Aparece Ricardo III, el último rey inglés en morir en un campo de batalla

battleboswoth grande

Batalla de Boswoth 1485.

Se confirma que los restos hallados el pasado septiembre bajo la iglesia de Greyfriars corresponden a Ricardo III, el ultimo rey inglés en expirar el anima en un campo de batalla. Ese que murió con las palabras “¡traición, traición, traición!” en los labios. El mismo que en su ultima carga derribó al espadachín más prestigioso del reino, John Cheney; y que, ya agotado, mató al portaestandarte de Enrique VII. Se quedó a las puertas de la gloria; a una espada de distancia de su odiado enemigo pereció bajo una lluvia de mandobles. Las crónicas galesas cuentan que el golpe del hacha de Sir Wylliam Gardynir fue tan terrible que el casco de Ricardo III  (1452-1485)se hundió en su real cráneo.

El esqueleto de este combativo monarca se halló bajo el aparcamiento del ayuntamiento de Leicester. Ya se tenia constancia de que sus restos reposaban bajo la iglesia franciscana de Greyfriars,demolida durante la Disolución de los Monasterios(1536), una medida que privó al catolicismo de sus heredades, que pasaron a la Iglesia Anglicana.

La osamenta presenta heridas contraidas en combate, y la calavera tiene una gran contusiónperimortem en la nuca, la que según las crónicas le costó la vida. Se ha encontrado también una punta de flecha entre las vertebras.

Dos datos más corroboran la identidad del regio personaje: una escoliosis galopante en la columna vertebral, que hacía parecer su hombro derecho de mayor tamaño que el izquierdo, y el hecho de que está enterrado precisamente donde le ubicaban los documentos históricos. Otra tesis sostiene que sus restos fueron arrojados al río Soar durante la Disolución de los Monasterios.

Los arqueólogos de la Universidad de Leicester han llevado a buen termino unas pesquisas que apuntaban a Greyfriars. La búsqueda del monarca concluirá cuando finalmente se revelen los análisis de ADN del difunto el mes que viene, aunque las heridas y su fisionomía confirmen su identidad.

Ricardo III ha llegado a nosotros como un ser amorfo, jorobado y cojo. Pero en realidad era un combatiente formidable que, como lugarteniente en las batallas de Barnet y Tewkesbury (1471), le ganó el trono a su hermano Eduardo IV. Los años de paz le convirtieron en el hombre más poderoso de Inglaterra, acumulando los cargos deGobernador del Norte, Gran Chambelán, Condestable de Inglaterra y Lord Almirante.

The King is dead, long live the King” suele decirse cuando fallece un monarca y se nombra a uno nuevo. Cuando murióEduardo IV, la ambición de poder llevó a Ricardo a encerrar en la Torre de Londres a sus dos sobrinos, los siguientes en la línea de sucesión. Como Lord Protector les declaró ilegítimos, con la aquiescencia del Parlamento, y ejecutó al hermano de la reina por conspirar contra él. Nunca más se supo de los dos infantes recluidos, aunque en una remodelación de la Torre de Londres se encontraron los cuerpos de dos niños.

Parte de la nobleza incondicional del rey secuestrado, Eduardo V, se sublevó, apoyando aEnrique Tudor como candidato al trono de Inglaterra. La invasión desde Bretaña en 1483 fracasó, pero dos años después Enrique desembarcó con 5.000 hombres en la isla. Los dos ejércitos se vieron cara a cara en la batalla de Bosworth (1485), donde pereció Ricardo III. Su cuerpo desnudo fue expuesto en la Colegiata de la Anunciación de Nuestra Señora y después ahorcado.

Para algunos historiadores la intermitente Guerra de las Dos Rosas, entre los York y los Lancaster, tuvo su fin con la coronación de Ricardo III. Otros sostienen que fue la muerte de este lo que resolvió el conflicto. El vencedor, Enrique Tudor, pasaria a ser conocido comoEnrique VII y su blasón aunaría la rosa blanca York con la roja Lancaster. Las Dos Rosas fue una guerra civil que ha inspirado literariamente desde a Shakespeare (famosa frase es “¡mi reino por un caballo!”) hasta a George R. Martin como modelo feudal para Juego de Tronos. Si los restos de Ricardo III no fueron arrojados al río Soar, es muy posible queReino Unido haya recuperado a una figura importante en su historia.

