Entrevista a la ilustradora Rocio Espín Piñar

castillo-Jeres-el-Marquesado_capítulo-de-libro

Castillo de Jerez del Marquesado (s.XII).

Rocío Espin, arquitecta de profesión, consigue dar vida con sus pinceles a ciudades antiguas como la Granada del siglo XVI, Constantinopla o Babilonia

¿Quién no ha visto soldados medievales alanceando a Cristo?, ¿acaso a Helena de Troya la raptaron fantoches ataviados con plumas renacentistas?. Son anacronismos históricos que una hornada de ilustradores está comenzando a desterrar, estudiando a conciencia los vestigios arqueológicos.

Rocío Espín es una joven arquitecta que podemos incluir dentro de este género: reconstruye, con el fino trazo de sus pinceles, ciudades que ya no existen. Gracias a su trabajo tenemos una ventana abierta a la Granada del Renacimiento, a la antigua Assur o las puertas de Babilonia.

El gusto por la pintura le viene desde niña, cuando garabateaba los folios de los cuadernos del colegio. Hasta ahí es algo que hemos hecho todos; per

o ella dio un paso más y, animada por su abuelo, estudió arquitectura. Las leyes físicas que aprendió en la carrera completaron, con disciplina y esfuerzo, ese don natural por el arte que ya poseía. En la escuela de arquitectura descubrió la relevancia que tenía la expresión gráfica como herramienta de comprensión. Por ello decidió realizar un doctorado (2007) para investigar las posibilidades de la era digital aplicadas a la arquitectura.

Sus influencias van desde los grandes maestros del siglo XIX hasta los libros infantiles, pasando por los grabados de Doré o el mundo colorista del cómic. José Daniel Cabera Peña, ilustrador militar de la Edad Antigua y del medievo, también ha sido un espejo en el que poder mirarse con una admiración nacida del respeto mutuo.

Junto a él realizó el Manual del Acequiero. Dos años intensos en los que plasmaron el Parque Nacional de Sierra Nevada en acuarelas de todo tipo. Este encargo le abrió las puertas para otros proyectos de la administración como Granada Nazarí y Renacentista: 1600 de la serie Agua, Territorio y Ciudad.

Una experiencia de reconstrucción histórica que le sirvió como carta de presentación para ilustrar en Desperta Ferro, Medieval Warfare y Ancient Warfare.

Rocío nunca parte de cero a la hora de documentarse. En algunas publicaciones se encargan de ello los editores, en otras el autor le da las referencias y en otras, las más controvertidas, tiene que dilucidar que quieren realmente los autores de los textos. Aun así siempre busca por su cuenta la documentación que la permita comprender y explicar lo que se describe.

Su actual proyecto es el más ambicioso, aunque solo sea por la intención. Se trata de una guía sobre el guerrero medieval español desde el siglo X hasta el XV. El libro utilizará documentos inéditos recopilados por toda España por Bonifacio Esteban. José Cabrera Peña y ella ilustrarán un gran Atlas de la panoplia medieval española. La aportación de Rocío viene a complementar un inventario paralelo de fortificaciones que ofrezcan un marco arquitectónico de este periodo. Está estudiando el gráfismo más adecuado para la recogida y organización de estas construcciones tan variadas en escala, proporciones y estado de conservación.

Rocío planea seguir en la brecha de la reconstrucción de la antigüedad. Para ella el dibujo es mucho más exacto y comunicativo que cualquier texto escrito. En la ilustración de Granada Nazarí estuvo trabajando dos años; estudiando cada manzana de la urbe, sus caminos y templos, y las edificaciones más significativas. Pudiendo, al fin, relatar la historia de Granada en el 1600 siguiendo con el dedo la lámina. ¿y más allá quien sabe?. Se barajan ciudades perdidas como Cártago, Troya o Micenas.

Carlos de Lorenzo Ramos

Howard Wasdin, un Navy SEAL en la Batalla de Mogasdicio

07_black_hawk_down_blu-ray

El sargento Eversmann y un ranger parapetados tras una esquina que da a la calle Hawaldig. Enfrente, un vehículo artillado somalí (Black Hawk Derribado, 2001)

Howard Wasdin, es autor del libro Seal TEAM SIX; en él relata su duro entrenamiento para entrar en los Navy Seal, la élite de la marina norteamericana.

