Mujeres guerreras vikingas

Ladgerda

Ladgerda, escudera y mujer de Ragnar Lodbrok en la serie Vikings.

La existencia de mujeres guerreras vikingas ha suscitado y suscita gran controversia (y en general de todos los pueblos de la antigüedad). Se las menciona en las sagas y leyendas, pero no en las crónicas europeas 

Algunos autores se han lanzado directamente a dar por hecho la presencia femenina (incluso masiva) en las guerras de la antigua Escandinavia y la era vikinga por la recurrencia del termino Skjaldmö, que hace referencia a las doncellas escuderas en las sagas. Este término aparece tanto en las sagas y leyendas escandinavas como en otros pueblos de origen germánico como los godos (también escandinavos en este caso), en los que a veces se le da tal relevancia que nos pueda llevar a imaginar una base real que sustenta el mito.

Para analizar esto y dar una respuesta lógica y basada en la materia y no en la idea preconcebida, es necesario establecer el contexto en el que puedan darse estas situaciones en las que las mujeres tomen las armas como un guerrero mas. Los hallazgos arqueológicos y el estudio de las culturas de la antigüedad nos indica la presencia de mujeres guerreras en culturas como la escita y demás pueblos esteparios, donde aparecen ajuares de mujeres guerreras en un porcentaje muy significativo de los enterramientos y cuyo contacto con el mundo helénico casi con total seguridad inspiró el mito de las amazonas (¿tal vez un paralelismo con el proceso germánico que da lugar a las Skjaldmö?).

mujer campesina vikinga

Ama de casa escandinava. El cometido de la mujer consistía en ser dueña del hogar, cuidar de prole, ayudar en los campos y alimentar a los animales.

Nos encontramos tanto en el caso de los escitas como en el de los godos y otras tribus germánicas en sociedades con muchos aspectos tribales en las que la división del trabajo (ni siquiera por géneros) no se ha completado. Es así que las estructuras sociales obedecen a la necesidad tribal (al conjunto) y no aparece un Estado con leyes ni protocolos sólidos. La sociedad escandinava en la era de Vendel seguía este patrón, que, sobre todo entre los noruegos se extendió a la era Vikinga donde no llegó a desarrollarse por completo un estado esclavista hasta la paulatina instauración de modelo feudal importado del sur. Es así que las estructuras sociales seguían teniendo un componente tribal y no existía una división del trabajo desarrollada.

Este poso social, que podría como hemos comprobado en otras culturas dar como resultado la participación de mujeres en el ámbito de la guerra (igual que en todos los ámbitos sociales, característica que disminuye progresivamente a medida que se consolida el Estado), se ve remarcado por la mención en algunas crónicas a la presencia de mujeres en combate, que son por lo general descubiertas entre los cadáveres tras la batalla para sorpresa del enemigo (lo que nos indica que la indumentaria y el aspecto sería el mismo que el de los hombres), por la recurrencia mitológica de las skjaldmo y por algunos ajuares que sugieren el carácter guerrero de la mujer en cuestión, desde luego no al nivel de los escitas de los kurganes y seguramente de forma puntual y casi anecdótica.

La participación de las mujeres en las razzias es otra cuestión distinta. Es posible que en los conflictos entre clanes escandinavos, (reyezuelos con su banda de guerreros unidos pro relaciones gentilicias) participasen las mujeres, pero las razzias era un fenómeno social distinto que implicaba otros factores sociales que seguramente excluían a las mujeres. A esto y en mi opinion se suma el hecho de que no aparezcan mencionadas en las crónicas europeas, ya que algo que podría resultar tan escandaloso para los cronistas cristianos bien sería plasmado en sus documentos propagandísticos, aunque tampo resulta un factor determinante y es dificil saberlo con certeza

-César Rodríguez Logares

Los vikingos son tachados como “seres obscenos” en antiguos textos árabes

vikingos cabrera peña

Un nutrido grupo de Rus intenta abordar un dromón bizantino a través del inextinguible Fuego Griego.

“Son las más obscenas de todas las criaturas de Allah: no se purifican después de excretar u orinar, ni se lavan cuando están en estado impuro después del coito y ni siquiera se limpian las manos después de comer”

El escritor árabe Ahmad Ibn Fadlan anotó estas palabras hace mil años en un libro de viaje. Los causantes de su repugnancia fueron un grupo de comerciantes vikingos que bajaron por los ríos rusos para comerciar en Oriente Medio.

El historiador islandés Thorir Jonsson Hraundal ha estudiado a estos escandinavos orientales a través de textos escritos por eruditos y geografos árabes. En los pasajes de sus libros de viajes describen los encuentros entre musulmanes y escandinavos alrededor del mar Caspio y el río Volga.

mapa expansion vikinga

Mapa de la expansión vikinga (800-1100 d.C).

Sus descripciones contrastan con la imagen de conquistadores feroces que dejaron en Francia y las islas británicas por esa misma época (800-1100 d.C).

