El inhundible Lusitania, cebo para los U-boot

lusitania 13 septiembre 1915 El 13 de septiembre el Lusitania batió el récord de velocidad a través del Átlantico. Es más recordado por precipitar la entrada de Estados Unidos en la Gran Guerra.

El “Inhundible” Lusitania ha aparecido en los periódicos del siglo XX por dos hitos; como el transatlántico más veloz del planeta, y como el barco que provocó la entrada de Estados Unidos en la Gran Guerra. El buque fue botado en Glasgow en 1906. De características similares a las de sus gemelos, el RMS Mauritania y el RMS Aquitania, se convirtió en el barco más rápido, lujoso y grande del momento. Era un palacio flotante de 239 m de eslora, 26 de manga y un peso de 31.550 toneladas.

El flamboyante transatlántico de la Cunard Line fue el espejo en el que basó la White Star Line para diseñar los interiores delTitanic. La navieras competían en lujo y velocidad para conseguir grandes ventajas comerciales. El 13 de septiembre de 1907 se haría merecedor de la prestigiosa Banda Azul, al batir el récord de velocidad en cruzar el Atlántico en cinco días de travesía.

noticia lusitania

Aviso de la embajada alemana advirtiendo de la legitimidad de atacar al Lusitania.

Sin embargo, el buque ha pasado a la historia por otro motivo. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial (1914) se intentó reconvertir al Lusitania en un crucero auxiliar, pero fue liberado por ser poco apto para esa función. El Lusitania se dedicó al transporte de pasajeros y su hermano, el Mauritania, al de tropas.

Cuando el gobierno alemán se enteró de que el barco transportaba no solo viajeros, sino también munición y suministros bélicos, advirtió de que el Lusitania pasaba a ser considerado un objetivo legítimo. El aviso de la embajada imperial alemana fue leído con sorna en los periódicos estadounidenses y tomado como “la mejor broma en mucho tiempo”. Solo doce pasajeros cancelaron su billete tras leer el anuncio. La guerra submarina sin restricciones había empezado, sin distinciones entre enemigos y neutrales beligerantes.

El 7 de mayo de 1915 el U-boat 20 se encontraba patrullando por la costa irlandesa cuando avistó al Lusitania. Su presa portaba bandera británica, por tanto era un objetivo legítimo y deseable para el almirante Walther Schwieger. El submarino torpedeó la proa del Lusitania, matando a 1.198 personas de las 1.959 a bordo. Se consideró uno de los mayores crímenes bélicos del siglo pasado. El Lusitania se convirtió en un símbolo contra el imperialismo alemán, al igual que el Tío Sam o la efigie de Lord Kitchener pidiendo voluntarios.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

La eterna disputa de si Carlos V desembarcó en Tazones o en Villaviciosa

Tazones-Asturias-llegada-Carlos-espanola_MDSVID20140824_0054_17

Tal día como hoy llegaba el futuro Carlos V a España. Su lugar de desembarco es disputado, pero los documentos sostienen que Tazones era un lugar “demasiado malo para alojarse en él tanta gente principal”.

Un 19 de septiembre de 1517 llegaba a Asturias el futuro emperador Carlos V (1500-1558). Venía a ser refrendado rey de Castilla, Aragón y Navarra, escoltado por las escuadras combinadas de Holanda, Zelanda y España, cuarenta grandes barcos en total. No fue hasta su mayoría de edad, en 1515, cuando fue nombrado Señor de los Países Bajos, pero aún debía procurar que su abuelo Fernando el Católico no nombrara a Fernando, su nieto favorito y criado por él, heredero del Reino de Aragón.

Por eso este monarca nacido en Gante, y que solo hablaba flamenco, envió a su educando Guillaume de Croy a vigilar al soberano aragonés y a preparar su llegada. Su madre, Juana de Castilla, estaba incapacitada, por lo que el cardenal Cisneros actuó como su regente en Castilla y el arzobispo Alonso en Aragón.

El Habsburgo tenía pensado desembarcar en Santander, pero ante un gran temporal y aconsejado por sus marinos vizcaínos, desembarcó en la costa asturiana, una tierra que le disgustaba por considerarla “un país abandonado e inhabitable”.

Existe una ancestral controversia sobre donde tocó tierra su real persona: si en Tazones o en Villaviciosa. Ambos pueblos se disputan tal honor, incluso en Tazones conmemoran todos los años la llegada del Austria. Los documentos históricos le quitan la razón.

