Stalingrado, el kessel infernal

rattenkrieg stalingrado

Durante seis agónicos meses, desde finales de junio de 1942 hasta principios de febrero de 1943 el mundo entero contuvo el aliento, atónito por la intensidad de la batalla más sangrienta de la historia. El infierno en la tierra estaba a orillas del Volga y se llamaba Stalingrado.

stalingrado franz eichhorst 1943

“Recuerdos de Stalingrado”, el cuadro favorito de Hitler idealiza la resistencia en el Kessel.

La ciudad, antaño Tsaritsyn, cambió el nombre en 1925 cuando un oscuro comandante georgiano llamado Iósif Vissariónovich Stalin la tomó en el marco de la revolución soviética. El mismo que en 1922 se convertiría en dictador de los designios de la URSS. Para Hitler la importancia de este asentamiento tenía poco que ver con la gran estrategia, su empeño era borrar del mapa la ciudad que llevaba el nombre de su odiado enemigo comunista. Creía que el golpe psicológico sería devastador para la moral rusa, aunque estratégicamente hubiese hecho más daño al Ejército Rojo con la toma de loscampos petrolíferos de Bakú.

Al mando de los 250.000 soldados del VI Ejército alemán estaba Friederich Paulus, un organizador que se encontraba más cómodo tras una mesa de despacho que en pleno frente. Este oficial impoluto, meticuloso y fumador empedernido, tenía unos informadores muy eficaces y fue una de las cabezas pensantes de la Operación Barbarroja. Pero Paulus nunca había dirigido una división ni un cuerpo de ejército. Fue el infarto de Von Reichenau lo que le catapultó a ese puesto, en el que cometió errores de novicio.

El éxito del ejército alemán, imbatido en todas sus contiendas hasta ese momento, radicaba en los principios de la guerra relámpago, la Blitzkrieg, efectuada siempre en campo abierto y que conseguía embolsar grandes formaciones enemigas. No estaba preparado para la lucha casa por casa y habitación por habitación que le planteó el general Chuikov. Este clásico comandante soviético de 42 años era producto de la guerra civil rusa y había ido ascendiendo por méritosLa guerra sucia que se libró en las callejuelas de Stalingrado se denominó Rattenkrieg (guerra de ratas).

Stalin dictaminó que los civiles permanecieran en la ciudad, para que los combatientes percibieran de forma tangible que luchaban por la Madre Patria y sus habitantes. Esto hizo más dañino el bombardeo de la Cuarta Fuerza Aérea alemana de Von Richtofen, que redujo Stalingrado a escombros, cobrándose 40.000 vidas. El primo del Barón Rojo había creado sin saberlo unos parapetos inexpugnables que fueron defendidos por la infantería rusa.

Nadie en el Panzerarmee alemán quería penetrar en las mortales calles. Pero, a costa de debilitar los flancos, Hitler conquistó a principios de noviembre el noventa por ciento de la ciudad. Los embates nazis llevaron a Chuikov al margen del rio, que helado su cauce en invierno permitía el flujo de suministros desde la orilla oriental.

Los alemanes no estaban, como el año anterior, preparados para el General Invierno, ni para los francotiradores ocultos que pronto se cebaron entre la oficialidad alemana y los enlaces de comunicaciones.

Al debilitar deliberadamente los flancos, Hitler había hecho justo lo que los soviéticos querían que hiciera. Stalingrado se convirtió en una trampa mortal cuando el ejército rojo rompió el frente sur rumano y el frente norte italiano en un movimiento de pinza de academia, cercando la ciudad. El 25 de noviembre, Von Paulus pidió permiso para replegarse, a lo que Hitler respondió renombrando Festung a Stalingrado, cuando más que una fortaleza era una madriguera indefendible.

prisionero aleman stalingrado

Solo 5.000 alemanes de los 90.000 que se rindieron volvieron a casa.

El comandante de la Luftwaffe,Hermann Goering, propuso el abastecimiento aéreo de la ciudad sitiada. Algo que era impracticable con los dos aeródromos de Gumrak y Pitomnik dentro del campo de la artillería rusa. Von Manstein no pudo romper el cerco durante la Operación Tormenta de Invierno, ni crear un pasillo por el que se retiraran los maltrechos restos del VI Ejército. Estos sobrevivían con 60 gramos de pan y 15 de azúcar, estaban infestados de piojos y muchos habían perdido miembros por la congelación. Más hambre había pasado la población civil de la ciudad ocupada, que había visto cómo un enemigo que los consideraba inferiores racialmente los deportaba y maltrataba.

El general Paulus prohibió el suicidio, la salida más efectiva para escapar de ese panorama dantesco. Los cañones solo podían efectuar un disparo de emergencia al día. Enloquecidos por el hambre resistieron hasta febrero, pues en nada les importaba ya si vivían o morían. El 30 de enero, Hitler nombró mariscal de campo a Paulus, con la idea de que nunca un mariscal de campo alemán se había rendido desde 1870. Su primera acción con el bastón de mariscal fue ordenar a sus tropas el cese de la lucha armada. De los 90.000 prisioneros que hicieron los rusos solo 5.000 regresaron a casa.

Incapaz de dar una visión objetiva de la tremenda derrota en la ciudad de Stalin, el Alto Mando Alemán hizo llegar a los soldados del frente ruso el ultimo mensaje de radio, recibido desde la fábrica de tractores de Barricadi: “Somos los últimos supervivientes.Llevamos cuatro días atrincherados entre las ruinas de la fabrica de tractores. No hemos comido en cuatro días. Acabo de abrir las ultimas municiones para mi automática, dentro de diez minutos los bolcheviques nos atacarán. Decidle a mi padre que he cumplido con mi deber y que sabré morir. Larga vida a Alemania. ¡Heil Hitler!”

Según el cálculo más alto, murieron o fueron heridos 350.000 soldados del Eje y más de un millón de soldados soviéticos y cerca de un millón de civiles rusos encontraron su fin. El ejército alemán no dejó de replegarse desde esa fecha hasta que perdió la guerra en 1945.

Carlos de Lorenzo Ramos

c.d.lorenz@hotmail.com

2 pensamientos en “Stalingrado, el kessel infernal

  1. muy completa la información siempre repaso la historia de la gran guerra a los 70 ano sel triunfo del ejercito ruso sobre la alemania nazi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s