Los tanques esféricos de Stalin

ball

En 1942, en plena ofensiva alemana contra la Unión Soviética, el ingeniero ruso Mokrousov propuso el diseño de un gigantesco tanque redondo. Un arma secreta de 500 toneladas, 10 metros de altura e invulnerable al fuego enemigo.

Los tanques redondos fueron una de las ideas más descabelladas de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. El diseñador de tanques Mokrousov propuso en 1942 un tanque esférico invulnerable a los cañones enemigos y capaz de aniquilar las líneas rivales. Sin embargo el artilugio nunca salió del plano y su creador cayó en desgracia cuando sus huesos dieron a parar a un gulag.

El “protivotank”, cazatanques en ruso, del ingeniero de Kharkov jamás se construyó. El legado de la gargantúa de metal pertenece a la ciencia ficción. Nada más mostrar los planos de su aberración tecnológica fue enviado a un gulag, sin que se sepa si tuvo que ver su ingeniería poco ortodoxa en ello.

Comparativa entre el tamaño del protivotank y un tanque convencional.

Comparativa entre el tamaño del protivotank y un tanque convencional.

El vehículo fue diseñado como un tanque pesado, con la función especifica de inutilizar búnkeres y casamatas, así como blindados medios y pesados, romper las líneas enemigas y alcanzar objetivos sensibles de retaguardia, como depósitos de municiones. Su forma esférica deflectaría proyectiles, mientras que sus dos cañones de 155 mm, ocho ametralladoras coaxiales y dos cañones antiaéreos harían añicos cualquier oposición.

El tanque de forma redonda estaría dividido en tres segmentos. La zona central desplazaría al monstruo como una oruga y en su interior habría un cilindro con el motor. Es en los laterales donde encontramos el armamento pesado. Pese a su peso de 500 toneladas y 10 metros de altura sería muy manejable e inmune a ataques a la par que veloz (90 km/h)

Para propulsar el vehículo se necesitarían dos motores de gasolina de 1000 hp refrigerados por agua instalados en el segmento central, así como un pequeño motor de gasolina encargado de generar electricidad. Los dos mecanismos tenían que estar sincronizados. Todas estas dificultades tecnicas, inalcanzables para la época, acabaron con la idea en el cubo de basura de la historia.

Una revista posterior a la Gran Guerra ya especulaba con un diseño parecido.

Una revista posterior a la Gran Guerra ya especulaba con un diseño parecido.

Estaría tripulado por 8 personas: conductor, mecánico, cuatro encargados de ametralladora y dos de los cañones principales. El armamento, instalado en los flancos del vehículo, podría ser apuntado al unisono contra un mismo objetivo.

El diseño de tanques redondos no es exclusivo de la imaginación soviética, sino que rondó por la cabeza de los diseñadores de armamento del periodo de entreguerras. El Kugelpanzer, tanque esférico en alemán, fue un blindado circular planteado por los nazis como vehículo de exploración, de menor tamaño del protivotank y sin tantas pretensiones. A diferencia del diseño ruso, de este se llegó a ensamblar un ejemplar que luce orgulloso como botín de guerra en el museo de Kubinka, cerca de Moscú. Lo sorprendente radica en que el vehículo ligero fue enviado a Japón, como arma secreta cedida, y fue capturado por los soviéticos en Manchuria.

El kugelpanzer apresado en Manchuria.

El kugelpanzer apresado en Manchuria.

El Kugelpanzer se asemeja poderosamente al tanque alemán de la Gran Guerra encargado por el Ministerio de Guerra germano en 1916, cuando todavía no se sabía que forma debía tener un tanque. El diseño de carro, el Treffas-Wagen, concebido con dos “grandes ruedas” se finalizó en febrero de 1917. Solo se completó un prototipo de 18 toneladas y un gran cañón central de 20 mm. Al final le ganó la partida el A7V, de diseño más convencional.

