El incidente de Colonia, duelo de tanques en la catedral

tanque catedral de colonia

El Panther de Köln un día después de su desesperado combate bajo la sombra de la catedral.

El 6 de marzo de 1945 se produjo un afamado encontronazo entre dos carros de combate estadounidenses y un Panther alemán; un duelo al atardecer bajo la atenta mirada de la catedral gótica de Colonia.

Este postrero enfrentamiento destaca por su singular ubicación y por haber sido íntegramente filmado por el fotoperiodista Jim Bates, un documento de valor incalculable. Cuatro de los cinco ocupantes del Sherman americano murieron y del Panther escaparon dos landser. Los tres restantes fueron volatilizados por la puntería del cañón de 90 mm de un vengativo Pershing, que disparó contra la inutilizada carcasa de La Pantera hasta verla arder. Esa acción, que le dio fama como temible cazatanques, forma parte de un todo conocido como El incidente de Colonia.

sherman colonia 1945

El tanque de avanzadilla M-4 Sherman arde, mientras que la dotación del segundo tanque acude a rescatar a los supervivientes.

A pesar de que la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin y cientos de miles de alemanes se rendían en oleadas; algunos desesperados vendían cara su piel, muchas veces en kampgruppes improvisados, y ese fue el caso del Panther de Köln, cuya tripulación tomó la decisión moral de enfrentarse a la 3º División Acorazada norteamericana en solitario. Desconocedores del peligro acechante, dos M4 Sherman avanzaban sobre el casco histórico de Colonia a través de los distritos occidentales de la ciudad: VenloerStrasse, FriesenPlatz y FriesenStrasse. A 120 metros de la catedral se detienen, grandes montañas de escombros impiden el avance de la columna de blindados.

Al mando del Sherman de avanzada va el comandante Kellner que mira su reloj, las manecillas dan las dos de la tarde. Lentamente viran a través de la intersección de la Komodienstrasse, cuando, de pronto, un proyectil del Panther alemán impacta en el carro estadounidense cobrándose la vida de tres tripulantes. Luego recibe otro disparo. El capitán Kellner surge de la torreta armado con un rifle que resbala por el costado. Kellner rueda e intenta enderezarse, pero cae de bruces. No se ha dado cuenta de que su pierna humea, de que por debajo de la rodilla no ha quedado más que un muñón sanguinolento. Morirá a unos metros de su blindado, en un embudo de mortero, atendido por dos GIs y un médico incapaces de frenar la hemorragia. En el video se ve un bulto escurridizo que escapa por los pelos, es el artillero John Gialluca, que tuvo más suerte y sobrevivió.

video panther de colonia

Video subtitulado que muestra el duelo conocido como el Incidente de Colonia. PINCHA PARA VER.

jim bates

El fotógrafo de combate Jim Bates grabó el duelo entre el Panther y el Pershing.

La temeridad de la tripulación yankee es difícil de explicar. Algunos historiadores sostienen que el panther disparó a cubierto por la oscuridad de un túnel a 340 metros, lo que hizo que los exploradores aliados no pudieran verlo. Después de destruir el sherman, el panzer se movió al cruce de la Marzellenstrasse y es ahí donde fue cazado por el pershing. Hay informes que lo sitúan ahí de antemano y lo obviaron al creerlo destruido, pero no son fiables. Los tanquistas nunca daban por hecho que un tanque en tierra de nadie estuviera abandonado o inutilizado. Le hubiesen disparado hasta que ardiera.

En una calle paralela, la An den Dominikanern, el incidente llega a oídos del capitán Robert Early que enfila su tanque M-26 pershing para hacer frente al Panther. ¿Como ha llegado hasta nosotros la filmación de esa batida de panteras?

A 30 metros del lugar, el cámara del US Army Signal Corps Jim Bates quiere grabar el inminente duelo. Por ello insiste a Robert Early para que le informe de los pormenores de su plan de caza. El capitán estadounidense encontró un buen nicho en un edificio semiderruido que daba a la plaza de la catedral. Ambos se asomaron con cuidado. Con la silueta del tanque germano claramente encuadrada, Bates posicionó la camara y Early partió para ponerlo fuera de combate.

Excepto el monstruoso y temido Tiger los tanques alemanes estaban a la par que sus contrapartidas rusas y americanas, e incluso un escalón por debajo. Para compensar sus contraprestaciones técnicas poseían un excelente sistema de comunicaciones; una gran sinergia con el tanque de mando y una compenetración sin par entre los camaradas de la dotación. Aun así en el duelo venidero y aferrados a una posición ya delatada, los alemanes nada pudieron oponer al cañón de 90 mm del Pershing.

m26 pershing, guerra de corea, meandros del Naktong

El M-26 Pershing, si bien llego tarde a la SGM, sirvió profusamente como contracarro en la guerra de Corea.

Uno de los tripulantes del capitán Early, el artillero Clarence Smoyer, relata en el libro Deathtraps lo sucedido desde las entrañas del pershing. Su historia está apoyada por la filmación de Bates. Smoyer cuenta que una barrera de artillería les obligó a refugiarse en la ciudad. Los alemanes intentaron bloquear su avance con vagones de tranvía, pero los acorazados se abrieron paso con facilidad.

Estaban nerviosos, como siempre que penetraban en un entorno urbano, Smoyer recibió la orden de Early de bajar por la calle adyacente al Panther y asomarse por la encrucijada, lo justo para no exponer más que media torreta y perforar el costado del carro alemán. La cámara de Bates capta claramente como el cañón del Panther gira lentamente cuando ve aproximarse el carro de Smoyer.

“Cuando moví la torreta miré el cañón Mark U encarandome. En vez de frenar para disparar, nuestro conductor aceleró hasta la mitad del cruce para no ser un blanco estático. Disparé una vez más en movimiento. Luego paramos y disparé dos proyectiles más para cerciorarme de que no respondían con fuego” relata el artillero.

tripulacion del pershing

La tripulación del Pershing posa victoriosa tras su hazaña.

Los tres proyectiles de Smoyer hicieron diana. La primera granada se estrelló contra la cúpula y rebotó dentro de la Pantera cercenando las piernas del comandante germano. Las dos siguientes traspasaron al Panther saliendo por el lateral contrario, prendiendo el tanque. Ardió durante dos días.

El sino de la dotación germana es luctuoso, aunque en el video de Bates se vea huir a dos de ellos. “Mi grabación muestra al comandante (Bartelborth) arder dentro del tanque, que seguía humeando a la mañana siguiente. El conductor solo consiguió llegar a la parte trasera del edificio. El ametrallador cayó encima de una bicicleta para no moverse más. El artillero murió cerca. Ninguno de ellos sobrevivió” explica el fotógrafo de combate, que fue condecorado con la estrella de bronce por esa acción.

Se especula que Bartelborth dudó al asomarse el Pershing. Él esperaba un Sherman, y desconocedor de esa nueva hornada de carros yankees perdió unos segundos vitales. Los que deciden la vida o la muerte en un duelo de tanques. A las 7 de la tarde todo había concluido.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s