El flamenco Laurent Vital, que era servidor domestico del monarca, escribió un libro llamado El viaje del Austria en 1517 y aclara rotundamente la negativa de Carlos V a pernoctar en Tazones. “Y aunque a un cuarto de legua había un pueblo y puerto llamado Tazones, no fueron allí a causa de que era un lugar demasiado malo para alojarse en él tanta gente principal y a causa de que a dos leguas cerca de allí había una buena villitadonde estaría mucho mejor alojados”, apuntillaba el flamenco. Vital recoge en su libro que llevaron al rey en una barquita, remontando dos leguas río arriba hasta Villaviciosa.

Aún queda la posibilidad de que Vital se equivocase, pues no era ducho en cuestiones geográficas ibéricas, y pudo confundir Tazones con Villaciosa. Lo que si dejó anotado fue la calidad de las gentes que encontró, que “no tenían más que amor y buena voluntad”.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

11-S

torres gemelas atentado

Los ecos del atentado de Al-Quaeda contra el World Trade Center hace doce años, matando a 3.000 personas, han cambiado la faz del mundo

Nada hacia pensar que en la despejada mañana neoyorkina del 11 de septiembre de 2001 iba a ocurrir la tragedia. En España rondaban las tres de la tarde e indudablemente todos recuerdan donde estaban o que hacían a esa hora. El momento en que dos aviones,el 11 de American Airlines y el 75 de la United, se inmolaban contra las Torres Gemelas. A las 9:03 h de N.Y. el mundo tuvo el primer recordatorio de que ya nunca volvería a ser el mismo, cinco minutos después, contra la torre sur, tuvo el segundo. Un tercer avión se estrelló en Arlington contra la fachada del Pentagono, humillando los sistemas de defensa de la potencia hegemónica del momento, Estados Unidos.

A bordo del United 93, el cuarto avión, ocurrió algo inaudito. Algunos pasajeros secuestrados llamaron a sus seres queridos, y al enterarse del destino suicida de los otros tres vuelos, se sublevaron contra los terroristas. Todd Beamer, un pasajero que rezaba por el móvil con su mujer antes de amotinarse contra sus secuestradores, se despidió y únicamente dijo“Let´s Roll”. No consiguieron tomar el control del aparato. El avión, que tenía como objetivo el Congreso, se estrelló en un descampado de Shanksville, Pensylvania.

cartel pelicula united 93

Cartel de la película United 93, el único avión donde se sublevaron los pasajeros.

Los otros héroes de la jornada fueron los miembros del Cuerpo de bomberos de Nueva York. Cuando entraron en la futura Zona Cero nada hacía prever el derrumbe del World Trade Center. El desplome de los rascacielos aplastó a 343 bomberos y a 60 policías. En total murieron 3.000 personas y otras 6.000 resultaron heridas.

Fueron 19 los terroristas implicados, aunque popularmente se conoce como el “vigésimo secuestrador” a los otros ocho a los que no pudieron participar. Rafael García Serrano, que conoció a Mohamed Atta, uno de los implicados, cuenta que “aparentemente estaba occidentalizado, trataba bien a los niños y a las mujeres, sonreía a sus vecinos, y era amable y cortés”. El periodista advierte de que los terroristas más integrados son los más peligrosos, por esa doble vida que llevan.

El FBI descubrió rápidamente la identidad de los yihadistas. Una investigación de 7000 agentes determinó que Al Quaeda y Osama Bin Laden estaban detrás de los atentados. Aunque en un principio Bin Laden negó la autoría, en una cinta de vídeo capturada en Jalalabad, Afganistán, reconocía su implicación y aseguraba que el derrumbe de los rascacielos le sorprendió “gratamente”. El líder de Al- Quaeda fue abatido hace poco, el 2 de mayo de 2011, por fuerzas especiales de los Navy Seal, el Team Six, mientras se refugiaba en Pakistán.

bin laden 2 de mayo 2011

Bin Laden, abatido el 2 de mayo de 2011.

A corto plazo los atentados provocaron una ola de pánico ciudadano, una bajada tremenda de la Bolsa (7,1%) que permaneció cerrada hasta el día 20, y un aumento del racismo, particularmente palpable con las personas de origen árabe. Además se aprobó la Ley Patriótica, que limitaba algunas libertades y derechos fundamentales. A raíz de los secuestros occidente modificó su politica aérea para hacerla más rigurosa y Estados Unidos comenzó a registrar las conversaciones telefónicas con el extranjero.