Carlos de Lorenzo

c.d.lorenz@hotmail.com

Los húsares alados polacos

  husar alado
La página de historia Bellumartis ofrece una descripción de una de las unidades de caballería más pintorescas de todos los tiempos. Herederos de los húsares húngaros, la caballería alada polaca fue temible y vistosa a partes iguales.
Uno de los cuerpos mas espectaculares de la historia fue la caballería alada polaca, símbolo del orgullo de un pueblo que durante un tiempo controló el mayor estado de Europa, que se extendía desde el mar Báltico al mar Negro. Al contrario que en el resto de Europa, donde la caballería se fue aligerando, los polacos conservaron esta unidad pesada hasta el S.XVIII, el porqué de esta decisión se halla en la propia idiosincrasia de este pueblo.

husar alado polacoEl carácter fronterizo entre Oriente y Occidente es el origen de esta atípica unidad militar. Durante la edad media la caballería seguía los patrones occidentales de unidades pesadas armadas con lanzas, kopijnik. Pero sería con la Unión de Lublin (1569), pese a que lituanos y polacos conservaron sus propios ejércitos, cuando los nuevos aliados influyeron con sus unidades ligeras de caballería de influencia mongola a los poloneses. Pero la mayor influencia para este cambio en la concepción táctica de esta arma procede del sur, de las fronteras con el Imperio Otomano. Los serbios y húngaros durante el S.XVI resistían débilmente el ataque turco, durante décadas de lucha perfeccionaron un nuevo tipo de unidad conocido como Húsar, que sobrevivirá y evolucionará en Polonia…

Se cree que este tipo de unidad deriva directamente de los cursores, una unidad del Bajo Imperio Romano, que pervivió en Bizancio bajo el termino serbio gusar, bandido. Tras la conquista turca de Serbia en el S. XIV numerosos húsares huyeron a Hungría, donde su nombre se transformo en Huszár. Hacia 1500 numerosos serbios combaten en el ejercito polaco como mercenarios, armados con una ligera lanza y con escudo asimétrico pero sin armadura.

SONY DSC

“Con sangre y fuego”, nombre de la película sobre la vida del caudillo Taras Bulba.

Este tipo de unidad fue sustituida rápidamente por una nueva clase de húsares con armadura y sin escudo creada en Hungría por influencia de los Sipahi, los polacos le denominaban “p.p.t.d”, pancerz, przylbica, tarcza, drzewo (cota de malla, casco, escudo, lanza). Los húsares representaban más de la mitad del ejercito de Jan Tarnowski en la batalla de Obertyn (1531). Junto a estas unidades ligeras aun persistían las tropas pesadas de influencia occidental.

Pero en los años 20 del S.XVII la utilidad de los húsares se pone en duda debido a la potencia de las armas de fuego del ejército sueco de Gustavo Adolfo, por lo que se reclutaron unidades mercenarias occidentales, reduciendo a menos del treinta por ciento su peso en la caballería.

También en las luchas contra los cosacos ucranianos sus cargas con lanza eran inútiles contra las fortificaciones de vagones empleadas por los rebeldes. Pese a todo su valía contra la infantería no fue olvidada por el gran Ian Sobieski, que racionalizó el ejército, creando un gran número de compañías de húsares. Sería en la batalla de Viena en 1683 cuando los húsares tuvieron su última gran victoria, y tras la división de Polonia su papel quedo solo como elemento decorativo en los desfiles militares.

lanza husar alado polaco

Estudio del alcance de la lanza de un húsar alado polaco.

El equipamiento de estas unidades es el fruto de su propio origen fronterizo, una amalgama de elementos de distintos orígenes que les convirtió en una unidad inconfundible en los campos de batalla. En 1576 el Rey Stefan Batory, estableció que los húsares debían llevar una armadura de estilo húngaro, casco, guantes, lanza, sable, un arma de fuego y plumas y otros ornamentos para sorprender y aterrorizar a los enemigos acorde al deseo de cada capitán.La lanza era proporcionada por el estado, mientras que el resto corría a cuenta del soldado.

Este arma conocida como kopia, era hueca, reforzada con hierro en su punta y más larga ( unos 5 m o 17 pies polacos) que las de infantería por lo que podían cargar con éxito contra las lineas de picas enemigas. Atacaban en formación cerrada y a gran velocidad en unidades de 200 hombres, choragiew, manteniendo un gran maniobrabilidad lo que dificultaba la respuesta de la infantería enemiga.

Si quiere saber que ruido hacían al cargar las alas, si estas se usaban en combate o que propósito tenían, siga leyendo en BELLUMARTIS

“Húsar alado polaco” por Francisco García Campa – Bellumartis blog de historia militar