“La mayor diferencia entre los escandinavos que viajaron por el Este de aquellos que navegaron rumbo Oeste es que los vikingos orientales estaban más subordinados a las sociedades a las que llegaban” dice Jonsson Hraundal. Prefirieron comerciar, al ser incapaces de someter o posicionarse en las estructuras de poder túrcas, como si hicieron en Constantinopla, formando la Guardia Varega, un cuerpo mercenario de élite que protegía al emperador bizantino,

Hraundal ha presentado recientemente su tesis doctoral en la universidad de Bergen acerca de los Rus, los mercantes y guerreros vikingos que se expandieron a lo largo de los ríos rusos y llegaron a Oriente Medio.

“Los escandinavos era gente versátil que se adaptaban bien a diversas regiones y participaban en sus estructuras de poder”.

Desde mediados del 800 al 1000 d.C, los norteños experimentaron un ansia por viajar, un frenesí que les impulsaba a abandonar su gélido Norte. Los vikingos navegaron el mundo para explorarlo, comerciar y guerrear. Los noruegos destacaron en los raids en Europa occidental y en sus viajes a Islandia, Groenlandia y Norteamerica.

Según Jonsson Hraundal fue igual de común que avanzaran al Este utilizando las vías fluviales de los grandes ríos europeos. “Se han encontrado más restos escandinavos en el Este de Europa que en el Oeste, cubriendo un área geográfica más amplia” comenta el investigador.

Las incursiones siguiendo la puesta del sol fueron extensas. Una fuente estudiada por Jonsson Hraundal explica como los vikingos seguían el cauce de los ríos hasta el mar Caspio y luego cruzaban en barco hasta Bagdad en caravanas de camellos, recorriendo una distancia de 5.000 km.

mercader vikingo

Aparte de feroces guerreros, los hombres del Norte también destacaron como comerciantes.

Aparte de su rol mercante, aventurero y guerrero, el pueblo vikingo también ejercía funciones de guardia en Anatolia, protegiendo las caravanas o vendiéndose al mejor postor. “Las fuentes arqueológicas sitúan a los nórdicos más al Oeste, pero los árabes se enfrentaron a ellos alrededor del mar Caspio. Este era un panorama cultural totalmente distintivo, pues estaba bajo gobierno turco.

Los turcos parten de un grupo étnico que habita en la actual Turquía, pero que engloba muchas otras regiones. “Los turcos y especialmente los búlgaros y jázaros eran los poderes dominantes en la región cuando llegaron los Rus. Los textos muestran el poderío turco, al que los Rus no pudieron desplazar y tuvieron que adaptarse.”

El mentado Ahmad Ibn Fadlan no sintió absoluta repulsa por los escandinavos que trató: “Nunca vi un físico más perfecto que el suyo, era altos como palmeras, eran justos y de piel rojiza; no llevaban cunita ni caftán.”

Ahmad Ibn Fadlan describe los ritos funerarios que practicaban los Norses, pero resultaban demasiado exóticos para un intelectual islámico.

“En el caso de los hombres ricos, reunían todas sus posesiones y las dividían en tres porciones: un tercio para su familia, un tercio para pagar el funeral, y el restante para pagar la fermentación del alcohol que bebían el día de la oblación póstuma. Ese día las esclavas se suicidaban y eran quemadas junto a su amo” explica el historiador.

No es nuevo que los vikingos viajaran al Este. Pero arqueólogos e historiadores disponían de pocas fuentes detallando esos viajes. Esto hacía que no se tuviera mucha estima por las fuentes escritas, al no poder contrastarlas entre sí. La parte del pastel se la llevaban los arqueólogos que han estudiado los objetos encontrados en Bizancio y en areas eslavas, como Hungría.

“Sin embargo, también los árabes viajaron y conocieron a los mercaderes escandinavos. Y anotaron estos episodios en el tiempo que ocurrieron” continua el historiador Jonson Hraundal.

guardia varega

La Guardia Varega fue un cuerpo de élite al servicio del emperador de Bizancio en el que los escandinavos hacían fortuna.

Esto hace que sean excelentes fuentes de primera mano que nos hablan de como eran realmente los Rus.

Por muchos motivos, los vikingos de oriente han sido negligentemente olvidados por los investigadores en favor de los que asolaron el Oeste, como los normandos. Uno de los principales motivos fue que durante la segunda mitad del siglo XX los investigadores no tuvieron acceso allende el Telón de Acero.

“Además tenemos más fuentes de información en el Oeste debido a que su escritura y lingüística dominaron la zona”, añade el arqueólogo Jan Bill de la Universidad de Oslo.

Hay excepciones y Bill menciona que algunas monedas de plata árabes y otros objetos de Kazajstán y su vecindad se han encontrado en Heimdalsjordet, un populoso mercado no lejos del Barco Vikingo de Gokstad, encontrado en Sandefjord, al sudoeste de Oslo.

