El alcohol antes del combate: valor en una botella

calle de constantinopla siglo VI

Una sórdida calle de Constantinopla en el siglo VI. El ejército no era cuna de alcohólicos, pero el consumo frecuente fomentaba el vicio allende la batalla y lo acompañaba con juego y putas

Desde siempre el Hombre ha buscado maneras de aumentar artificialmente su valor, y a veces lo ha encontrado dentro de una botella.

Los beneficios de las bebidas espirituosas en combate son muchos: el más importante es el de mantener a raya la angustia que genera la visión del enemigo, y más si avanza lentamente (la parsimonia de los Tercios españoles ponía los pelos de punta). Esa calma antes del choque era desquiciante y el alcohol ayudaba a controlar los nervios. También tienen valor anestésico frente a las heridas (Homero lo menciona en la Ilíada). Muchos beberían alcohol en espera de recibir una herida penetrante para mitigar su dolor; mientras que después del combate se consumía como transición de la inhumana tensión a la rutina cotidiana.

choque hoplita

El orden y la disciplina son la antítesis del alcohol. El estrés extremo del combate, sin embargo, hacía necesario el liquido báquico como suplemento de coraje en el choque cara a cara.

Mantenía el historiador John Keegan que “toda batalla, excepto quizás la primera de una guerra, o el primer combate de una unidad novata, siempre crea ansiedades. Aunque los soldados fueran jóvenes y vigorosos, se anteponía el nerviosismo a la excitación. Beber alcohol es inseparable de la preparación y del combate mismo. El alcohol deprime reflejos de autoprotección e induce a la aparición de sentimientos de coraje.”

En la época antigua el uso y abuso de alcohol antes de la batalla era un incentivo para los hoplitas griegos. Las demandas del combate cara a cara entre falanges lo exigía. Existen pocas pruebas en la literatura, pero está claro que beber antes del combate era algo rutinario. Los escritores pudieron ocultar este hecho por considerarlo insignificante o porque mencionarlo les causara rechazo. La sola mención de alcohol evoca a abuso y desorden, lo que puede ser malo para la reputación del comandante si pierde la batalla o disminuir su gloria si se aduce que el enemigo estaba ebrio e inoperante.

hoplitas cargando desorganizados

Excederse en la ración de alcohol podía convertir una hueste disciplinada en una turbamulta desbocada. Aquí unos furiosos hoplitas en persecución.

valor holandes

Valor en una botella. La ginebra era el secreto del coraje holandés.

En el siglo XVII se acuñó la frase Dutch Corage. Ese coraje lo encontraban los holandeses en una botella de ginebra, como observaron los británicos durante la Guerra de los Treinta Años, aumentando su agresividad. Los ingleses se aficionaron tanto al término como a la ginebra, que consumieron desde entonces. Otra versión traslada el dicho a 1665, durante la Gran Peste de Londres. Velas de ninguna nación osaban acercarse a llevar suministros a la ciudad enferma, pero un grupo de capitanes holandeses se atrevió a llevarlos, sin tocar puerto. En honor a ellos se habría acuñado el termino valor holandés, aunque más tarde se lo ligó exclusivamente al consumo de alcohol.

cuadrado ingles waterloo 1815

Cuadro británico en Waterloo (1815). La “escoria de la tierra” del duque de Wellington soplaba pero daba el do de pecho.

Durante las Guerras Napoleónicas las raciones de licor abundaron. Antes de Waterloo (1815) los casacas rojas de Wellington estaban muy cansados, lo que amortiguaría el miedo, pero muchos también habían bebido. El Duque de Hierro opinaba de sus soldados, la escoria de la tierra, que eran una banda de borrachos y pendencieros, pero que en batalla daban la cara como los mejores. Los médicos llevaban ginebra tanto para los heridos como para compartir algún trago ocasional; y a uno de los cuadros que resistió la carga de los coraceros franceses se trasladó un barril rodando. En las últimas fases de la batalla esos soldados bebidos fueron los más inmisericordes con los franceses en fuga.

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) institucionalizó las raciones de combate que contenían alcohol para las tropas del frente. Aunque el gobierno francés prohibió la absenta, a los poilus se les entregaba media botella de vino diaria. Los alemanes recibían brandy y cerveza. Los rusos mientras tanto prohibieron el vodka, para prevenir su tendencia al abuso, aunque en la Segunda Guerra Mundial se les suministró 100 gramos diarios (las tropas siberianas tenían tendencia a beberse el anticongelante de las ametralladoras y a quedarse ciegos en consecuencia).

soldado siberiano segunda guerra mundial

Soldado siberiano soviético, Segunda Guerra Mundial. Sumamente aficionados a las raciones de vodka (y a todo lo que llevara alcohol).

