War Thunder, el videojuego de la SGM que arrasa la Red

wawwr

Tanques T-34 soviéticos apoyados por aviones se lanzan en una cabalgada infernal contra las posiciones germanas.

 

War Thunder es un videojuego “free to play” de aviones y tanques online ambientado en la Segunda Guerra Mundial. El simulador desarrollado por Gaijin Entertaiment para PC y PlayStation 4 hace gala de realismo, aerodinámica y un arsenal de más de 350 aviones

No es posible domeñar los entresijos del combate aéreo leyendo solo las hazañas de los viejos ases de la última gran guerra: Galland, Mölders o Hartmann. Solo el sufrir fuerzas G pugnando por despegarte del asiento y amenazando con amputar las alas de tu ataúd volante da lecciones útiles. Que un rival te gane la cola y pique ametrallandote sin piedad es otra situación a evitar (será lo último que veas por otra parte). Estas lecciones aprendidas por la vía dolorosa no son nada nuevo bajo el sol, pero War Thunder es un simulador potente a la hora de compaginar diversión frenética y un conocimiento enciclopédico de los aviones del periodo (aerodinámica, armamento o velocidad). Su curva de aprendizaje no es elevada, permitiendo el paso de presa a cazador inmisericorde en unas cuantas horas (from zero to hero).

El juego contiene cientos de aviones, vehículos acorazados y tanques comprendidos cronológicamente desde la Guerra Civil Española a la Guerra de Corea. El jugador tiene a su disposición 350 aeroplanos de los principales bandos implicados: Alemania, Estados Unidos, La Unión Soviética, Japón y Gran Bretaña. A los que se van añadiendo nuevos vehículos de forma periódica.

warth

Espectacular tráiler promocional de War Thunder. PINCHA PARA VER.

 

La mayoría de los mapas están directa o indirectamente basados en terrenos históricos como Stalingrado, Peleliu o el Mar del Coral. Estos entornos gigantescos de 65 kmx 65 km hasta 200 km cuadrados se expandirán en el futuro. Nuestra tripulación podrá poner a prueba su pericia en tres modos de juego. El más asequible y con menor curva de aprendizaje es el modo Arcade. En él los dos equipos de 16 personas de similar nivel (computado por algoritmos online) compiten contra sus enemigos aéreos o terrestres mientras deben completar objetivos como asegurar una aeródromo en mitad del escenario o destruir los vehículos de tierra contrarios. El daño y la física están simplificados, los aviones son controlables con facilidad y no es necesario repostar munición.

spitfire contra bf 109 emil

Un BF 109 “Emil” alemán paga el precio final contra un más maniobrable spitfire británico.

En las batallas realistas es difícil apuntar a distancia, y es clave anticiparse al movimiento del aparato enemigo sin indicadores automáticos de donde apuntar, como en el modo arcade. Las fuerzas G pueden noquear al piloto dejandolo inconsciente. En las batallas de simulador el realismo va más allá y solo dispondremos de la vista en primera persona.

Otro de los puntos fuertes del videojuego es la constante actualización mediante parches, que ofrecen jugosos ingenios, muchos de ellos experimentales o que no salieron del plano. Como muestra un botón; Big Guns, añade serigrafias con las que personalizan nuestros tanques y aviones, binoculares para el comandante del blindado, recompensas diarias solo por abrir el menú de juego y deformaciones de terreno producidas por los impactos de proyectiles.

reichstag

Video-presentación de los 3 mapas introducidos en Weapons of Victory. PINCHA PARA VER.

 

Otra actualización reciente es Weapons of Victory, para conmemorar el 70 aniversario del fin de la contienda. Se suman al inventario 40 nuevos vehículos y 3 mapas nuevos, siendo el eje principal el Desembarco en Normandía, y como guinda del pastel los tenebrosos combates del bosque de Hürtgen o las ruinas del Reichstag.

A corto plazo se descarta añadir infantería para no tener que subir el rating de edad el juego (el sistema PEGI), pero los horizontes se expanden más allá de la SGM, hasta la Guerra de Corea e incluso ya ruedan los primeros aviones de la fuerza aérea israelí, creada en 1948.