“Provienen de la Ruta de la Seda y demuestran que las gentes del norte tuvieron contacto con los países islámicos” afirma Bill.

Otra barrera es el anonimato de los protagonistas en los textos árabes. Los escandinavos no tienen nombre propio, al contrario que muchas fuentes occidentales. Los árabes los veían evidentemente como un grupo homogéneo, y ni siquiera consideraron anotar los nombres de aquellos “infieles” en sus jornales de viaje.

Al convertir a los protagonistas en anónimos los historiadores entran con menos entusiasmo en su estudio. Por ello la tesis del doctor Jonsson Hraundral puede abrir cuña en el estudio de los Vikingos de Oriente.

“Los escandinavos que viajaron al Este son mencionados de pasado en los libros de texto y en las aulas. Creo que a esta parte de la Historia se la debe prestar mucha más atención” propone Hraundal

Hanne Jakobsen 

Nunca la era vikinga fue tan divertida

vikings

Assur es el nombre de la novela de Francisco Narla que tiene como eje las correrías normandas en Galicia y que sumerge al lector en el turbulento siglo X

Infanzones leoneses que manejan con peligrosidad mortal espadas bastardas, bersekers normandos delirantes que se lanzan al combate semidesnudos y drakkares vikingos internándose profundamente en las rías gallegas. Esto es lo que nos propone a lo largo de mil fantásticas páginas el novelista Francisco Narla en Assur, embarcándonos en un viaje por el siglo decimo europeo, un periodo de oscuridad conocido como la era vikinga (800-1100). El protagonista es un niño de Outeiro, Assur, que contempla horrorizado cómo una incursión de hombres del norte venidos para saquear Compostela, asesinan a su familia y toman a sus hermanos como botín. Desamparado con la única compañía de un lobo, pronto es apadrinado por el infanzón Gutier de León, al servicio del conde Gonzalo Sánchez. Su afán por rescatar a sus hermanos le llevará a participar en la Batalla de Adobrica, una emboscada en las rías gallegas para  expulsar a los normandos, donde será capturado.

Como esclavo fugado se enrolará en un ballenero capitaneado por Leif Eriksson, hijo del fundador de la colonia de Groenland. Assur viajará a Vinland, a la desconocida tierra de poniente donde sufrirá peligros sin fin, siempre con la idea del regreso en mente.

assur

ASSUR, Francisco Narla, Th Novela, 960 págs, 23.90 euros.

Hasta la primera centuria del año mil, los enormes y rubios escandinavos se dedicaron a acometer correrías y saqueos por todos los mares cartografiados. Su audacia les llevó incluso a librar batallas navales en el mar Negro contra Constantinopla. Sus drakares,cuyo casco acababa en fauces de dragón, maniobraban con soltura entre los grandes dromones bizantinos, que les arrojaban el inextinguible fuego griego. Constantinopla se convertiría para ellos en la mítica Miklagard, la Gran Ciudad, a la que llegaron tras colonizar los ríos rusos y fundar Kiev. Famosa fue la guardia Varega de los emperadores bizantinos, compuesta por escandinavos y más tarde también por ingleses.

Los hijos de Odín remontaron inclusive el rio Guadalquivir donde fueron frenados a las puertas de Córdoba por los andalusíes, acosaron Galicia e incluso llegaron a las costas deTerranova. En su época se les conoció como los normandos, los hombres del norte, y en una de sus numerosas incursiones remontaron el Sena y llegaron a Paris. Los francos ya conocían a estos asaltantes desde el siglo VIII, cuando Carlomagno hizo uso frecuente de sus cómites para repeler a los saqueadores rubios. Desde su feudo en Normandía, una tierra bañada por el Sena y que incluía la península de Cotentin, pasaron a Inglaterra en el 1066 donde se adueñaron del país tras derrotar a los sajones en la batalla de Hastings.

Según palabras del autor en la rueda de prensa, Assur está escrito para perdurar, y ciertamente al pasar sus páginas se respira ese aire clásico que desprende toda buena novela. Tiene ritmo y las palabras están escritas con precisión, siempre eligiendo la opción más adecuada y en eso se intuye la mente matemática de Narla, que es piloto y ha escrito importantes manuales de aviación. El único pero es que algunos párrafos alargan demasiado la historia y que esta quizás podría ocupar un tercio de la extensión que ocupa.

El resultado es que tenemos entre manos una entretenida novela histórica, con todos los ingredientes para triunfar: un protagonista que madura a lo largo de la aventura, héroes y malvados, y un poderoso objetivo en mente, el rescate de sus hermanos. El gallego Francisco Narla es un hombre polifacético: erudito, cocinero, amante de los bonsáis, del tiro con arco y con una fisionomía que le emparenta con esos conquistadores escandinavos. Esta es su primera novela historica y se ha tomado todo el tiempo para documentarse y no dejar cabos sueltos. Fruto de su esfuerzo nació Assur, que pone en evidencia que el islam no era el único enemigo de los cristianos durante la Reconquista.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com