Chris Kyle, El Diablo de Ramadi

chris kyle diablo de ramadi

Chris Kyle era conocido por sus enemigos como El Diablo de Ramadi, un temible francotirador que se cobró la vida de 160 insurgentes iraquís durante la operación Libertad Duradera. Este tejano del sur de Dallas fue condecorado con el Corazón Púrpura por ser herido dos veces y galardonado con dos Estrellas de Plata y cinco de Bronce. Para los 18.000 habitantes de Midlothian el Navy Seal Chris Kyle era un autentico héroe norteamericano; invencible, reverenciado.

Cuando volvió a casa en 2009 para ver crecer a sus hijos tras diez años en el Frente, el Diablo de Ramadi fue asesinado a quemarropa por un compañero con trastornos mentales en un campo de tiro. Que ya forma parte del folklore patrio es palpable en la decisión del cineasta Steven Spielberg. El director ha apartado otros proyectos y pretende rodar un filme sobre el francotirador más letal de Estados Unidos.

Diablo de Ramadi

Chris Kyle, el francotirador más letal de Estados Unidos, con 160 blancos en su haber y autor de American Sniper.

En su autobiografía, American Sniper, cuenta que su primer objetivo legitimo fue una mujer que se aproximó a un pelotón de marines con una granada sin seguro. Se le ordenó abatirla y no dudó en apretar el gatillo para proteger a sus compañeros. Durante la Guerra de Irak se forjó una feroz reputación. Los rebeldes le llamaban Al-shaitan Ramad y ofrecieron una recompensa de 20.000 dolares vivo o muerto por él. Recompensa que su sangriento historial elevó hasta los 80.000 $. Los Navy Seal se referían a él simplemente como La Leyenda.

El disparo más famoso de Kyle se efectuó a las afueras de Bagdad, en el distrito de Shia. Fue en 2008. En la lejanía, a una milla de distancia, avistó a un insurgente con un misil antitanque (RPG) que aguardaba el paso de un convoy estadounidense. El Diablo disparó a una distancia de 2100 yardas y el yihaddista cayó en redondo. “Dios bendijo esa bala” comentó Kyle al New York Post.

Durante la segunda batalla de Faluya, que se libró calle por calle entre los marines y decenas de insurgentes, Kyle mató a 40 enemigos. Muchos de ellos haciendo fuego desde un apartamento abandonado. En su libro afirmaba que su récord es de 255 blancos, cien más de los acreditados por el Pentágono.

Durante sus años en las filas del equipo Charlie del Seal Team Three Kyle fue alcanzado dos veces y cogido en el rango de seis explosiones. Tras diez años de batalla volvió a casa para “salvar su matrimonio”, solo para ser abatido por otro veterano con estrés postraumatico el pasado 3 de febrero de 2013. Miles de lugareños presentaron respetos ante su tumba, en el cementerio de Austin y aún más gargantas reclaman que se revise la ley de posesión de armas.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s