A pesar de las limitaciones que impone diseñar un juego gratuito masivo en el que hay que congraciarse con todo tipo de público, se nota el esfuerzo por dotar de realismo al simulador, a diferencia de su competidor World of Tanks, ofreciendo una experiencia más equilibrada entre dosis de acción sin freno y una experiencia que satisface a los puristas.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Los tanques esféricos de Stalin

ball

En 1942, en plena ofensiva alemana contra la Unión Soviética, el ingeniero ruso Mokrousov propuso el diseño de un gigantesco tanque redondo. Un arma secreta de 500 toneladas, 10 metros de altura e invulnerable al fuego enemigo.

Los tanques redondos fueron una de las ideas más descabelladas de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. El diseñador de tanques Mokrousov propuso en 1942 un tanque esférico invulnerable a los cañones enemigos y capaz de aniquilar las líneas rivales. Sin embargo el artilugio nunca salió del plano y su creador cayó en desgracia cuando sus huesos dieron a parar a un gulag.

El “protivotank”, cazatanques en ruso, del ingeniero de Kharkov jamás se construyó. El legado de la gargantúa de metal pertenece a la ciencia ficción. Nada más mostrar los planos de su aberración tecnológica fue enviado a un gulag, sin que se sepa si tuvo que ver su ingeniería poco ortodoxa en ello.

Comparativa entre el tamaño del protivotank y un tanque convencional.

Comparativa entre el tamaño del protivotank y un tanque convencional.

El vehículo fue diseñado como un tanque pesado, con la función especifica de inutilizar búnkeres y casamatas, así como blindados medios y pesados, romper las líneas enemigas y alcanzar objetivos sensibles de retaguardia, como depósitos de municiones. Su forma esférica deflectaría proyectiles, mientras que sus dos cañones de 155 mm, ocho ametralladoras coaxiales y dos cañones antiaéreos harían añicos cualquier oposición.

El tanque de forma redonda estaría dividido en tres segmentos. La zona central desplazaría al monstruo como una oruga y en su interior habría un cilindro con el motor. Es en los laterales donde encontramos el armamento pesado. Pese a su peso de 500 toneladas y 10 metros de altura sería muy manejable e inmune a ataques a la par que veloz (90 km/h)

Para propulsar el vehículo se necesitarían dos motores de gasolina de 1000 hp refrigerados por agua instalados en el segmento central, así como un pequeño motor de gasolina encargado de generar electricidad. Los dos mecanismos tenían que estar sincronizados. Todas estas dificultades tecnicas, inalcanzables para la época, acabaron con la idea en el cubo de basura de la historia.

Una revista posterior a la Gran Guerra ya especulaba con un diseño parecido.

Una revista posterior a la Gran Guerra ya especulaba con un diseño parecido.

Estaría tripulado por 8 personas: conductor, mecánico, cuatro encargados de ametralladora y dos de los cañones principales. El armamento, instalado en los flancos del vehículo, podría ser apuntado al unisono contra un mismo objetivo.

El diseño de tanques redondos no es exclusivo de la imaginación soviética, sino que rondó por la cabeza de los diseñadores de armamento del periodo de entreguerras. El Kugelpanzer, tanque esférico en alemán, fue un blindado circular planteado por los nazis como vehículo de exploración, de menor tamaño del protivotank y sin tantas pretensiones. A diferencia del diseño ruso, de este se llegó a ensamblar un ejemplar que luce orgulloso como botín de guerra en el museo de Kubinka, cerca de Moscú. Lo sorprendente radica en que el vehículo ligero fue enviado a Japón, como arma secreta cedida, y fue capturado por los soviéticos en Manchuria.

El kugelpanzer apresado en Manchuria.

El kugelpanzer apresado en Manchuria.

El Kugelpanzer se asemeja poderosamente al tanque alemán de la Gran Guerra encargado por el Ministerio de Guerra germano en 1916, cuando todavía no se sabía que forma debía tener un tanque. El diseño de carro, el Treffas-Wagen, concebido con dos “grandes ruedas” se finalizó en febrero de 1917. Solo se completó un prototipo de 18 toneladas y un gran cañón central de 20 mm. Al final le ganó la partida el A7V, de diseño más convencional.