Si Mokrousov se alzara de su tumba se sorprendería al comprobar que es en la ciencia ficción donde su idea ha fructificado. Muchos drones tienen forma ovoide: los de Oblivion o numerosos ejemplos en la Guerra de las Galaxias. No son tanques, pero especulan con el poder deflectante de una estructura curva.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

 

Unsere Mütter, Unsere Väter: el hermanos de sangre alemán

nuestras madres nuestros padres fusilamiento Los soldados alemanes no lucharon por mamá y por la tarta de manzana durante la Segunda Guerra Mundial; combatieron por cuestiones ideológicas y raciales, cometieron excesos y tropelías, aunque derrocharon valor infinito. Unsere Mütter, unsere väter (nuestras madres, nuestros padres) es una serie de la televisión pública alemana que evoca poderosamente a Hermanos de Sangre, pero en vez de seguir a una compañía del ejército norteamericano narra la vida de cinco amigos arrastrados a la vorágine de una Europa en llamas.

hermanos hijos del tercer reich

Wilhelm y Friedhelm Winter, dos hermanos arrastrados a la vorágine del frente ruso.

La serie se vertebra alrededor de cinco veinteañeros, tres chicos y dos chicas, que se despiden en una taberna de sus noches de inocencia. Los hermanos Winter son llamados a filas por la Wehrmatch y enviados al Frente del Este. A ellos les seguirá una enfermera enamorada de Wilhelm, el mayor de los dos y oficial de la División Windhund. Charlotte es destinada a labores de retaguardia donde cumplirá su deber con fanatismo a pesar de su buen corazón. El elenco lo completa una cantante aspirante a ser la nueva Marlene Dietrich y su amante, un sastre judío, al que Greta intenta poner a salvo acostándose con un despiadado oficial de la Gestapo.

Como todos los soldados de todas las guerras, los amigos se despiden brindando y prometiéndose que antes de Navidad todo habrá acabado. El avance relámpago pronto es frenado por el invierno ruso y los tanques de Stalin. Los carteles que indican la distancia de Moscú dejan de acercarse a la capital bolchevique y retornan al Reich. Serán cuatro años (1941-1945) en los que los protagonistas pierden la inocencia y cometen crímenes de sangre. No en vano la serie se ha titulado en España, con poca originalidad, Hijos del Tercer Reich.

resistencia polaca

La serie ha sido duramente criticada en Polonia por plasmar a la resistencia polaca como antisemita.

El drama televisivo se divide en tres capítulos de hora y media de duración en los que la violencia es explícita y la crítica alcanza no solo al alemán medio, carcomido por los fantasmas del pasado, sino a la antijudía resistencia polaca  y a los libertadores Aliados. Aún así ha sido calificada como un hito en la televisión pública alemana, ganando el pasado 14 de septiembre el premio a al mejor serie de ficción europea en el festival francés de La Rochelle. En Alemania alcanzó un share de 7 millones de espectadores, y en Gran Bretaña ha sido emitida por BBC 2, siendo la primera serie extranjera en salir en antena desde 2001.

Al contrario que en Hermanos de sangre, producida por Steven Spielberg y Tom Hanks, la serie está basada en personajes ficticios. No se llega a simpatizar con los protagonistas, pero la crueldad del frente ruso y los estímulos negativos de su entorno provocan que nos situemos incomodamente en su piel, que descendamos a nivel de trinchera y le veamos el verdadero rostro a la guerra. La miniserie preserva mejor su realismo en versión original subtitulada, una moda que está empezando a calar en un país cantera de dobladores como es España.

charlotte generation war

Charlotte es una joven enfermera que cumplirá su labor con fanática devoción. ¿Se arrepentirá de sus acciones?.

A pesar de su éxito en Alemania, la serie ha despertado duras críticas por plasmar a la resistencia polaca, la Armia Krajowa, como una chusma sin compasión y con afán de eliminar nazis y judíos por igual. El embajador polaco Jerzy Marganski expresó sus protestas en una carta a la cadena pública ZDF. Tanto disgusto ha generado que en Polonia se ha creado un proyecto de internet llamado “tus padres, tus madres” para que la serie no se emitiera en la televisión de ese país. Aún así batió récord de audiencia, como toda propuesta valiente y polemica, y cabe destacar el buen trabajo del plantel de actores.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Solo temían que el cielo les cayera encima: División Carlomagno

ruinas berlin

Llámese élan, llámese esprit de korps, quizás solo eran fanáticos peregrinando en cruzada contra el bolchevismo; libertadores de Europa o traidores con uniforme feldgrau. Lo cierto es que los franceses de la División Carlomagno perecieron hasta el último hombre en la batalla de Berlín. Fueron la postrera remesa de soldados en penetrar en la ciudad cercada por el Ruso y que, reducidos a un puñado, sucumbieron a unos metros del búnker de Hitler. Solo temían que el cielo les cayera encima.

emblema carlomagno

Escarapela de la Carlomagno y enseña nacional.