Los dos efectos a largo plazo más sangrantes, económica y humanamente, han sido las guerras de Oriente Medio. Un mes después del atentado, Estados Unidos iniciaba la invasión de Afganistán, con el apoyo de la OTAN y de las Naciones Unidas, un conflicto del que a día de hoy no ha salido.

El segundo paso de la Guerra contra el Terror fue la invasión de Irak el 20 de marzo de 2003, hoy muy impopular entre la población. El Presidente Bush argumentó que el ataque se debía a la posesión de Sadam Hussein de arsenales químicos, que en las inspecciones posteriores nunca aparecieron.

Por ultimo, el tremendo coste en vidas y de dinero de estas dos guerras ha provocado que el país esté en déficit y que sean las futuras generaciones las que tengan que pagar esta inmensa deuda dedicada al presupuesto militar. Las heridas están muy recientes, y todavía es pronto para calibrar las consecuencias del 11-S. Solo está claro que el mundo no es el mismo desde entonces.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

osama antisovietico

Osama Bin Laden en 1993, cuando todavía era amigo de Norteamérica. Sus muyahidines, financiados por EE. UU, lucharon contra la URSS para liberar Afganistán, en plena Guerra Fría.

El incidente de Colonia, duelo de tanques en la catedral

tanque catedral de colonia

El Panther de Köln un día después de su desesperado combate bajo la sombra de la catedral.

El 6 de marzo de 1945 se produjo un afamado encontronazo entre dos carros de combate estadounidenses y un Panther alemán; un duelo al atardecer bajo la atenta mirada de la catedral gótica de Colonia.

Este postrero enfrentamiento destaca por su singular ubicación y por haber sido íntegramente filmado por el fotoperiodista Jim Bates, un documento de valor incalculable. Cuatro de los cinco ocupantes del Sherman americano murieron y del Panther escaparon dos landser. Los tres restantes fueron volatilizados por la puntería del cañón de 90 mm de un vengativo Pershing, que disparó contra la inutilizada carcasa de La Pantera hasta verla arder. Esa acción, que le dio fama como temible cazatanques, forma parte de un todo conocido como El incidente de Colonia.

sherman colonia 1945

El tanque de avanzadilla M-4 Sherman arde, mientras que la dotación del segundo tanque acude a rescatar a los supervivientes.

A pesar de que la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin y cientos de miles de alemanes se rendían en oleadas; algunos desesperados vendían cara su piel, muchas veces en kampgruppes improvisados, y ese fue el caso del Panther de Köln, cuya tripulación tomó la decisión moral de enfrentarse a la 3º División Acorazada norteamericana en solitario. Desconocedores del peligro acechante, dos M4 Sherman avanzaban sobre el casco histórico de Colonia a través de los distritos occidentales de la ciudad: VenloerStrasse, FriesenPlatz y FriesenStrasse. A 120 metros de la catedral se detienen, grandes montañas de escombros impiden el avance de la columna de blindados.

Al mando del Sherman de avanzada va el comandante Kellner que mira su reloj, las manecillas dan las dos de la tarde. Lentamente viran a través de la intersección de la Komodienstrasse, cuando, de pronto, un proyectil del Panther alemán impacta en el carro estadounidense cobrándose la vida de tres tripulantes. Luego recibe otro disparo. El capitán Kellner surge de la torreta armado con un rifle que resbala por el costado. Kellner rueda e intenta enderezarse, pero cae de bruces. No se ha dado cuenta de que su pierna humea, de que por debajo de la rodilla no ha quedado más que un muñón sanguinolento. Morirá a unos metros de su blindado, en un embudo de mortero, atendido por dos GIs y un médico incapaces de frenar la hemorragia. En el video se ve un bulto escurridizo que escapa por los pelos, es el artillero John Gialluca, que tuvo más suerte y sobrevivió.

video panther de colonia

Video subtitulado que muestra el duelo conocido como el Incidente de Colonia. PINCHA PARA VER.

jim bates

El fotógrafo de combate Jim Bates grabó el duelo entre el Panther y el Pershing.

