda explosión”. Sin tiempo para localizar la amenaza, un segundo proyectil traspasó limpiamente la parte frontal de su carro. Gudgin y su tripulación abandonaron el tanque bajo intenso fuego de ametralladora. A cubierto vio como los restantes vehículos del escuadrón ponían fuera de combate al hiperbólico ingenio.

El Tiger, tras los devastadores golpes, fue abandonado por los germanos, y de ellos nunca más se supo. Contravinieron deshonrosamente la orden personal de Hitler de no dejar los carros averiados al enemigo, siendo obligado destruirlos en caso de huida. El Fuhrer intuía, como así fue, que los Aliados deseaban capturar uno intacto para analizar los puntos débiles y las características de esta nueva arma secreta. Douglas Lidderdale era uno de los hombres a los que Winston Churchill hizo participe de la misión. Arribó a las montañas del Atlas justo después de la hazaña del 48th Royal Tank Regiment para asegurar el trofeo, y no “frente a saboteadores, sino para proteger el Tiger 131 de los cazadores de souvenirs”.

lidderdale tiger 131

Lidderdale, en el centro, posa junto al monstruo que Churchill le ordenó asegurar.

Más tarde, por una carambola del destino, Peter Gudgin es enviado a Inglaterra a recuperarse de sus heridas en las manos y destinado al School of Tank Technology de Choblam. Hasta allí llegó el Tigre también, y Gudgin analizó las caracteristicas del Monstruo sin rencor y “orgulloso” de haber sobrevivido al día del Tigre.

Después de la guerra el Panzer VI fascinó a Hollywood, que siempre cuenta con él para sus blockbusters, a pesar de que solo se construyeran 1300 y la mayoría fueran destinados al frente oriental. Es la historia de David y Goliat pero en vez de piedras con proyectiles perforantes; enfrentado a los ligeramente blindados sherman de EEUU, Gran Bretaña y Canadá con un todopoderoso Tiger I.

“Las experiencias de los GIs en Europa han creado la mitología entorno a la invencibilidad del Tiger” comenta Steven J. Zaloga, autor de docenas de libros de estrategia y de tanques. “El tanque Tiger ha pasado a la memoria colectiva“. Notable por sus realistas escenas, Fury muestra la primera apariencia en la gran pantalla del único tanque Tiger en funcionamiento, guardado en el museo de Bovintong.

Y aunque el rugido invencible del Tiger paraliza el corazón y vacía los intestinos del más pintado, al final las premisas para ganar batallas de tanques son: cantidad, cantidad y cantidad. Los Aliados sopesaron que no merecía prepararse especialmente para hacerles frente ya que serían poco numerosos. Solo al final de la guerra Estados Unidos contó con un carro pesado a la altura de las circunstancias, el Pershing, mientras que Gran Bretaña no completó el Centurion a tiempo. Las estadísticas son claras, un tanque Tiger valía como 5,74 shermans. Brad Pitt se salva en Fury por ser el prota.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com