Los falsos documentales del Discovery Channel

Animal Planet

Recreación 3D de los sirénidos que dicen haber visto los científicos de Mermaids: the body found.

Los falsos documentales son un subgénero de moda al que se ha apuntado Discovery Channel. Especulan con un hecho ficticio, como la existencia de sirenas o dragones, pero camuflandolo con un barniz de realidad. Para conseguir esto tergiversan pruebas científicas y les dan otro enfoque; y en el peor de los casos las inventan directamente. Contratan a actores poco conocidos y les calzan una bata de charcutero, et voila, se convierten en científicos, arqueólogos o biólogos con una laureada carrera a sus espaldas. Discovery Channel, el canal por antonomasia de cultura de masas, ha cometido el pecado de rendirse a este canto de sirena para subir la audiencia de sus programas.

Paul-Rosolie-with-anaconda

El explorador Paul Rosolie sujeta a la anaconda que le devorará.

El último escándalo versa sobre una anaconda de 10 metros zampándose al explorador Paul Rosolie, que relata sus vivencias dentro de las entrañas del ofidio. La joya, EatenAlive,  se estrena el 7 de diciembre (2014) a pesar de las 21.000 firmas en contra. Por un lado se maltrata al animal y por otro se vende la falsa imagen de que los humanos son parte del  menú de las grandes serpientes.

En 2013 Discovery Channel emitió La leyenda del Megalodón. En él un megatiburón de 20 metros, extinto a mediados del Pleistoceno, reaparece cerca de la costa sudafricana para atacar a una embarcación. Supuestamente el escualo hundió el barco y devoró a sus ocupantes, que filmaron su fin, y Discovery emitió el “sorprente material”, encontrado junto al destrozado pecio. El montaje potenció la semana del tiburón, alcanzando un pico de 5 millones de espectadores. Nadie echó de menos a los cuatro turistas “sacrificados” por la productora, ni ninguna cadena de televisión abrió los informativos con el ataque de esta macrobestia.

A los ejecutivos del canal de no-ficción les pareció licito mentir a la audiencia para conseguir mejores resultados en el share. Los jefes de contenido barajaron los pros y los contras y decidieron que les era rentable. El precio pagado fue el descrédito ante los ojos de una generación que creció aprendiendo sobre el mundo con el canal Discovery. Se destruyeron años de confianza en 83 minutos. La cadena pidió disculpas ante la avalancha de críticas y se excusó alegando que era un experimento para fomentar la curiosidad.

Megalodon submarino

Submarinos nazis y megalodones, un cocktel explosivo aportado como prueba.

“Gracias Dicovery, por hacerme dudar de todo lo que he visto y habéis hecho” respondía un enfadado espectador en el facebook de la empresa, minutos después de que la emisora expresara sus disculpas por la estafa:

“Aunque algunos eventos y personajes en la cinta han sido dramatizados, avistamientos de la criatura gigante continúan a día de hoy. El megalodón fue un tiburón real. Las leyendas de marrajos gigantes persisten por todo el mundo. Todavía se debate que pueden ser”

Ya en 2012 el canal emitió un monográfico sobre la existencia de sirenas. Mermaids: the body found trató de avalar la hipótesis del simio acuático. Esta teoría mantiene que el antecesor del hombre y el mono, hará 7 millones de años en la costa este africana, vivió en un ambiente semiacuático alimentándose de moluscos e irguiendo su columna al caminar por el agua. Supuestamente la subida del nivel del mar separó a los homínidos en dos troncos que divergieron en su evolución.

133839973236313668601101197_Hiding

Falsa pintura rupestre de 30.000 años encontrada en una cueva egipcia. Muestra un combate entre hombres y sirénidos.

Para dar credibilidad a la teoría, Discovery nos presenta la historia de tres científicos que investigan la causa del varamiento masivo de ballenas en playas de todo el mundo. Pronto llegan a la conclusión de que los cetáceos mueren debido al uso de una tecnología secreta de la marina de EE.UU: un sonar que revienta el sistema auditivo y genera embolias masivas a los mamíferos acuáticos.

Los investigadores, que son actores camuflados de biólogo, se amparan en este hecho real para asegurar haber visto seres mitad hombre mitad pez junto a las ballenas. Para su frustración siempre llegan a la escena unos misteriosos agentes del gobierno para llevarse esos cadáveres. Denuncian los científicos que es para eliminar las pruebas de que seres inteligentes del lecho marino perecen cada vez que el ejército prueba su arma.