En el caso inglés hubo controversia acerca de si una ración diaria de ron era eficiente. Si se les preguntaba a las tropas respondian claramente que “alimentaba, calentaba y estimulaba”. En general se aceptó que en casos de fatiga y estrés extremo el ron “enviaba energía al organismo instantáneamente”. El coronel J.S.Y Rogers, del 4th Black Watch, expresó contundentemente que sin una ración de ron y otra de café antes de atacar la trinchera enemiga “no creo que hubiésemos ganado la Gran Guerra”.

Pero muchas veces ir bebido ha sido desastroso para el bando o el individuo que ha incado el codo. El 6 de junio de 1944, la noche del Día D, infantería británica a bordo de planeadores tomó intacto el puente Pegasus. Los alemanes no volaron el puente sobre el Orne porque su comandante en vez de dar la orden bebía vino con su novia francesa. O el caso en el que los príncipes rusos fueron masacrados por la Horda Azul mongola en 1377: habían ingerido tanta cerveza que murieron como patos en un estanque. El jefe supremo, Ivan Dmitriyevich se ahogó incluso antes de que llegaran a él los jinetes esteparios. La propia Troya cayó, según cuenta la leyenda, mientras los dárdanos se embriagaban durante un banquete. Los aqueos descendieron del caballo, y el resto es “historia”.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Entrevista a Eric Shanower, autor de La Edad de Bronce

mil naves

Mil naves aqueas arriban a la playa de Troya. Agamenón, Aquiles, Ulises, Menelao, Ayax, Diomedes…todos los príncipes de la Hélade empeñarán diez años de su vida, y no todos volverán a casa.

Historiavera entrevista a Eric Shanower, autor de la Edad de Bronce, una ambiciosa recreación de la Guerra de Troya en forma de novela gráfica que aúna todas las versiones de la rapsodia de Homero

La Guerra de Troya es un maremágnum, una historia que se a reescrito hasta el infinito. Eric Shanower, talentoso dibujante ganador de dos premios Eisner, ha compuesto una serie que bebe tanto de la Iliada y la Odisea, como de tradiciones medievales como el Troilo y Crésida de Shakespeare, y como gran novedad: utilizando datos arqueológicos reales de la Edad de Bronce micénica para plasmar atuendos, costumbres, armas y edificios.

eric shanower

Eric Shanower (1963). Ganador de dos premios Eisner (2001, 2003). Autor de la Edad de Broce y un gran número de publicaciones ambientadas en Oz.

En unas versiones los dioses caminan de la mano del hombre, en otras, se da importancia al amor cortés; algunas resuelven el entuerto en una única titánica batalla, pero las más hablan de diez interminables años de asedio.
La Edad de Bronce, la novela gráfica de Eric Shanower, es distinta; nunca se había contado la rapsodia de Homero de esta forma. ¿Qué la hace tan especial?: un guión nutrido de todas las versiones anteriores, la intención del autor de aunar esos episodiosen una obra en la que lleva veinte años inmerso y su valiente interpretación gráfica de la época. Su dibujo se basa escrupulosamente en vestigios arqueólogicos de la Edad de Bronce, cual si fuera una ventana al oscuro siglo XIII a.C. Lejos quedan esas románticas armaduras clásicas y esos palacios llenos de capiteles corintios que Hollywood se ha empeñado en vendernos.

menelao y helena la edad de bronce

Menelao ve el rostro de su amada Hélena, aquella que se fugó con el príncipe troyano París.

La trama comienza en la Edad de Bronce Tardía, y enfrenta a troyanos,que Shanower ha plasmado con rasgos hititas, y a aqueos. La guerra la desata el consabido rapto de Helena por el príncipe troyano Paris; pero la realidad subyacente, y de la que Agamenón, rey de Micenas, espera sacar tajada, es la lucha por el control del Helesponto, y con él todo el comercio con las ciudades del Mar Negro.

Aunque el guión sea primordial, el dibujo no se queda atrás. La vestimenta, el aspecto físico e incluso el corte de pelo de los griegos está marcado por las pinturas, esculturas y grabados. El rey Agamenón, por ejemplo, es un calco de la homónima máscara de oro encontrada en su palacio de Micenas. Todavía quedan en pie varios edificios de la época: Micenas, el Pilos de Néstor o los restos de Accotini en la isla griega de Tera.