Si Mokrousov se alzara de su tumba se sorprendería al comprobar que es en la ciencia ficción donde su idea ha fructificado. Muchos drones tienen forma ovoide: los de Oblivion o numerosos ejemplos en la Guerra de las Galaxias. No son tanques, pero especulan con el poder deflectante de una estructura curva.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

 

Rising Storm, muere por el Emperador de Japón

rising storm peloton marines iwo jima

Tripwire Interactive vuelve a la carga dos años después de estrenar Red Orchestra 2: Heroes of Stalingrad, y lo hace con Rising Storm, un shooter táctico multijugador en primera persona que enfrenta al Cuerpo de Marines norteamericano con el Ejército Imperial de Japón por la supremacía en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Se vienen a la cabeza parajes míticos de ese teatro de operaciones que, una vez pasado el frenesí por el Frente occidental y oriental, ha mostrado el séptimo arte en Banderas de nuestros padres o The Pacific: Guadalcanal, Iwo Jima, Peleliu, Saipan o el río Hanto. Todas las localizaciones han sido recreadas con minuciosidad por los diseñadores. Visualmente la ambientación es perfecta, la balística de las armas es un calco de la maquinaria bélica de los años cuarenta y las voces niponas crean la tensión previa a una suicida carga Banzai!.

carga japonesa

Un oficial japonés se abalanza sobre un marine estadounidense en el río Hanto.

El videojuego destaca por su crudo realismo y por su ritmo no frenético que premia la paciencia y la reflexión; una bala lejana que haga carne es sinónimo de cadáver efectivo, las explosiones cercanas pueden inutilizar al incauto durante unos segundos, los suficientes para ser rematado a punta de bayoneta o cortado en dos por una katana. Rising Storm enfatiza la táctica, y eso es algo que se aprende por la vía dolorosa: uno vence trabajando en equipo y aprovechando cada desnivel y cobertura donde desenfilar el enjuto cuerpo.

Esto logra una inmersión desconocida hasta la fecha. No se teme por la vida, como es lógico, pero la paciencia, aderezada con momentos épicos, engrasa al jugador hasta convertirlo en un soldado eficaz. Nada hay más grato que conquistar un último reducto y leer u oír un escueto “good job” de camaradas complacidos.

rising storm lanzallamas iwo jima

Temido por los soldados japoneses, un operario de lanzallamas achicharra a los ocupantes de un búnker.

Cada integrante del equipo tiene su rol. El comandante otea con los prismáticos estableciendo las coordenadas de artillería, ordena el objetivo a atacar y pide reconocimiento aéreo. Los lideres de pelotón van armados hasta los dientes con metralletas Nambu o subfusiles Thompson y guían a sus hombres entre cortinas de humo. Los fusileros, la fiel infantería, ocupa el terreno y hace fuego graneado a media-larga distancia, mientras que los soldados de asalto barren las trincheras y edificios de fuerzas hostiles.

Existen otros roles específicos vitales: el francotirador que se ceba en aquellos que asoman el casco, el temible operario de lanzallamas, imprescindible para despejar las casamatas niponas y, para compensar, el arma más temida por los marines norteamericanos: el mortero de rodilla japonés. Utilizado con tiento puede diezmar a las oleadas que desembarcan en las playas. El primer disparo lo guía el ojo y la experiencia, los siguientes, rectificados, barren de vida la zona deseada. No es raro que los oficiales exijan el apoyo de los servidores de mortero ligero en zonas conflictivas.

rising storm+red orchestra

Rising Storm: 19,90 $ a través de Steam.

Como pasa en combate, donde el “fuego amigo” no lo es tanto, es difícil identificar a los enemigos entre el denso follaje selvático del Pacifico sur. Hay que guiarse por métodos visuales más sutiles para discernir si ese bulto en movimiento a 200 metros es hostil. Sirve consultar el mapa y prestar atención a la dirección de avance de tus compañeros, a la distintiva forma de moverse del infante americano del japonés y a ligeras diferencias en el uniforme.

