El garabato de Gibraltar y el pensamiento abstracto neandertal

hombre de neandertal campamento burian

Campamento neandertal, por Zdenek Burian. Tradicionalmente se les ha representado como poco más que bestias.

Un simple garabato encontrado en piedra dolomita gibraltareña puede poner en el escalafón evolutivo que les corresponde a nuestros primos neandertales.

Bestias, cretinos o salvajes han sido adjetivos vertidos por los académicos contra estos humanoides de arco supraorbital marcado y faltos de mentón. Su aspecto embrutecido no casa con inventar el ajedrez, pero el interrogante de si su comportamiento era idéntico al del homo sapiens sigue en el aire: pensamiento abstracto, arte complejo, ritos funebres, planes de futuro, tecnología, y la capacidad de imaginar.

neandertal-mujer-n--644x362

Reconstrucción moderna de una mujer neandertal. No resisitieron el empuje sapien.

La clave del asunto está en la cueva de Gorham, Gibraltar, en un grabado tallado en piedra de 39.000 años. El dibujo se compone de varias líneas cruzadas en ángulo recto, marcadas con profundidad en la roca. Y aunque no podemos descifrar su significado, las marcas no son fruto del azar, sino intencionadas. Aparte del grabado existen pruebas secundarias de su sofistificación no animal; ellos fueron los primeros en enterrar a sus muertos. Inhumandoles junto a objetos de valor artístico, flores y animales, para su uso en la otra vida, demostraron capacidad de pensar en el futuro. Los investigadores deben estar doblemente atentos a partir de ahora para captar estos indicios.

No existen datos cuantitativos acerca de la capacidad de los homo neanderthalensis para entender el simbolismo y el pensamiento abstracto. Solo hay indicios en periodos o lugares concretos, por lo que no es fácil hacer una valoración objetiva. Si se extrapolan, como han hecho científicos de la universidad de Queensland, el número de comportamientos complejos aumenta desde el 160.000 al 40.000 a.C. Se discute si el motivo es la mayor complejidad social, el conocimiento acumulado o el aumento de tamaño poblacional.

grabado neandertal cueva de gorham

Grabado de 39.000 años hallado en la cueva de Gorham, en Gibraltar.

Todos los diccionarios o enciclopedias catalogan al homo sapiens (nuestra especie) como “el único animal en la Tierra que ha podido desarrollar un pensamiento abstracto, con razonamiento incluido.” Es decir que podemos racionalizar el miedo o los apetitos, buscar el placer y en definitiva abandonar el estado de naturaleza primigenio y buscar el comfort. Se contrapone a esto el análisis más minucioso de los vestigios neandertales. Se está revisando a la alza a esta especie de gran potencial evolutivo, reconociendole parte de los vicios y virtudes sapien.

Los neandertales desaparecieron paulatinamente (30.000 a.C) desplazados cuando los homo sapiens africanos, invadieron su hábitat europeo. El grabado aparece en un lugar emblemático dentro de la arqueología de esta especie: La Roca fue último enclave neandertal, de donde se extinguieron hace 24.000 años (aunque aquí hay un baile de cifras, culpa de la datación con carbono 14 de restos tan antiguos). Es en Gibraltar además donde se encontró el primer cráneo adulto en 1848, perteneciente a una mujer, 8 años antes de los vestigios “oficiales” en Alemania.

2014-09-06-EmoBuscaNeandertal

El hombre caucasico comparte entre un 1 y un 4% de genes con los neandertales. Solo unos 10.000 neandertales y sapiens llegaron a cruzarse durante un abismo de tiempo que abarcó 130.000 años de coexistencia.

La teoría más reciente acerca de su desaparición, realizada por el CSIC en la cueva asturiana de el Sidrón, apunta a que la endogamia de sus pequeños grupos, aislados por el empuje sapiens, acabó por condenarlos genéticamente, produciendo individuos incompletos. Los investigadores llegaron a esta conclusión tras analizar las primeras vertebras cervicales de tres individuos y encontrar anomalías congénitas en el atlas, la unión de la columna y el cráneo. En las poblaciones humanas actuales esa deformidad se presenta entre en un 1% y un 4%, mientras que en el Sidrón aparece en 2 de cada 3 individuos.

Otras explicaciones acerca de su evaporación física incluyen cambios climáticos (la estepa se enseñoreo de Europa), pandemias que nos precedían, la competencia feroz por los recursos disponibles o el exterminio sistemático. La teoría más bonita es la que dice que los llevamos dentro de nosotros mismos. Existen casos documentados de hibridación sapiens-neandertal, el quid de la cuestión es saber cuanto porcentaje de ADN porta el hombre caucásico (1-4%).

Merece la pena aupar de nivel a estos seres cercanos a los hombres sabios, independientemente de que pudieran expresar o no sus pulsiones. Tal vez esos garabatos geométricos eran un grito desgarrador a un mundo cambiante que no comprendían, o tal vez solo estuvieran afilando su cuchillo de hueso. Respeto ante todo: algun troglodita coló sus genes en nosotros.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s