P-Desde que empezaste a documentar la historia a principios de los 90 han pasado más de 20 años. ¿Cuál ha sido tu inspiración para plasmar las armas y panoplia de la Edad de Bronce tardía?. ¿Han cambiado tus referencias con nuevos descubrimientos?

edad de bronce portada comic

Portada de la Edad de Bronce, editada en España por Azake. Agamenón está basado en la máscara de oro que lleva su nombre, descubierta en Micenas.

R-Las armaduras aqueas están basadas en general en imágenes del vaso de los guerreros de Micenas. Desde luego he incluido variaciones. Hay muchas representaciones de cascos y otros tipos de armadura que se han descubierto en la esfera de influencia micénica, e intento incorporarlas en mis diseños de la panoplia aquea. También me baso en descripciones de Homero en la Iliada, e intento incluirlas lo máximo que puedo, aunque la Iliada tal como la conocemos data de varios cientos de años después de los hechos que inspiraron la Guerra de Troya (siglo VIII a.C). El único que lleva armadura completa de Dendra es el rey Nestor, pero ninguno más.

La armadura troyana se basa en imágenes de guerreros hititas, pero no existen muchas de ellos portando armadura, así que he ido más al este para incorporar algunos aspectos de armaduras de otras culturas. Desde luego he tomado en consideración el equipo de los Pueblos del Mar, pero como no sabemos quienes fueron realmente o su procedencia, he tratado de ser cuidadoso en el uso de las representaciones que tenemos de ellos. Sus barcos desde luego fueron los mismos que se usaron en la Edad de Bronce. Pero los que han sido interpretados como cascos emplumados, muy distintivo de ellos, no los he usado en mi historia. Todas las armas de la Edad de Bronce son lo más autenticas que he podido plasmarlas.

P-La raza troyana en los comics parece muy diferente de los aqueos, incluso su morfología es similar a los nativos americanos con esos pómulos pronunciados y narices distintivas. ¿Porqué elegiste ese estilo?

R-Empecé con fotografías de personas actuales de Turquía cuando me imaginaba como serian los troyanos. Algunos personajes, como Hécuba, están basados específicamente en representaciones de gente hitita. Las cintas para el pelo que llevan casi todos los hombres pueden dar la impresión de que los troyanos parecen nativos americanos, pero están basadas en la arqueología, y todas mis representaciones están centradas en ella.

P-Encuentro fascinante el arco argumental sobre Crésida y Troilo. Los reyes aqueos tratan a Cresida como un premio, un objeto. En general todos los personajes son MUY OSCUROS, ninguno cree en el amor al projimo. Incluso Príamo, que se ha mostrado como un rey correcto y querido quiso sacrificar algunos prisioneros en venganza por la muerte de su hijo. ¿Qué podemos esperar en los próximos números?, ¿tal vez Eneas tenga algo que decir?

ifigenia edad de bronce

Ifigenia, la hija de Agamenón, es sacrificada para que el temporal amaine.

R-El próximo episodio se centrara en el encuentro entre Helena y Aquiles en el monte Ida. Intento contar la historia como se ha ido concibiendo durante milenios. No intento añadir nada que no estuviera presente antes, aunque desde luego debo expandir algunos aspectos y dramatizar otros para una audiencia moderna, en modos que nunca se habían hecho con esos personajes. Además debo encajar varias piezas de la historia para que concuerden. Desde luego Eneas volverá a aparecer en La Edad de Bronce. No sería la historia de la Guerra de Troya sin él.

P-Si sigue la serie Juego de Tronos, Stannis debe tomar con su hija una decisión parecida al rey Agamenón. ¿Cree que los antiguos mitos siguen inspirando los dramas de hoy?

R-Me encantan los libros de Canción de Fuego y Hielo, pero nunca he visto Juego de Tronos porque sospecho que los libros son mejores. A mi entender es la Guerra de las dos Rosas la que inspiró el libro, y no la mitología. Pero la mitología siempre ha sido una fuente de inspiración fructífera.

P-¿Cuales son tus personajes favoritos y porqué?
R-Me gustan todos. Pero quizás Héctor un poco más porque es un buen hombre. También me gusta Aquiles, en parte porque es alguien ajeno al resto de monarcas aqueos. Y también amo a Helena, porque toda su historia gira en como existir en una sociedad en la que no encaja, y no entiende porqué.

P-He estado esperando cada número como un tesoro. ¿Llegar al épico final es un objetivo a largo plazo entre otros proyectos?

R-Llegaré al final de la Edad de Bronce algún día. Me gustaría llegar ahí antes de ser demasiado viejo para tantear otros proyectos. Pero veremos.

P-Gracias por contar su versión de una historia a la que se lleva dando vueltas 3.000 años con realismo. Gracias por mostrar la cara oscura de los humanos. No hemos cambiado lo suficiente.