Oficialmente denominada 3. Waffen-Grenadier-Division der SS “Charlemagne” y formada por una mescolanza de unidades, la Carlomagno se compuso en su cenit de 7.300 miembros procedentes de la Legión de Voluntarios Franceses (LFV), infantería naval de la Kriegsmarine, personal del NSKK (National Socialist Motor Korps), mano de obra de la Organización Todt y colaboracionistas de la Milice francesa, el elemento más sanguinario, represor de la Resistencia en suelo francés. Su nombre y su escudo de armas evocan al emperador Carlomagno, que unió a francos y alemanes bajo una misma autoridad.

Sorprende su tardía fecha de creación: septiembre de 1944, con los Aliados bebiendo champán en París desde agosto. El Reichführer Heinrich Himmler rebañaba para sus Waffen SS el escaso potencial humano disponible y puso bajo su égida a todo hombre dispuesto a defender Europa contra el comunismo, renunciando a sus estrictas normas raciales. Himmler se cuidó de lanzarlos contra sus compatriotas galos y los asignó a un Frente del Este desmoronándose bajo la presión de 2 millones y medio de rusos, frente a los que la Wehrmacht pudo interponer medio millón escaso de soldados.

1289991367

Los rusos tuvieron que pagar el precio de tomar cada casa.

Solo un tercio de los divisionarios tenía valor combativo. Los veteranos supervivientes de la LFV destacaban en la crudelísima lucha antipartisana, labor que habían llevado a cabo con eficiencia en Bielorrusia y los pantanos de Pripiat. Otro núcleo de probado arrojo eran los remanentes de la 8th Volunteer Sturmbrigade France que se hicieron famosos por frenar a los soviéticos con un feroz ataque a bayoneta en Galitzia, en Polonia, a despecho de sus vidas.

En su desesperada retirada a través de Polonia y Prusia Oriental tuvieron que batirse con el 1º Frente Bieloruso. El 3 de marzo de 1945 fueron diezmados en el pueblo de Körlin, y se dividieron en 3 kampfgruppes para evadir el embolsamiento. Únicamente los 700 hombres de Gustav Krukenberg lograron escapar. Un puñado de ellos, 300 jenízaros irredentos, le siguió para perecer en la capital del Reich.

uniforme charlemagne

3. Waffen-Grenadier-Division der SS “Charlemagne”

El 23 de abril fueron reorganizados como el Sturmbatallion Charlemagne, retirándose ordenadamente hasta el centro de Berlín, sin dejar de batir a las columnas soviéticas. Ahí se fusionaron con la División Norland, compuesta por voluntarios daneses y noruegos, de la que quedaba el esqueleto. Krukenberg asumió el mando y atrincheró a sus hombres en el denominado Sector C. Esa noche, la del 25 de abril, fue tranquila y para estupefacción de los galos se oía fanfarria y risa, como si el eco lejano de la artillería no perturbara el humor negro berlinés. Tal vez valía la pena disfrutar de aquella última noche antes de que resonaran las trompetas de Jericó.

El día siguiente no fue tan festivo, la apisonadora rusa convergía sobre Berlín. Grupos de 80 hombres armados hasta los dientes y apoyados por tanques y cañones ocupaban barrio tras barrio. Los divisionarios de la Carlomagno se unieron a muchachos de las Juventudes Hitlerianas en un demencial juego del gato y el ratón para cazar a los carros bolcheviques. Con armamento ligero y panzerfausts hostigaban el avance rojo en Tempelhof.

Carlomagno

Retrato del emperador Carlomagno.

Parte del batallón, apoyado por tanques Tiger de la Hermann von Salza, contraatacó en el distrito de Neuköln, donde fueron emboscados y sufrieron fuego amigo. Con la mitad del regimiento fuera de combate, Krukenberg se retiró al ayuntamiento y, rebasado éste, instaló su cuartel general en la Opera. Un destacamento armado con panzerfaust y un sol0 nido de ametralladora consiguió destruir 14 blindados y retrasar a los soviéticos 48 horas a la altura del puente de Halensee.

