11-S

torres gemelas atentado

Los ecos del atentado de Al-Quaeda contra el World Trade Center hace doce años, matando a 3.000 personas, han cambiado la faz del mundo

Nada hacia pensar que en la despejada mañana neoyorkina del 11 de septiembre de 2001 iba a ocurrir la tragedia. En España rondaban las tres de la tarde e indudablemente todos recuerdan donde estaban o que hacían a esa hora. El momento en que dos aviones,el 11 de American Airlines y el 75 de la United, se inmolaban contra las Torres Gemelas. A las 9:03 h de N.Y. el mundo tuvo el primer recordatorio de que ya nunca volvería a ser el mismo, cinco minutos después, contra la torre sur, tuvo el segundo. Un tercer avión se estrelló en Arlington contra la fachada del Pentagono, humillando los sistemas de defensa de la potencia hegemónica del momento, Estados Unidos.

A bordo del United 93, el cuarto avión, ocurrió algo inaudito. Algunos pasajeros secuestrados llamaron a sus seres queridos, y al enterarse del destino suicida de los otros tres vuelos, se sublevaron contra los terroristas. Todd Beamer, un pasajero que rezaba por el móvil con su mujer antes de amotinarse contra sus secuestradores, se despidió y únicamente dijo“Let´s Roll”. No consiguieron tomar el control del aparato. El avión, que tenía como objetivo el Congreso, se estrelló en un descampado de Shanksville, Pensylvania.

cartel pelicula united 93

Cartel de la película United 93, el único avión donde se sublevaron los pasajeros.

Los otros héroes de la jornada fueron los miembros del Cuerpo de bomberos de Nueva York. Cuando entraron en la futura Zona Cero nada hacía prever el derrumbe del World Trade Center. El desplome de los rascacielos aplastó a 343 bomberos y a 60 policías. En total murieron 3.000 personas y otras 6.000 resultaron heridas.

Fueron 19 los terroristas implicados, aunque popularmente se conoce como el “vigésimo secuestrador” a los otros ocho a los que no pudieron participar. Rafael García Serrano, que conoció a Mohamed Atta, uno de los implicados, cuenta que “aparentemente estaba occidentalizado, trataba bien a los niños y a las mujeres, sonreía a sus vecinos, y era amable y cortés”. El periodista advierte de que los terroristas más integrados son los más peligrosos, por esa doble vida que llevan.

El FBI descubrió rápidamente la identidad de los yihadistas. Una investigación de 7000 agentes determinó que Al Quaeda y Osama Bin Laden estaban detrás de los atentados. Aunque en un principio Bin Laden negó la autoría, en una cinta de vídeo capturada en Jalalabad, Afganistán, reconocía su implicación y aseguraba que el derrumbe de los rascacielos le sorprendió “gratamente”. El líder de Al- Quaeda fue abatido hace poco, el 2 de mayo de 2011, por fuerzas especiales de los Navy Seal, el Team Six, mientras se refugiaba en Pakistán.

bin laden 2 de mayo 2011

Bin Laden, abatido el 2 de mayo de 2011.

A corto plazo los atentados provocaron una ola de pánico ciudadano, una bajada tremenda de la Bolsa (7,1%) que permaneció cerrada hasta el día 20, y un aumento del racismo, particularmente palpable con las personas de origen árabe. Además se aprobó la Ley Patriótica, que limitaba algunas libertades y derechos fundamentales. A raíz de los secuestros occidente modificó su politica aérea para hacerla más rigurosa y Estados Unidos comenzó a registrar las conversaciones telefónicas con el extranjero.

Los dos efectos a largo plazo más sangrantes, económica y humanamente, han sido las guerras de Oriente Medio. Un mes después del atentado, Estados Unidos iniciaba la invasión de Afganistán, con el apoyo de la OTAN y de las Naciones Unidas, un conflicto del que a día de hoy no ha salido.

El segundo paso de la Guerra contra el Terror fue la invasión de Irak el 20 de marzo de 2003, hoy muy impopular entre la población. El Presidente Bush argumentó que el ataque se debía a la posesión de Sadam Hussein de arsenales químicos, que en las inspecciones posteriores nunca aparecieron.

Por ultimo, el tremendo coste en vidas y de dinero de estas dos guerras ha provocado que el país esté en déficit y que sean las futuras generaciones las que tengan que pagar esta inmensa deuda dedicada al presupuesto militar. Las heridas están muy recientes, y todavía es pronto para calibrar las consecuencias del 11-S. Solo está claro que el mundo no es el mismo desde entonces.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

osama antisovietico

Osama Bin Laden en 1993, cuando todavía era amigo de Norteamérica. Sus muyahidines, financiados por EE. UU, lucharon contra la URSS para liberar Afganistán, en plena Guerra Fría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s