R-Muchas gracias. No creo que la naturaleza cambie, de todas formas.

 

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

 

 

Los falsos documentales del Discovery Channel

Animal Planet

Recreación 3D de los sirénidos que dicen haber visto los científicos de Mermaids: the body found.

Los falsos documentales son un subgénero de moda al que se ha apuntado Discovery Channel. Especulan con un hecho ficticio, como la existencia de sirenas o dragones, pero camuflandolo con un barniz de realidad. Para conseguir esto tergiversan pruebas científicas y les dan otro enfoque; y en el peor de los casos las inventan directamente. Contratan a actores poco conocidos y les calzan una bata de charcutero, et voila, se convierten en científicos, arqueólogos o biólogos con una laureada carrera a sus espaldas. Discovery Channel, el canal por antonomasia de cultura de masas, ha cometido el pecado de rendirse a este canto de sirena para subir la audiencia de sus programas.

Paul-Rosolie-with-anaconda

El explorador Paul Rosolie sujeta a la anaconda que le devorará.

El último escándalo versa sobre una anaconda de 10 metros zampándose al explorador Paul Rosolie, que relata sus vivencias dentro de las entrañas del ofidio. La joya, EatenAlive,  se estrena el 7 de diciembre (2014) a pesar de las 21.000 firmas en contra. Por un lado se maltrata al animal y por otro se vende la falsa imagen de que los humanos son parte del  menú de las grandes serpientes.

En 2013 Discovery Channel emitió La leyenda del Megalodón. En él un megatiburón de 20 metros, extinto a mediados del Pleistoceno, reaparece cerca de la costa sudafricana para atacar a una embarcación. Supuestamente el escualo hundió el barco y devoró a sus ocupantes, que filmaron su fin, y Discovery emitió el “sorprente material”, encontrado junto al destrozado pecio. El montaje potenció la semana del tiburón, alcanzando un pico de 5 millones de espectadores. Nadie echó de menos a los cuatro turistas “sacrificados” por la productora, ni ninguna cadena de televisión abrió los informativos con el ataque de esta macrobestia.

A los ejecutivos del canal de no-ficción les pareció licito mentir a la audiencia para conseguir mejores resultados en el share. Los jefes de contenido barajaron los pros y los contras y decidieron que les era rentable. El precio pagado fue el descrédito ante los ojos de una generación que creció aprendiendo sobre el mundo con el canal Discovery. Se destruyeron años de confianza en 83 minutos. La cadena pidió disculpas ante la avalancha de críticas y se excusó alegando que era un experimento para fomentar la curiosidad.

Megalodon submarino

Submarinos nazis y megalodones, un cocktel explosivo aportado como prueba.

“Gracias Dicovery, por hacerme dudar de todo lo que he visto y habéis hecho” respondía un enfadado espectador en el facebook de la empresa, minutos después de que la emisora expresara sus disculpas por la estafa:

“Aunque algunos eventos y personajes en la cinta han sido dramatizados, avistamientos de la criatura gigante continúan a día de hoy. El megalodón fue un tiburón real. Las leyendas de marrajos gigantes persisten por todo el mundo. Todavía se debate que pueden ser”

Ya en 2012 el canal emitió un monográfico sobre la existencia de sirenas. Mermaids: the body found trató de avalar la hipótesis del simio acuático. Esta teoría mantiene que el antecesor del hombre y el mono, hará 7 millones de años en la costa este africana, vivió en un ambiente semiacuático alimentándose de moluscos e irguiendo su columna al caminar por el agua. Supuestamente la subida del nivel del mar separó a los homínidos en dos troncos que divergieron en su evolución.

133839973236313668601101197_Hiding

Falsa pintura rupestre de 30.000 años encontrada en una cueva egipcia. Muestra un combate entre hombres y sirénidos.

Para dar credibilidad a la teoría, Discovery nos presenta la historia de tres científicos que investigan la causa del varamiento masivo de ballenas en playas de todo el mundo. Pronto llegan a la conclusión de que los cetáceos mueren debido al uso de una tecnología secreta de la marina de EE.UU: un sonar que revienta el sistema auditivo y genera embolias masivas a los mamíferos acuáticos.

Los investigadores, que son actores camuflados de biólogo, se amparan en este hecho real para asegurar haber visto seres mitad hombre mitad pez junto a las ballenas. Para su frustración siempre llegan a la escena unos misteriosos agentes del gobierno para llevarse esos cadáveres. Denuncian los científicos que es para eliminar las pruebas de que seres inteligentes del lecho marino perecen cada vez que el ejército prueba su arma.