Neukoln, Belle Alliance Platz, Wilhelmstrasse, Friedichstrasse: escenarios de una lucha sin cuartel en la que los soviets perdieron 62 tanques. La Carlomagno fue comandada in situ por Henri Joseph Fenet al que el Brigadeführer Mohnke, defensor del distrito gubernamental, condecoró con la Cruz de Caballero. Paulatinamente se les presionó contra la cancillería. El soldado Eugene Vaulot reclamó 6 tanques, sumados a los dos que puso fuera de combate en Neuköln. En una ceremonia subterránea Krukenberg le condecoró con la Cruz de Caballero. Vaulot no sobrevivió a los combates.

emboscada batalla de berlin

Los alemanes atacaban al primer y al último tanque de las columnas blindadas para embotellarlos y despanzurrarlos con los panzerfausts.

Entonces sobrevino el fin, a escasos metros del Führerbunker, el 2 de mayo. Los que no habían muerto o conseguido escapar fueron capturados, una treintena, y entregados posteriormente a las autoridades francesas, que los consideraban traidores. Nunca perdonaron que vistieran el uniforme del enemigo endémico de Francia. Posiblemente eran más patriotas que muchos oportunistas del Ejército de la Francia Libre y murieron con un Vive la France en los labios. Solo aceptaron el tabú que suponía servir en un ejército enemigo para luchar contra un mal aún mayor, según sus ideales, el Terror Rojo.

Muchos años después se pudo escuchar a un veterano de la Carlomagno en un entrevista; encanecido, venerable, hablaba con esta emoción de su último servicio en Berlín: “Las paredes, las casas, se derrumbaban. El fuego hacía el aire irrespirable y no sabíamos donde estábamos. No distinguíamos la noche del día. Nos abalanzamos a la nada. Sin esperanza. A la gran Nada. No nos preocupábamos por la muerte. No eramos nada. Solo continuábamos la lucha. Leales hasta el fin; el cielo cayó sobre nosotros”.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Estados Unidos encubrió la masacre de Katyn

masacre de katyn

En la primavera de 1940 la URSS líquidó a 22.000 oficiales polacos. EE.UU conocía estos hechos y los ocultó.

Estados Unidos desclasificó el 17 de septiembre unos documentos que corroboran algo ya intuido por los historiadores: El gobierno de Franklin D. Roosevelt sabía que la URSS ejecutó a 22.000 oficiales polacos en Katyn, en la primavera de 1940, y lo ocultó deliberadamente. Estados Unidos tapó el hecho para no incomodar a Stalin, su aliado durante la Segunda Guerra Mundial; y una vez en la Guerra Fría, para no dar explicaciones acerca de su silencio “necesario”. Katyn se convirtió durante décadas en sinónimo de Secreto de Estado. La Casa Blanca solo confirmó la autoría soviética con la asunción de Gorbachov, el dirigente de la URSS, de los hechos, en 1988.

Los documentos se componen de 1.000 páginas, y los expertos destacan su importancia. La evidencia más significativa del conocimiento de la matanza por la administración Roosevelt  son los informes de dos prisioneros norteamericanos  a los que los nazis trasladaron a la escena del crimen: el capitán Donald B. Stewart y el teniente coronel John H. Van Vliet.

donald steward john van vliet

El capitán Donald B. Stewart y el teniente coronel John H. Van Vliet.

Esto ocurrió en mayo de 1943, con el objetivo alemán de usar los testimonios de los prisioneros como propaganda, y crear una cuña entre los rusos y sus aliados occidentales.  Lo que vieron los estadounidenses en ese bosque de pinos les dejó sin aliento: encontraron fosas comunes entreabiertas en las que se apretaban miles de cuerpos momificados vestidos con uniformes polacos de buena hechura.

Ni el capitán Stewart ni Van Vliet creyeron a los nazis, a los que odiaban, pues habían experimentado en sus carnes toda la crueldad de ese régimen fánatico, y además los sovieticos eran sus aliados. A Stalin todavía se le conocía como el Uncle Joe, el Tío Joe.

Regresaron al campo de internamiento y tras meditar lo que habían visto, se convencieron de las pruebas demoledoras de la autoria soviética: los cuerpos se hallaban en avanzado estado de descomposición y era una area controlada por ellos antes de la invasión alemana de 1941. También tuvieron acceso a cartas y diarios polacos que exhumaron de las tumbas. Ninguna contenia una fecha superior a la primavera de 1940. Además la ropaestaba en considerable buen estado, lo que indicaba que esos hombres no vivieron mucho después de ser apresados.

katyn arte nazi

La propaganda nazi se sirvió de Katyn para deshumanizar a los sovieticos.