La temeridad de la tripulación yankee es difícil de explicar. Algunos historiadores sostienen que el panther disparó a cubierto por la oscuridad de un túnel a 340 metros, lo que hizo que los exploradores aliados no pudieran verlo. Después de destruir el sherman, el panzer se movió al cruce de la Marzellenstrasse y es ahí donde fue cazado por el pershing. Hay informes que lo sitúan ahí de antemano y lo obviaron al creerlo destruido, pero no son fiables. Los tanquistas nunca daban por hecho que un tanque en tierra de nadie estuviera abandonado o inutilizado. Le hubiesen disparado hasta que ardiera.

En una calle paralela, la An den Dominikanern, el incidente llega a oídos del capitán Robert Early que enfila su tanque M-26 pershing para hacer frente al Panther. ¿Como ha llegado hasta nosotros la filmación de esa batida de panteras?

A 30 metros del lugar, el cámara del US Army Signal Corps Jim Bates quiere grabar el inminente duelo. Por ello insiste a Robert Early para que le informe de los pormenores de su plan de caza. El capitán estadounidense encontró un buen nicho en un edificio semiderruido que daba a la plaza de la catedral. Ambos se asomaron con cuidado. Con la silueta del tanque germano claramente encuadrada, Bates posicionó la camara y Early partió para ponerlo fuera de combate.

Excepto el monstruoso y temido Tiger los tanques alemanes estaban a la par que sus contrapartidas rusas y americanas, e incluso un escalón por debajo. Para compensar sus contraprestaciones técnicas poseían un excelente sistema de comunicaciones; una gran sinergia con el tanque de mando y una compenetración sin par entre los camaradas de la dotación. Aun así en el duelo venidero y aferrados a una posición ya delatada, los alemanes nada pudieron oponer al cañón de 90 mm del Pershing.

m26 pershing, guerra de corea, meandros del Naktong

El M-26 Pershing, si bien llego tarde a la SGM, sirvió profusamente como contracarro en la guerra de Corea.

Uno de los tripulantes del capitán Early, el artillero Clarence Smoyer, relata en el libro Deathtraps lo sucedido desde las entrañas del pershing. Su historia está apoyada por la filmación de Bates. Smoyer cuenta que una barrera de artillería les obligó a refugiarse en la ciudad. Los alemanes intentaron bloquear su avance con vagones de tranvía, pero los acorazados se abrieron paso con facilidad.

Estaban nerviosos, como siempre que penetraban en un entorno urbano, Smoyer recibió la orden de Early de bajar por la calle adyacente al Panther y asomarse por la encrucijada, lo justo para no exponer más que media torreta y perforar el costado del carro alemán. La cámara de Bates capta claramente como el cañón del Panther gira lentamente cuando ve aproximarse el carro de Smoyer.

“Cuando moví la torreta miré el cañón Mark U encarandome. En vez de frenar para disparar, nuestro conductor aceleró hasta la mitad del cruce para no ser un blanco estático. Disparé una vez más en movimiento. Luego paramos y disparé dos proyectiles más para cerciorarme de que no respondían con fuego” relata el artillero.

tripulacion del pershing

La tripulación del Pershing posa victoriosa tras su hazaña.

Los tres proyectiles de Smoyer hicieron diana. La primera granada se estrelló contra la cúpula y rebotó dentro de la Pantera cercenando las piernas del comandante germano. Las dos siguientes traspasaron al Panther saliendo por el lateral contrario, prendiendo el tanque. Ardió durante dos días.

El sino de la dotación germana es luctuoso, aunque en el video de Bates se vea huir a dos de ellos. “Mi grabación muestra al comandante (Bartelborth) arder dentro del tanque, que seguía humeando a la mañana siguiente. El conductor solo consiguió llegar a la parte trasera del edificio. El ametrallador cayó encima de una bicicleta para no moverse más. El artillero murió cerca. Ninguno de ellos sobrevivió” explica el fotógrafo de combate, que fue condecorado con la estrella de bronce por esa acción.

Se especula que Bartelborth dudó al asomarse el Pershing. Él esperaba un Sherman, y desconocedor de esa nueva hornada de carros yankees perdió unos segundos vitales. Los que deciden la vida o la muerte en un duelo de tanques. A las 7 de la tarde todo había concluido.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Ser el toro que mató a Manolete

manolete islero

La expresión nació en la plaza de toros de Linares en 1947, cuando el astado Islero cogió mortalmente a uno de los toreros más laureados, Manolete. El toro hirió y una transfusión de plasma infectado remató la faena.