XjuvAlj

Según la teoría del mono marino, los sirénidos divergieron del Hombre hace 7 millones de años, adaptándose al medio acuático.

Más tarde encuentran un sirénido en el vientre de un tiburón blanco, pero esta vez es el gobierno sudafricano el que les confisca el “increible” hallazgo. El documental continua aportando falsas pruebas, como pinturas rupestres de 30.000 años que plasman un enfrentamiento entre humanos y hombres pez en el antiguo Egipto. Y como colofón los investigadores contactan con dos niños que grabaron a un ser con el teléfono móvil. Se observa como el animal alza su mano hacia el zagal, que huye despavorido. La escena está muy bien cocinada por la productora, pues según avanza el programa se desvela más metraje, hasta la espectacular entree del ser mitológico que embrujó a Ulises (pero este es más grotesco que bello).

Los falsos documentales, o mockumentarys (de burla), tienen su antecedente en La guerra de los mundos de Orson Welles (1938), que radió una invasión extraterrestre. Juegan con la ventaja de que el receptor suele creer lo que ve si se le presenta de la forma adecuada.

Blogdoc5

Video que muestra a un sirénido varado atacando a un niño. PINCHA PARA VER.

En 2014 se estrenó en España Operación Palace, un reportaje sobre el fallido golpe de Estado del 23-F. Resultó ser un falso documental en el que se entrevistaba a testigos presenciales. Solo al final se destapó que era un montaje con el objetivo de denunciar la falta de transparencia del Estado español que, treinta y tres años después, no ha revelado la verdad de lo acontecido. Se convirtió en el programa (no deportivo) más visto de la cadena, con 5,2 millones de espectadores.

La Dirección de Discovery Channel sabía la tremenda repercusión que tendría Mermaids; the body found, y por eso se desvirgaron en 2012 con un mockumentary de libro. Tuvo todos los ingredientes para triunfar: un guión sustentado en hechos verdaderos, buenos actores, el afán del ser humano por creer en quimeras que no existen y el aval de ser, hasta ese momento, un canal divulgativo respetable y con principios. Dejando a un lado el papel de abogado del diablo, es cierto que las pruebas presentadas de forma tan convincente estimulan la imaginación y dejan ese regusto en el paladar de “y si…”. Pero no.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

 

 

Dioses, tumbas y sabios: el propagandista nazi que divulgó arqueología

carter

Dioses, tumbas y sabios es un libro de divulgación histórica, obra del escritor alemán C.W. Ceram. Se publicó por ver primera en 1949. Tuvo la virtud de acercar al gran público los secretos de la arqueología. Desde su publicación fue un éxito de ventas, traducido a numerosas lenguas, y reimpreso en la actualidad.

Cuando los tanques estadounidenses entraron en Irak en el 2003 acamparon en un yacimiento arqueológico próximo al palacio de Sadam Hussein. Los dos millares de norteamericanos no repararon en que obliteraban las huellas de un pasado más importante que ellos mismos. Los restos, de 4.000 años de antigüedad, pertenecían a la civilización babilónica, y los blindados, hollando las arenas milenarias, destruyeron el pavimento y dañaron la puerta de Ishtar.

????????

C.W Ceram

Cada arañazo al patrimonio mesopotamico repugnaría a C.W. Ceram, el autor de “Dioses, tumbas y sabios”, que sentía un profundo aprecio por el pasado, y narró las aventuras y desventuras de unos arqueólogos primerizos que, al despuntar el siglo XIX, se veían en pañales en esa nueva profesión. Su libro es una combinación de aventura e historia, pero escrito en forma de ensayo, siempre instructivo y que no comete el mayor pecado de las letras juntas: ser aburridas.

La propia vida de Ceram es interesante. Para empezar su apellido es un anagrama. Su verdadero nombre es Kurt Wilhelm Marek y en vez de buscarse un alter ego literario decidió darle un toque anglosajón a su apellido alemán cambiando el orden de las letras. Ceram sirvió durante la Segunda Guerra Mundial como propagandista de Hitler y, cambiando pluma por fusil, fue apresado por los soldados Aliados en una batalla tan internacional como su obra, Montecassino. Su dilatada experiencia en las letras (la sociedad nacionalsocialista era meritocratica y el talento de Marek fue aprovechado) le recondujo a la divulgación arqueológica.

Destaca el capítulo dedicado al arqueólogo alemán Shliemann que, desafiando a un mundo que se burlaba de él, se propuso descubrir Troya allí donde los textos homéricos ubicaban la ciudad de Príamo, en la colina de Hisarlik. Que Ceram no era academicista se demuestra en que excusa los comportamientos vándalicos de los arqueólogos amateurs a la hora de llevar sus excavaciones. Shlieman no tuvo reparo en volar capa tras capa de Ilión con dinamita hasta llegar al séptimo estrato. Peló Troya como si fuera una cebolla.