Para muestra un botón; recuerdo haber dudado varios segundos al ver asomar un pie por debajo de un jeep volcado, solo se veía la punta de una bota. Finalmente cebé una granada y la arrojé, e hice bien. El susodicho llevaba polainas, indumentaria característica del uniforme estadounidense.

En definitiva, Rising Storm ofrece batallas de hasta 64 jugadores en mapas cuidados al detalle y de gran tamaño, pero bien equilibrados. Destacan las playas volcánicas de Iwo Jima con el monte Suribachi presidiendolas. Imprescindible presenciar una carga Banzai! en todo su esplendor, algo que aumenta las pulsaciones y seguro, doy fé, libera adrenalina. Larga vida al Emperador.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Los samurais que lucharon contra los nazis

nisei calibre 30

Dos niseis manejan una ametralladora del calibre 0.30.

Los niseis son los japoneses de segunda generación nacidos en un país extranjero. Al estallar la Segunda Guerra Mundial había un gran numero de estos descendientes no directos en Estados Unidos. Cuando Japón bombardeó Pearl Harbor, y declaró la guerra a Norteamérica, los niseis fueron internados en campos de concentración. Fueron catalogados como “enemigos extranjeros”, solo por ser de raza nipona. Para probar su lealtad muchos se alistaron en el Regimiento 442, logrando ser la unidad más condecorada de la historia de EE.UU.

Hubo que esperar 70 años para que el mismo gobierno que los despreció les concediera la condecoración colectiva más prestigiosa: La Medalla de Honor del Congreso Americano.

Daniel Inouye, que perdió el brazo derecho luchando con el 442nd Regimental Combat Team en Italia, ve este reconocimiento como un modo de contar a las nuevas generaciones lo que sucedió.

“Para la gente más joven hablar de la Segunda Guerra mundial es como remontarse a la Antigüedad”, dice Inouye. “Tenemos que recordar que hay muchos jóvenes que no han sido expuestos a la historia”.

El Congreso otorgó el año pasado la medalla colectivamente a aquellos hombres que sirvieron en unidades segregadas de japoneses-americanos: el 100 batallón de infantería- apodado el Batallón del Corazón Purpura por la alta tasa de bajas que sufrió-, el 442 Regimental Combat Team y al Military Inteligence Service. Era raro que sirvieran en otras ramas del ejército.

El 442nd, que absorbió al 100th de infantería durante la guerra, es la unidad más laureada de la historia de Estados Unidos por su tamaño y duración de servicio.

442 nd

El 442nd entra en combate en los bosques de Italia.

Lingüistas del Military Inteligence Service prestaron servicio en el Pacífico, interrogando a prisioneros japoneses y descifrando mapas, diarios y documentos. A los nisei no se les permitió alistarse en un principio, acorde con su estatus de “enemigo”; pero en 1943 el gobierno decidió permitir el enganche de algunos voluntarios.

El Ejército instó a 1.500 a que dieran un paso adelante; más de 10.000 lo hicieron. El profesor Yanamura alentó a sus alumnos de 18 años a alistarse en masa para probar su lealtad.Entre ellos estaba Daniel Inouye. “Llegué a casa y hablé con mi padre. Me respondió lo mismo que el maestro: “Debes presentarte voluntario, sin ninguna duda”. Primero se unió al 442nd pero luego le trasladaron al Pacífico, al servicio de inteligencia, tras comprobar sus altas capacidades lingüísticas.

Le fue concedida la estrella de bronce por conseguir la rendición de 1.500 civiles y 150 soldados en el pueblo de Maehira en la batalla de Okinawa.

Nunca habló demasiado de sus acciones, creyendo modestamente que no se merecía la misma medalla entregada a George Washintong y a otros héroes, pero acabó aceptando el galardón como un reconocimiento a aquellos hombres que arriesgaron su vida a pesar de que sus familias estaban recluidas en campos de concentración.

Nacidos en tierras lejanas, despreciados por sus compatriotas, estos descendientes de los samurais del Sol Naciente demostraron ser ciudadanos leales de su país de acogida.

Carlos de Lorenzo

C.d.lorenz@hotmail.com