XjuvAlj

Según la teoría del mono marino, los sirénidos divergieron del Hombre hace 7 millones de años, adaptándose al medio acuático.

Más tarde encuentran un sirénido en el vientre de un tiburón blanco, pero esta vez es el gobierno sudafricano el que les confisca el “increible” hallazgo. El documental continua aportando falsas pruebas, como pinturas rupestres de 30.000 años que plasman un enfrentamiento entre humanos y hombres pez en el antiguo Egipto. Y como colofón los investigadores contactan con dos niños que grabaron a un ser con el teléfono móvil. Se observa como el animal alza su mano hacia el zagal, que huye despavorido. La escena está muy bien cocinada por la productora, pues según avanza el programa se desvela más metraje, hasta la espectacular entree del ser mitológico que embrujó a Ulises (pero este es más grotesco que bello).

Los falsos documentales, o mockumentarys (de burla), tienen su antecedente en La guerra de los mundos de Orson Welles (1938), que radió una invasión extraterrestre. Juegan con la ventaja de que el receptor suele creer lo que ve si se le presenta de la forma adecuada.

Blogdoc5

Video que muestra a un sirénido varado atacando a un niño. PINCHA PARA VER.

En 2014 se estrenó en España Operación Palace, un reportaje sobre el fallido golpe de Estado del 23-F. Resultó ser un falso documental en el que se entrevistaba a testigos presenciales. Solo al final se destapó que era un montaje con el objetivo de denunciar la falta de transparencia del Estado español que, treinta y tres años después, no ha revelado la verdad de lo acontecido. Se convirtió en el programa (no deportivo) más visto de la cadena, con 5,2 millones de espectadores.

La Dirección de Discovery Channel sabía la tremenda repercusión que tendría Mermaids; the body found, y por eso se desvirgaron en 2012 con un mockumentary de libro. Tuvo todos los ingredientes para triunfar: un guión sustentado en hechos verdaderos, buenos actores, el afán del ser humano por creer en quimeras que no existen y el aval de ser, hasta ese momento, un canal divulgativo respetable y con principios. Dejando a un lado el papel de abogado del diablo, es cierto que las pruebas presentadas de forma tan convincente estimulan la imaginación y dejan ese regusto en el paladar de “y si…”. Pero no.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

 

 

Alepo: la guerra civil siria puede destruir la ancestral ciudad

destroyedmosque

La Gran Mezquita de Alepo (715 d.C), destruida durante los combates de abril de 2013.

Una de las ciudades más antiguas del mundo ve como su patrimonio se vuelve trizas por la guerra.

Fue una ciudad dominada por hititas, amoritas, asirios, persas, griegos, romanos, bizantinos, musulmanes, mongoles y otomanos. Durante milenios estuvo entre las ambiciones de cualquier gobernante que pretendiera hacerse con un enclave estratégico en la región y con una reputación.

Se trata de Alepo, ciudad siria que desde 3000 a.C. no se ha movido de ese lugar entre el mar Mediterráneo y toda la civilización que floreció con el agua que le brindó el río Éufrates. Por ella pasaba todo el comercio del mundo antiguo, y se enriqueció privilegiada con distintas culturas.
No obstante los conflictos, ese legado nutrido perduró hasta nuestros días. Ni siquiera los terremotos pudieron impedir que esa ciudad ostentara actualmente construcciones que son Patrimonio de la Humanidad, según la Unesco.

Alepo-1-1200x900-06012014

Alepo antes de iniciarse los enfrentamientos.

Hoy, incluso la habitan minorías judías y cristianas que se asentaron desde tiempos inmemoriales. Pero la guerra civil que hoy atraviesa Siria ya está generando nefastas consecuencias para todo ese legado histórico y cultural que dejaron milenios de existencia de Alepo.

El lugar con toda la Historia
Es tan antigua, tan rica, que nos recuerda a otro lugar con un nombre muy similar, pero en la literatura: El Aleph de Jorge Luis Borges. En ella también pasa toda la Historia y se puede recorrer todo el mundo sin alejarse un paso.