Con sus palabras apasionadas Ceram consigue sumergirnos en un mundo más parecido al de Indiana Jones que a la poco excitante tarea de ordenar científicamente los hallazgos de la arqueología moderna. En el pasado era mucho más peligroso salir de la esfera del mundo occidental. Aunque hoy te siguen dando matarile para robarte el rolex y hay mucha gente que viaja pensando que el mundo es Bambi, las excavaciones no hay que defenderlas rifle en mano de saqueadores derviches. Los primeros arqueólogos eran aventureros que querían vivir experiencias líricas y parecerse a aquellos héroes de las historias de su niñez. Dentro de la profesión nos encontramos una variopinta caterva de excéntricos lords ingleses, millonarios con mucho tiempo libre o forzudos de circo.

libro

Portada del libro en edición en lengua inglesa.

Personalmente disfruté más con los primeros capítulos del libro: los protagonizados por la cultura micenica y minoica. Antes de empezar a leer “Dioses, tumbas y sabios” llevaba un tiempo empapándome de la historia de la Guerra de Troya y de la interpretación que se le ha dado en cada época; desde el intento de apropiarse de Eneas y sus dárdanos por los romanos, a las historias de amor cortés entre Troilo y Crésida en la Edad media. Los capítulos dedicados a Troya y a la Creta redescubierta por Evans me provocaron la sensación de que sí; de que el poeta ciego del ayer se basó en hechos reales. Que los nobles aqueos reñían desde sus carros acorazados con armaduras como la encontrada en Dendra. Que hubo una gran expedición para dominar las rutas comerciales del Helesponto y que el declive de Creta se debe tanto a las invasiones micenicas,a temperadas con casamientos, como a los terremotos que sacudieron el Egeo.

También compartimos la excitación de lord Carnavon y Howard Carter cuando penetran en la tumba de Tutankamon, la única que quedó libre de saqueo en el Valle de los reyes. Ceram hace bien en atribuir todo el merito a Carter en detrimento de Carnavon que puso el capital y cierto entusiamo despreocupado. Como buen libro divulgativo no se priva de comentar la terrible maldición que cayó sobre los que desenterraron al faraón.

Los capítulos dedicados a Pompeya y al desciframiento de la piedra Rosetta les siguen en interés. Ceram también dedica sendos capítulos a Babilonia y la cultura maya, pero mi periodo y ámbito geográfico preferido es el Egeo.Debido a que el libro fue escrito en 1954 muchas tesis han sido superadas y se han descubierto muchas inexactitudes, pero el apasionamiento de Ceram en hilvanar y descubrir el pasado sigue siendo hoy igual de valido que hace medio siglo.

 

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

La agricultura, el cáncer de la humanidad

neolitic

¿Fue la agricultura el avance decisivo para la conquista de todos los rincones del orbe?, ¿fue el milagro que salvó a la humanidad o el mal necesario?

Hace 10.000 años la humanidad inició una nueva etapa tecnológica que la permitió expandirse y crecer exponencialmente por los cinco continentes a una velocidad artificial: el Neolítico. Fue la agricultura el factor clave que permitió a los cazadores-recolectores palestinos dar el salto del Paleolítico a la Nueva Edad de Piedra. Los antropólogos del XIX vieron esta innovación como un avance prodigioso, tesis que se ha mantenido hasta hace poco, cuestionada por nuevos descubrimientos que se plantean si la agricultura fue el milagro que salvó a la humanidad, o más bien el mal necesario.

agricukt

Mapa del surgimiento de la agricultura en distintas partes del mundo.

Los homínidos (el homo sapiens y sus predecesores), llevaban 1,5 millones de años alimentándose como cazadores-recolectores, con un cuerpo y tracto digestivo adaptado a ese régimen alimenticio y estilo de vida nómada. Con la aparición de la agricultura modificamos la dieta y las costumbres en un proceso de tan solo 8.000 años. El ser humano no ha mutado biologicamente en ese porcentaje del 1% de su existencia; no ha dado tiempo. Como la tesis de Lamarck, en la que las adaptaciones vitales de los padres se pasaban a los hijos, están superadas, haremos caso a las leyes de la genética de Mendel y Darwin. Aún somos biologicamente cazadores-recolectores: veamos el daño que los granos y cereales producen en nuestro inadaptado cuerpo.