En realidad, el órgano estalinista responsable de la masacre fue la NKVD, la policía secreta soviética, que liquidó a 22.000 oficiales polacos de disparos a bocajarro en la nuca. El objetivo era borrar de un plumazo a la élite intelectual del país, personas que en su vida civil eran médicos, maestros o abogados. Los rusos veian en ellos a posibles opositores a la ocupación de Polonia Oriental.

Stewart testificó ante elCongreso en 1951, y de Van Vliet se sabe que escribió informes en 1945 (misteriosamente desaparecido) y en 1950. Ambos enviaron mensajes cifrados durante su cautiverio e informaron a la inteligencia militar de la culpabilidad de los comunistas.

En su comparecencía ante la Comisión Maden en 1951, Stewart testificó que “las reivindicaciones alemanas concernientes a Katyn son sustancialmente correctas en la opinión de Van Vliet y en la mia”. A Stewart se le ordenó que nunca más hablara de lo que vio en Katyn.

donald steward comision maden

El capitán Donald B. Stewart señala a la Comisión Maden el lugar de las fosas comúnes de Katyn.

Es a raíz de la detonación de la bomba atómica por parte de Rusia en 1949 cuando en Estados Unidos suena algo el nombre de Katyn, a pesar de que en Europa ya había caido el Telón de Acero. Es más; Winston Churchill ya había informado a Roosevelt en un detallado informe de las dudas que tenía acerca de “las excusas soviéticas acerca de su responsabilidad en la masacre”. La URSS intentó achacar la matanza de Katyn a los nazis durante los juicios de Nuremberg, pero ante la falta de pruebas la acusación no prosperó.

La valoración que en 1952 efectuó la Comisión Maden, declaró que no cabia duda alguna de la autoría bolchevique y la tildó de “uno de los crimenes internacionales más bárbaros en la historia del mundo”. Recomendó a su vez que el gobierno levantara cargos contra la URSS ante un tribunal internacional. La Casa Blanca mantuvo silencio, y no fue hasta los ultimos días de la hegemonia sovietica (1988) cuando Gorvachev admitió publicamente la masacre de Katyn, como un paso fundamental a normalizar las relaciones ruso-polacas.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Feldgendarme Heinz Heuer, el policía nazi más condecorado

KALINSKI_Bitwa_03

Abril de 1945. Seis millones de soldados soviéticos convergen sobre Berlín. Acciones de valor extraordinario para frenar a la apisonadora rusa ponen epílogo al Reich de “el millar de años”. Ésta es la historia de un hombre que destruyó 13 tanques y pudo eludir la muerte con un golpe de fortuna.

Era peligroso ser Feldgendarme en los últimos días del Tercer Reich. Los rusos, a las puertas de Berlín,  fusilaban inmediatamente  a todo el que llevara la gola de las unidades policiales al cuello. Escabrosas escenas que se repetían desde los años en Rusia, en los que las fuerzas de seguridad soviéticas, la NKVD, ejecutaban a los prisioneros alemanes trepanándoles la cabeza a martillazos con casquillos vacíos.

feldgendarme heinz heuer

Oberfeldwebel Heinz Heuer, 1945.

Esto hace más asombrosa, si cabe, la historia de Heinz Heuer. Ésta comienza un 16 de abril de 1945, cuando nuestro protagonista, experimentado Oberfeldwebel der  Feldgendarmerie, recibe una orden especial del general Krebs. Sobre su mesa había informes que hacían sospechar la presencia de un puesto de mando soviético en la zona. Heuer reunió a un pequeño Kampgruppe, grupo de combate, de 28 hombres y los armó hasta los dientes con fusiles de asalto, granadas de mano y lanzacohetes panzerfaust. Su misión era “despejar” el reducto ruso.

Marchando de noche, Heuer y sus granaderos avistaron una columna de 40 carros de combate soviéticos, que pasaron de largo. Localizaron el puesto de avanzada, pero estaba guarecido por centinelas rusos. Rápidamente degollaron a los comunistas y capturaron muchos mapas y documentación importante.

De regreso de la misión fueron sorprendidos por la columna acorazada y entablaron un feroz y desigual combate con las bestias de acero. Con proyectiles antitanque cebados a mano, lanzacohetes panzerfaust y valentia cuasi suicida, destruyeron 27  tanques. Heuer inutilizó en combate individual la escalofriante cifra de 13 tanques.