A las cinco de la tarde del 28 de agosto de 1947 el toro Islero traspasó la puerta del Cosío de Linares para entrar en la historia. Cuando el diestro cordobés Manolete entró a matar a volapié al Miura de media tonelada, Islero aprovechó el momento culmen de la faena para cornearle el muslo derecho. El estoque del diestro fue introduciéndose por el morrillo centímetro a centímetro desde la empuñadura, mientras que el pitón del astado le perforaba el triángulo de Scarpa, interesándole la arteria femoral y tocándole la ingle. Así culminaba la Suerte Suprema, con nefasto resultado para bestia y hombre.

manolete lupe sino

Manolete y Lupe Sino.

Manolete era para muchos el matador más grande e impresionante hasta el momento; ese día vestia de malva y plata y llevaba un tiempo meditando su retirada del ruedo. Linares, un pobre pueblo minero de la posguerra, celebraba la Feria de san Agustín con un cartel completado por Gitanillo de Triana y Luis Miguel Dominguín. A Manolete le cayó en suerte el quinto toro, Islero, un negro bragado que disgustaba a sus apoderados.

Desde entonces la ganadería Miura es sinónimo de faena complicada, y no son pocos los toreros que se achantan ante los toros de Lora del Río. Del incidente deviene que al ser uno culpado de todo tipo de males se diga que se le acusa hasta de “ser el toro que mató a Manolete”. El cornúpeta hizo el trabajo, pero lo que realmente se cobró la vida del diestro fue la negligencia médica y un plasma noruego en mal estado. Así lo atestigua el hijo del cirujano que lo atendió.

Este es el parte médico del doctor Fernando Garrido. “Destrozo de las fibras musculares del sartorio, la fascia cibiforme, el recto externo, con rotura de la vena safena y contorneando el paquete vascular nervioso de la arteria femoral con extensa hemorragia y fuerte shock traumático. Pronostico muy grave”.

manolete islero cogida

Islero cornea el muslo derecho del Califa de Córdoba.

La primera intervención duró cuarenta minutos, donándole sangre el policía Juan Sánchez. Las transfusiones en esa época se hacían con enormes jeringuillas Juvelet, una hipodérmica que succionaba la sangre del donante al brazo del enfermo.

A Manolete le dolía mucho la pierna, pero aún tuvo fuerzas para preguntar “¿y murió?”.“Si, maestro, Islero murió sin requerir puntilla” se le respondió. Junto a su cama colocaron las orejas y el rabo.

Le trasladaron al hospital en una camilla, a donde acudió su novia Antonia Bronchalo, también conocida como Lupe Sino, una mujer de mala fama que había conocido en el bar Chicote. La gente de Manolete no podía verla, pues traía a su novio por el camino de las drogas, y la intentaron echar.

Pero lo que remató al espada fue un plasma noruego donado tres meses antes. Esa sangre ya se había usado en un accidente en Cádiz y causó reacciones funestas, pues estaba infectada. Garrido y Corzo se opusieron, más el doctor Giménez de Guinea, en quien Manolete tenía gran confianza, llevó la voz cantante, y se procedió a trasvasárselo al herido. Instantes después de penetrar el plasma en sus venas, Manolete profiere “no veo nada”, luego pronuncia el nombre de su peón de confianza “David, David” y muere. Este es el trágico fin de Manolete, el Califa de Córdoba.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Centauros de Castilla

viaje de cabeza de vaca

El 18 de julio de 1821 España renunció a la península de Florida en favor de Estados Unidos. Sus manglares incultos, enfermedades tropicales y exiguas riquezas hicieron poco doloroso dicho evento. Miles de conquistadores españoles anduvieron por el medio-oeste americano persiguiendo quimeras desde la Florida, y a casi todos ellos les costó la salud y el anima.

No había ningún El Dorado; aún así los conquistadores españoles se enfrascaron en ocasiones en demenciales búsquedas de oro y riquezas por todo el medio-oeste americano, además de ir delimitando esa Terra Incognita al paso de sus caballos. Los centauros castellanos se enfrentaron antes que nadie a las tribus de las praderas: cheroquís, comanches, apaches; y propalaron tanto la fe católica como pandemias espantosas que mataron 18 millones de nativos en menos de medio siglo.

conquistador español siglo xvi

Conquistador español. Le penden del pecho los “doce apóstoles” que contienen la pólvora del mosquete.