El nutricionista John Yudkin, autor del profético libro “Azúcar: la verdad amarga”(1972) prueba que los seres humanos están mal adaptados a consumir cereales. Las alergias difundidas afectan incluso a poblaciones modernas, que han hecho del grano la base de su pirámide nutricional (basada en estudios financiados por las grandes compañías cerealeras). Todos los granos contienen ácido hexafosfórico, que impide una buena absorción del calcio y lleva a insuficiencias vitaminicas.

Nuestros ancestros comían esporádicamente, no picoteaban cada tres horas como hoy en día, por lo que su organismo forjado a través de generaciones de abstinencia, ayunos y comilonas, tendía a almacenar energía como grasa para usarla en tiempos de escasez. Cuando consumimos más carbohidratos (azúcar) de los necesarios y las reservas de glucógeno de los músculos están repletos, el cuerpo almacenará las calorías sobrantes como tejido adiposo.

megafauna

Los cazadores-recolectores se alimentaban de megafauna. Cuando agotaron el recurso se vieron obligados a buscar otras fuentes de energía.

En los años 70 en Estados Unidos nació la pirámide de alimentación. La misma que nos enseñaban en el colegio. La idea de una dieta equilibrada era comer muchos hidratos de carbono (pan, pasta, arroz y azúcar), pocas proteínas (carne, pescado, huevos) y casi nada de grasa. Esa dieta ha producido la generación más gorda y enferma de la historia de occidente.

Si los cazadores paleolíticos no pasaban hambre y tenían a su disposición proteínas y una dieta más variada que nosotros, y casi con menos o igual esfuerzo, los antropólogos se han preguntado porqué se cambió de hábitos de vida a nivel global. La teoría más convincente sostiene que la presión demográfica de los primeros agricultores de trigo (8.500 a.C) forzó a las poblaciones vecinas al sedentarismo. La explosión demográfica disminuyó los recursos disponibles e hizo inviables los medios de caza y recolección tradicionales. El Hombre debía adaptarse a este desequilibrio con su ecosistema o morir. En la naturaleza las especies animales reaccionan a la superpoblación con gran mortandad y muy pocas con un cambio biológico efectivo. En nuestro caso el milagro que posibilitó ese salto hacía adelante fue la agricultura.

Dentro de las ventajas de la agricultura sobre la caza encontramos: más calorías por unidad de tierra por unidad de tiempo (capaz de alimentar a poblaciones más numerosas). Los cereales forman grupos densos de fácil recolección, acceso a calorías  de forma asequible y grandes posibilidades de almacenamiento. El valor nutritivo de los cultigenos fue adaptándose poco a poco, sin darse cuenta. Los labriegos solo cuidaban las plantas más apetitosas en detrimento de las no saludables o de poco valor nutritivo y priorizaban las que tenían hiperdesarrollada la parte comestible.

Asentamiento neolítico.

Asentamiento neolítico.

Una de las desventajas más evidentes de este sístema son las hambrunas de las especies cultivadas por el Hombre, sin ir más lejos la hambruna de la patata de Irlanda de 1845. Y otra no tan evidente es el grotesco aumento de población propiciado por más “adelantos” tecnológicos. La esperanza de vida se redujo de 30 a 20 años, y la talla disminuyó del 1,75 a menos de 1,60. No se equivocaban los que se mofaban de las palabras de Jesucristo en la Biblia: “da a un hombre un pez y comerá un día, enseña a un hombre a pescar y acabará con todos los ecosistemas”.

La dieta paleolítica, o del hombre de las cavernas, surge para dar respuesta a los desajustes alimenticios de la obesa sociedad occidental moderna. Parte de un mejor conocimiento del funcionamiento del cuerpo humano y ha sido abanderada por deportistas que ya tenían claro que el azúcar y los productos procesados eran perniciosos, pero que han dado un paso más. Se centra en el uso de los alimentos disponibles en esa época y se compone principalmente de carne, pescado, frutas, verduras, frutos secos y raíces, así mismo excluye granos, legumbres, productos lácteos (para los intolerantes a la lactosa), azúcares refinados y aceites procesados. Los adeptos han visto aumentar su rendimiento deportivo, disponen de más energía a lo largo del día, pasan menos hambre y su grasa corporal se ha reducido a un límite sano.

En este marco, nos preguntamos si la agricultura significa el progreso o con las innovaciones tecnológicas pretendemos acercarnos a ese antiguo status quo. Nuestra actual pirámide de alimentos es una “anomalía histórica”.

Carlos de Lorenzo Ramos

Tres migraciones diferentes y no una sola poblaron el continente americano hace 15.000 años

sioux

Una primera oleada migratoria a través del estrecho de Bering fue seguida por otras dos secundarias.

