“Bulldog aturdido”: El retrato del Premier que lady Churchill quemó

churchill sutherland

Winston Churchill tenía un gran concepto de sí mismo; bajo su mandato Gran Bretaña afrontó la Segunda Guerra Mundial, el mayor desafío para la isla desde que los normandos vencieran en Hastings. En 1954, para conmemorar el 80 cumpleaños del reelecto Premier, la Cámara de los Comunes y los lords británicos le obsequiaron un retrato pintado por Graham Sutherland. Lo que plasmó el artista neoromántico fue un Churchill decrepito y abotargado, una triste sombra incapaz de posar quieta. No pasó mucho tiempo antes de que lady Churchill ordenara al jardinero que prendiera fuego a la obra maestra.

churchill posado

Winston Churchill era incapaz de permanecer quieto ante el caballete de Sutherland.

Churchill(1874-1965) confesó del cuadro: “parecía la imagen de un bulldog aturdido.; que el retrato mostraba a un anciano quejumbroso y no al estadista que se había enfrentado a Hitler”. Posiblemente le gustase más la fotografía que captaron de él agarrando una metralleta Thompson, al más puro estilo gangsteril, durante su visita a las defensas costeras de Hartlepool en 1940. Esa imagen le vendía como un líder, mientras que el homenaje de Sutherland desvelaba su penoso aspecto tras la apoplejía que sufrió en 1951. En círculos de confianza el Primer Ministro bromeaba al decir que la postura le recordaba vagamente a la de un excusado. “Parece que estoy teniendo una deposición complicada” comentaba con flema, para disgusto de su mujer, Clementine.

Sutherland hizo muchos trabajos preparatorios para inmortalizar al Primer Ministro; el más famoso de ellos está colgado en el National Portrait Gallery. En algunos esbozos viste la túnica de la Orden  de la Liga, lo cual influyó en el nivel de expectación de lady Clementine. En su lugar, la insistencia de los comisionarios, lords y parlamentarios, obligó a Sutherland a decantarse por el atuendo propio de la Cámara de los Comunes.

churchill thompson 31 julio 1940 hartlepool

Hartlepool, 1940. El Premier sostiene un subfusil Thompson al más puro estilo Chicago.

Otra complicación fue la imposibilidad de Churchill de mantenerse quieto en una misma pose, debido a su edad y al reciente derrame cerebral. Sutherland palió ese problema basándose en una fotografía tomada por Elsbeth Juda.

Si bien la efigie conservaba cierto halo de autoridad, la gente opinaba que el Premier se asomaba triste y aturdido. Nada que ver con el hombre que advirtió de la amenaza del Telón de acero. De aquel que animó al pueblo inglés a resistir el bombardeo de Londres, en 1940 solo ante Hitler. Ni rastro del que intentó noquear, de forma desastrosa, al imperio otomano en Gallipolli para acortar la Gran Guerra; y aun más leve es la semejanza con aquel apuesto joven que cubrió la Guerra de los Boérs como corresponsal.

En el acto de inauguración del infame retrato, en diciembre de 1954, el anciano político se mordió la lengua y dijo: “es un ejemplo remarcable de arte contemporáneo”. La procesión iba por dentro. Lady Clementine fue más allá, al afirmar que Sutherland había pintado un “gran monstruo” y prohibió que la pintura viera la luz del día.

esbozo churchill

Boceto final del rostro.

El retrato desapareció de la residencia de los Churchill en Chartwell poco después de ser entregado, pero la leyenda de su destrucción nació tras la muerte de Clementine Churchill en 1977. Se descubrió que la pareja del mandatario había ordenado al jardinero que prendiera fuego a la obra maestra sobre el césped.

Bob ogley, historiador de Kent, investigando su desaparición en 2003, dio con la figura del jardinero Ted Miles, un fiel sirviente que durante muchos años vivió en Puddledock Cottages. Supuestamente fue él quien llevó a cabo el vandalico acto de destrucción.

El historiador cree que nadie en su sano juicio quemaría una obra de Sutherland valorada en 1 millón de libras esterlinas y que el jardinero debió esconderla en un cobertizo. A día de hoy, la infame pintura copa los rankings de obras perdidas que no “disfrutamos”.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s