La obra del escritor argentino, si nos tomamos la licencia, puede ser la metáfora de la riqueza del ahora amenazado lugar. Realidad y fantasía, tal como nos lo explicó de modo magistral un Nobel colombiano, están mucho más vinculadas de lo que parecen.

No se tiene certeza de donde proviene el nombre de la ciudad. Está expresado en una palabra mucho más antigua que la árabe (Halab). Puede ser tan viejo como la historia humana. Alepo sólo remite al arameo, una lengua que a duras penas se conserva en el país de boca en boca. La palabra “Halaba” significa “Blanco”, aludiendo tal vez a la cantidad de mármol existente en la zona.

Otro escritor que utilizó la ciudad como inspiración y lugar para su literatura fue, sin ir más lejos, quizá el mejor de todos, William Shakespeare. Dos de sus grandes obras incluyen a Alepo en parte de sus pasajes: Otelo y Macbeth. El escritor intentaba tal vez que las obras se cargaran de esa alma misteriosa de sus calles.

Alepo-2-1200x900-06012014

Vista actual de la ciudad de Alepo desde un satélite.

Es que Alepo tiene mística. Tan antigua y rica que tiene espíritu. Tal vez el fantasma de Alejandro Magno, que la conquistó en uno de sus 32 años de leyenda militar, haya vuelto a ella aferrándose a este mundo que casi pudo haber tenido en su mano. O Saladino, que se jactó del poder que tenían los musulmanes para el año 1174 invadiéndola y dejándole el legado de la época de oro del mundo árabe. Alepo es ese puente del mundo antiguo con el nuevo, y de todos los mundos. Es testimonio de la humanidad. Esta, con uno de sus peores inventos, la guerra, amenaza con destruir su espíritu milenario.

Absurda destrucción
La Unesco alarmó al mundo entero en octubre de 2012, al repudiar los daños ocasionados por un incendio que destruyó parte de los callejones comerciales de la ciudad vieja de Alepo. A pesar del temprano aviso, la humanidad sigue viendo apenas por televisión cómo la ciudad es destruida, especialmente por los bombardeos del régimen.

Por entonces Irina Bokova, directora general de dicho organismo de la ONU decía: “la destrucción del patrimonio cultural, testigo de la historia milenaria de Siria y admirada en el mundo entero, hace aún más trágico el sufrimiento de por sí extremo en esa ciudad”.

Todo fue empeorando. Días después, siguió en esa creciente ola de destrucción, como si se tratara de un tsunami, la Gran Mezquita de Alepo, fundada en el año 710 (durante el Califato de los Omeyas), que impotente quedó situada en medio de los combates. Un año pasó y sus paredes se llenaron de hoyos y cenizas.

Bisley_Staples_Crusades

Tomada por Saladino en 1176, se convirtió en un baluarte estratégico clave en su lucha con el Reino de Jerusalén durante las Cruzadas,

Pero su torre, fiel a la histórica resistencia de ese legado frente a los desastres, seguía en pie. La realidad se impuso el 24 de abril de 2013: fue destruida tras cruentos combates por el control de la zona. Tras su caída, comenzaron las declaraciones cruzadas de ambos bandos intentando culpar al enemigo.

La agencia de propaganda estatal dijo que el minarete fue volado por el grupo Jabhat al Nusra, vinculado con Al Qaeda. El activista Mohamed al-Khatib, con sede en Alepo, sostuvo que un tanque del ejército sirio disparó el cañonazo que “destruyó totalmente” el minarete. ¿Quién era culpable? Tal vez todos los soldados de esta guerra.

De no esclarecerse el rumbo a la paz, Alepo seguirá entre las ciudades más golpeadas, y su legado se verá amenazado. Hay muchos más lugares esperando clemencia en medio de la guerra: la vieja ciudadela de Alepo, ubicada en una colina en la que se encontraron vestigios de ser habitada desde por lo menos el 2000 a.c.

Hoy vemos un castillo que data del reinado de la dinastía ayubí (1171-1250), pero se comprobó que el sitio había sido ocupado desde tiempos pasados por griegos, bizantinos y luego por mamelucos.

Como este, innumerables testimonios de gentes cristianas, judías, romanas y demás esperan no morir. Los sirios, mientras tanto, luchan por imponer su idea de país a futuro, pero destruyen lo que significa realmente el pasado ancestral.

Daniel Armirola R.