El ya fallecido doctor Joseph Greenberg publicó en 1987 unos estudios sobre el origen de una lengua en común usada por los pueblos amerindios que fueron calificados de “basura” por algunos sectores lingüistas durante mucho tiempo. Pero un nuevo hallazgo genético ha rescatado esta teoría, que académicamente tiene muchos flecos, con la evidencia de que hace 15.000 años los primeros humanos colonizaron el Continente americano en tres oleadas diferenciadas provenientes de Siberia. La lengua amerindia de Greenberg se correspondería con la primera migración, mientras que las otras dos, la na-dené y la esquimo-aleutiana,  coincidirían con las dos siguientes.

El nuevo estudio afirma que las poblaciones de nativos americanos provendrían de tres migraciones diferentes y no solo de una migración, según la investigación genética de los genetistas Andres Ruiz-Linares David Reach. Sus orígenes se pueden trazar 15.000 años en el pasado, cuando en Alaska el estrecho de Bering  se podía cruzar mediante un puente de hielo que dejaba paso franco.

La mayor parte del código genético de los nativos americanos pertenece a la primera migración, pero las dos subsiguientes hicieron importantes contribuciones genéticas. Basados en un estudio que ha trazado el genoma de 52 grupos nativos americanos y 17 siberianos,se concluye que la segunda y tercera oleada solo ha dejado huella en poblaciones árticas de habla esquimo-aleutiana y en los chipegüas canadienses de habla Na-dene.

greenberg_head

Jospeh Greenberg, el polémico autor de la teoría del idioma amerindio.

Reich, coautor del estudio apuntala que “el linaje asiático de estos primeros americanos es muy antiguo y difiere del linaje asiático de la segunda y tercera oleada, la que contribuyó genéticamente a esquimales y chipegüas, más relacionada con el genoma de las poblaciones actuales del Este de Asia.”

Aún comenta Ruiz-Linares “nuestro estudio arroja luz a los patrones genéticos de los hombres que se dispersaron por las Américas”. El estudio indica que los pueblos se expandieron hacia el Sur siguiendo una ruta que abrazaba la costa. Mientras avanzaban rumbo al Sur, las poblaciones se fueron asentando por el camino. Después de la separación hubo poco movimiento genético entre los grupos nativos, especialmente en Sudamérica.

Pero esta dinámica no fue siempre tan simple. Los investigadores han encontrado, por ejemplo, que los habitantes de sangre mesoamericana de Centroamérica comparten genes tanto del Sur como del Norte.

El estudio ha sido complicado, asegura Ruiz-Linares, por el hecho de que América ha sufrido el influjo de migraciones europeas y africanas desde 1942 y la pureza genética no es total debido a ese mestizaje. Aproximadamente el 8,5 del código genético de los nativos pertenece a otra raza.

Una voz discrepante con esta teoría es la de David Meltzer, de la Universidad Metodista del Sur. “Es un estudio importante, pero no la última palabra. A veces las estadísticas permiten hacer maravillosas interpretaciones, pero hay que ser precavido”, ha comentado Meltzer.

En 1987 el doctor Joseph Greenberg postuló que los lenguajes americanos proceden de un tronco común, algo que no se podía demostrar genéticamente en ese momento. Ruiz-Linares ha respondido al respecto que “muchos lingüistas han tachado el trabajo de Greenberg de basura”, pero Ruiz-Linares considera que su estudio reivindica las teorías de su predecesor. “Es un hecho que la genética se corresponde con la lengua” ha afirmado Ruiz-Linares.

El doctor Greenberg centró sus estudios en el campo de la tipología lingüística, tanto en América como en África, y propuso agrupaciones grandes para familias de lenguas ya conocidas, denominadas actualmente macrofamilias. Algunas muy controvertidas como la amerindia y la euroasiática. Estas dos últimas propuestas han encontrado mucha oposición, principalmente por los métodos que utilizó. Greenberg obtuvo su deducción por el método de comparación léxica masiva y saca la conclusión de que habría tres lenguas: la amerindia, la na-dené y la esquimo-aleutiana.

El mayor problema que plantea su teoría es el uso de fuentes oscuras y antiguas, que no se adaptaban a los estándares académicos. Muchos datos ni siquiera son verificables. Elegían la lengua con mayor parecido léxico en lugar de reconstruir adecuadamente la protolengua de la familia en cuestión. Pero no cabe duda de que este último descubrimiento es un indicio a favor para las teorías de Greenberg.

Carlos de Lorenzo

C.d.lorenz@hotmail.com