Quienes demuestran cualidades casi sobrehumanas pueden aspirar al todavía más selecto Team 6, un cuerpo secreto creado después de los atentados de Irán en 1980. La obra empieza narrando con fuentes de primera mano la operación que acabó con la muerte de Bin Laden en la que participó esta fuerza de combate. Multitud de detalles contados desde dentro que arrojan luz sobre asuntos poco claros de la actualidad. Wasdin estuvo desplegado en la Operación Tormenta del Desierto y aporta datos vívidos de la Batalla de Mogadiscio, donde acertó a un miliciano a 750 metros y fue herido en la tibia por una ráfaga de AK-47.

Diez preguntas al Navy Seal Howard WasdinEn inglés

howard-wasdin-entrenamiento-navy-seal-video

Howard Wasdin explica el intenso entrenamiento al que se someten los Navy Seals. PINCHA PARA VER.

En 1993 las calles de Mogadiscio, la capital de Somalia, eran un hervidero de hombres armados. El país se hallaba inmerso en una guerra civil donde los Señores de la Guerra pugnaban por alzarse con la hegemonía. Los milicianos del caudillo más poderoso, Mohamed Farah Aidid, robaban el alimento enviado por la Comunidad Internacional y ametrallaban a la multitud hambrienta. Cuando Aidid utilizó una mina de detonación para matar a cuatro policías militares norteamericanos, el presidente Bill Clinton envió tropas de refresco para su captura, incluido Wasdin y otros tres Navy Seal.

black-hawk-sobre-playa-somali

El derribo de dos helicópteros UH-60, el 3 de octubre de 1993, terminó con 19 soldados estadounidenses y más de 500 somalies, entre civiles y milicianos, muertos.

La misión se orquestó el 3 de octubre y lo que empezó como una sencilla misión de captura, terminó con dos helicópteros Blackhawk derribados y con 19 estadounidenses muertos, dos de ellos, los Delta Force Shugart y Gordon, fueron paseados sin vida por una muchedumbre desmadrada, lo que presionó a Clinton para abandonar Somalia. Mike Durant, piloto del Super Seis Cuatro, fue hecho cautivo y liberado una semana después.

osama

En Seal Team Six se narra la muerte de Bin Laden. Nueva información contradice lo expuesto en el libro.

La batalla tiene muchos nombres: del Mar Negro, del Black Hawk derribado, o como los somalíes la llaman, Ma-alinti Rangers (el día de los rangers) y fue la batalla terrestre más importante de Norteamérica desde Vietnam hasta Afganistan en el 2001.

Olvidado episodio para las autoridades militares, fue el periodista del Philadelphia Inquirer Mark Bowden en Black Hawk Derribado el que reconstruyó fidedignamente el cerco a los 99 soldados estadounidenses en la antigua ciudad africana, y que posteriormente fue llevada a Holywood por Ridley Scott. Entrevistó a la mayoría de los rangers implicados y viajó a Somalia para hacer lo propio con los milicianos de Aidid. Tuvo acceso a los vídeos del avión espía del comandante Garrison, lo que le permitió dar coherencia a los sucesos segundo a segundo. Lógicamente encontró problemas para recopilar testimonios de los cuerpos secretos: la Delta Force y los Navy Seals.

seal team six

SEAL TEAM SIX, Howard Wasdin, Barcelona, Crítica, 352 págs., 24 €

El libro de Wasdin aparte de sumergirnos en el combate a pie de calle, complementa y se solapa al de Bowden de una forma sorprendente. Wasdin, que pasó los dos meses anteriores a la batalla realizando operaciones secretas en un piso franco, revela el doble juego que se seguía en la Embajada italiana. Asegura que informaban a Aidid de cada movimiento estadounidense y a su vez apoyaban la labor de los cascos azules.

La batalla tuvo consecuencias políticas importantes. Según Bowden, acabó con el breve y emocionante periodo de inocencia que siguió a la Guerra Fría, una época en la que se creía poder barrer del planeta a los dictadores corruptos. El Gobierno de Estados Unidos fue testigo mudo del arranque genocida de Ruanda y Zaire un año después. Además se adoptó la decisión de no poner tropas estadounidenses bajo mandato de la ONU.

Pero este libro no solo narra pasajes de la historia bélica reciente de EE UU. Cuenta la superación personal de un hombre al que sufría malos tratos paternos, cómo superó todos los esfuerzos físicos requeridos para alistarse en los seals y, por último, cómo se reintegró a su vida civil. Fue guardaespaldas del embajador norteamericano en Filipinas, policía en un barrio conflictivo, vendedor de coches y hace poco se graduó en fisioterapia. Dice que nunca quitó una vida por placer.

Carlos de Lorenzo Ramos