El general Krebs no cabía de gozo cuando se le informó del fulgurante éxito de la misión. El 22 de abril, y bajo la atenta mirada de los generales Burgdorf y Fegelein, impuso a Heuer la afamada Ritter Kreutz, la Cruz de Caballero, y le ascendió in situ a Leutnant der Feldgendarmerie.

El mensaje de Hitler que nunca llegó

close quarter combat oder

Combate cuerpo a cuerpo por las cabezas de puente del Oder.

Pero una tarea más le aguardaba al héroe: la entrega de un mensaje personal de Adolf Hitler al general SS Felix Steiner. Heuer se puso en marcha con una motocicleta, pero fue capturado por una avanzadilla soviética. Al más puro estilo de película de espías, el gendarme consiguió tragarse el mensaje. Los broncos rusos no estaban de humor para tomar prisioneros, así que le dieron una pala para que cavara su propia tumba. Como medida de gracia su verdugo le ofreció un ultimo cigarrillo al condenado. ¡Pero una barrera de artillería cogió a los rusos por sorpresa!, que se tendieron en el suelo para guarecerse de la metralla. Heuer consiguió escapar, más la guerra llegó a su fin y cayó de nuevo en cautividad soviética.

Estuvo primero en lo más recóndito de las estepas rusas en Chelyabinsk, en Siberia, y luego en un campo de castigo en Omsk. Pudo, por fin, conseguir la repatriación a Berlin, pero le arrestaron de nuevo. Con la ayuda de una enfermera se abrió paso a la zona occidental. Heuer, que ahora era un saco de huesos tras tantos años de privación, se convirtió en un respetable oficial de policía. Pero aquí no acaba la historia.

La masacre de Leisenwald

Muchos años después, vistiendo su uniforme de investigador, se acercó a los pueblos de Leisenwald y Waldensberg a indagar sobre la misteriosa muerte de su hermanastro. Éste pertenecía a la División Nord de las Waffen SS, una unidad irreductible que se negó a rendirse a los norteamericanos. Al final, miembros de la Nord y del Heer, el Ejército, salieron con los brazos en alto. Los estadounidenses alinearon a los hombres en dos filas. Ochenta bocas de fuego dispararon contra los ochenta prisioneros, que no recibieron clemencia. Muchos de los ejecutores eran Buffalo soldiers, soldados negros, atestiguarían los aldeanos años después.

Cuando se exhumaron las tumbas en 1961, los ejecutados presentaban orificios de bala en la cabeza. Sólo se pudo identificar un cadáver. Hoy se recuerda la Masacre de Malmedy, que perpetraron soldados de las SS en las Ardenas,  pero no hay que olvidar que los desmanes se cometieron en ambos bandos.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Stalingrado, el kessel infernal

rattenkrieg stalingrado

Durante seis agónicos meses, desde finales de junio de 1942 hasta principios de febrero de 1943 el mundo entero contuvo el aliento, atónito por la intensidad de la batalla más sangrienta de la historia. El infierno en la tierra estaba a orillas del Volga y se llamaba Stalingrado.

stalingrado franz eichhorst 1943

“Recuerdos de Stalingrado”, el cuadro favorito de Hitler idealiza la resistencia en el Kessel.

La ciudad, antaño Tsaritsyn, cambió el nombre en 1925 cuando un oscuro comandante georgiano llamado Iósif Vissariónovich Stalin la tomó en el marco de la revolución soviética. El mismo que en 1922 se convertiría en dictador de los designios de la URSS. Para Hitler la importancia de este asentamiento tenía poco que ver con la gran estrategia, su empeño era borrar del mapa la ciudad que llevaba el nombre de su odiado enemigo comunista. Creía que el golpe psicológico sería devastador para la moral rusa, aunque estratégicamente hubiese hecho más daño al Ejército Rojo con la toma de loscampos petrolíferos de Bakú.

Al mando de los 250.000 soldados del VI Ejército alemán estaba Friederich Paulus, un organizador que se encontraba más cómodo tras una mesa de despacho que en pleno frente. Este oficial impoluto, meticuloso y fumador empedernido, tenía unos informadores muy eficaces y fue una de las cabezas pensantes de la Operación Barbarroja. Pero Paulus nunca había dirigido una división ni un cuerpo de ejército. Fue el infarto de Von Reichenau lo que le catapultó a ese puesto, en el que cometió errores de novicio.