Hace poco se conmemoraba el 500 aniversario del descubrimiento de Florida por Ponce de León. El vallisoletano llegó el 4 de marzo de 1513 y por ser domingo de Resurrección llamó a esa tierra de la “Pascua Florida”.

No fue el primer europeo en divisar esa costa, pero sí inició un flujo de exploradores que arribaban a Florida en busca de sus sueños. Cronistas como Hernando de Escalante alimentaron la creencia de que Ponce andaba a la caza de la Fuente de la Eterna Juventud. Puede que esto no fuera cierto, pero el mito de las Siete Ciudades del Oro si que impregnó la imaginación española en las conquistas posteriores. ¿Acaso no se había descubierto ya la impresionante “Temustilán” azteca o el Cuzco inca? Súbitamente todo era posible y al Hombre Blanco esos resortes le impulsaban poderosamente.

El mito de Cíbola o las Siete Ciudades del Oro narra la huida de siete obispos portugueses durante la invasión mora de Mérida en el 713, salvando las riquezas de la ciudad y escondiéndolas al otro lado de la Mar Océana. Supuestamente fundaron una magnifica urbe, Cíbola, en la isla de Antila, que la tradición oral aumentó a siete: Aira, Anhuib, Ansali, Ansesseli, Ansadi, Ansalli y Con.

A Ponce de León le siguió la expedición de Pánfilo de Nárvaez en 1528, un desastre en el que perecieron todos menos cuatro: Cabeza de Vaca, Dorantes, Castillo y Estebanico. Durante ocho años vagaron por Alabama, Luisiana y Tejas. Cabeza de Vaca narró su odisea en Naufragios en donde no hace mención a Cíbola ni a Quivira. Aun así, no dudó en engatusar al virrey de Nueva España, Antonio Mendoza, hablándole de ciudades con tesoros in par.

Años después como gobernador de Paraguay se desdecirá alegando que los nativos eran “gentes muy amigas de novelas y muy mentirosos”. Antonio Mendoza, el virrey, organizó una expedición guiada por Estebanico. El esclavo beréber fue asesinado en un poblacho indígena, Háwkuh, y se dispersó la comitiva. Sobrevivió el fraile Marcos de Niza, que aseguró ver en la lejanía una ciudad construida con paredes y empedrado de oro. Este espejismo animó más que desilusionó a Mendoza para organizar una segunda intentona en los territorios del norte.

panfilo de narvaez

Pánfilo de Nárvaez.

La expedición de Vázquez de Coronado y la de Hernando de Soto son coetáneas (1540). Vázquez llegó a Quivira (Wichita) y no halló más que una aldea carente de valor material. Y llegamos a Hernando de Soto, el explorador extremeño que organizó la expedición más preparada jamás enviada a tierras de norteamericanas. Él ya era inmensamente rico, había participado en la conquista del imperio inca como lugarteniente de Pizarro. Posiblemente leyó los jornales de Cabeza de Vaca y se animó a encontrar la mítica Cíbola y hacerse un nombre tan famoso como el de Hernán Cortés o Francisco Pizarro.

Hernándo de Soto murió a orillas del Misisipi, preso de la fiebre, y su expedición borrada de la faz de la tierra por los hostiles indios de las praderas. Solo unos pocos supervivientes alcanzaron el Panuco en México, y lo que contaron desanimó futuras intentonas. Los españoles transmitieron decenas de virus a los nativos, especialmente a través de su ganado caballar, porcino y bovino. América del Norte estaba habitado por 25 millones de personas, de las que 18 murieron. La zona perdió interés, y ya en 1672, el conquistador francés Lasalle no encontró populosas praderas sino un vacío inmenso.

La tierra de la Pascua Florida era dificultosa de habitar y de labrar pues es zona de manglares y pantanos, además de sus enfermedades endémicas y sus nativos hostiles. A pesar de estar geográficamente a un tiro de piedra de la Perla de las Antillas, Cuba, no reportó a España más que quebraderos de cabeza. Las calas del Golfo de Florida eran refugio de piratas y bucaneros, y todos los intentos de colonización fueron fatuos. Un 18 de julio de 1821 perdimos Florida por segunda vez, a manos de la incipiente nación estadounidense, y en esta ocasión para siempre.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com