El éxito del ejército alemán, imbatido en todas sus contiendas hasta ese momento, radicaba en los principios de la guerra relámpago, la Blitzkrieg, efectuada siempre en campo abierto y que conseguía embolsar grandes formaciones enemigas. No estaba preparado para la lucha casa por casa y habitación por habitación que le planteó el general Chuikov. Este clásico comandante soviético de 42 años era producto de la guerra civil rusa y había ido ascendiendo por méritosLa guerra sucia que se libró en las callejuelas de Stalingrado se denominó Rattenkrieg (guerra de ratas).

Stalin dictaminó que los civiles permanecieran en la ciudad, para que los combatientes percibieran de forma tangible que luchaban por la Madre Patria y sus habitantes. Esto hizo más dañino el bombardeo de la Cuarta Fuerza Aérea alemana de Von Richtofen, que redujo Stalingrado a escombros, cobrándose 40.000 vidas. El primo del Barón Rojo había creado sin saberlo unos parapetos inexpugnables que fueron defendidos por la infantería rusa.

Nadie en el Panzerarmee alemán quería penetrar en las mortales calles. Pero, a costa de debilitar los flancos, Hitler conquistó a principios de noviembre el noventa por ciento de la ciudad. Los embates nazis llevaron a Chuikov al margen del rio, que helado su cauce en invierno permitía el flujo de suministros desde la orilla oriental.

Los alemanes no estaban, como el año anterior, preparados para el General Invierno, ni para los francotiradores ocultos que pronto se cebaron entre la oficialidad alemana y los enlaces de comunicaciones.

Al debilitar deliberadamente los flancos, Hitler había hecho justo lo que los soviéticos querían que hiciera. Stalingrado se convirtió en una trampa mortal cuando el ejército rojo rompió el frente sur rumano y el frente norte italiano en un movimiento de pinza de academia, cercando la ciudad. El 25 de noviembre, Von Paulus pidió permiso para replegarse, a lo que Hitler respondió renombrando Festung a Stalingrado, cuando más que una fortaleza era una madriguera indefendible.

prisionero aleman stalingrado

Solo 5.000 alemanes de los 90.000 que se rindieron volvieron a casa.

El comandante de la Luftwaffe,Hermann Goering, propuso el abastecimiento aéreo de la ciudad sitiada. Algo que era impracticable con los dos aeródromos de Gumrak y Pitomnik dentro del campo de la artillería rusa. Von Manstein no pudo romper el cerco durante la Operación Tormenta de Invierno, ni crear un pasillo por el que se retiraran los maltrechos restos del VI Ejército. Estos sobrevivían con 60 gramos de pan y 15 de azúcar, estaban infestados de piojos y muchos habían perdido miembros por la congelación. Más hambre había pasado la población civil de la ciudad ocupada, que había visto cómo un enemigo que los consideraba inferiores racialmente los deportaba y maltrataba.

El general Paulus prohibió el suicidio, la salida más efectiva para escapar de ese panorama dantesco. Los cañones solo podían efectuar un disparo de emergencia al día. Enloquecidos por el hambre resistieron hasta febrero, pues en nada les importaba ya si vivían o morían. El 30 de enero, Hitler nombró mariscal de campo a Paulus, con la idea de que nunca un mariscal de campo alemán se había rendido desde 1870. Su primera acción con el bastón de mariscal fue ordenar a sus tropas el cese de la lucha armada. De los 90.000 prisioneros que hicieron los rusos solo 5.000 regresaron a casa.

Incapaz de dar una visión objetiva de la tremenda derrota en la ciudad de Stalin, el Alto Mando Alemán hizo llegar a los soldados del frente ruso el ultimo mensaje de radio, recibido desde la fábrica de tractores de Barricadi: “Somos los últimos supervivientes.Llevamos cuatro días atrincherados entre las ruinas de la fabrica de tractores. No hemos comido en cuatro días. Acabo de abrir las ultimas municiones para mi automática, dentro de diez minutos los bolcheviques nos atacarán. Decidle a mi padre que he cumplido con mi deber y que sabré morir. Larga vida a Alemania. ¡Heil Hitler!”

Según el cálculo más alto, murieron o fueron heridos 350.000 soldados del Eje y más de un millón de soldados soviéticos y cerca de un millón de civiles rusos encontraron su fin. El ejército alemán no dejó de replegarse desde esa fecha hasta que perdió la guerra en 1945.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com